El socavón político de Cuernavaca


Fecha de Publicación: 2017-07-13

Fuente/Autor: El Pais

Noticia Vista : 7  Veces.

   

El enorme socavón que provocó la muerte de dos personas este miércoles en la carretera de Cuernavaca ha desnudado la celeridad y negligencia con la que se construyó la obra inaugurada en abril por el presidente Enrique Peña Nieto.

Construida por la empresa española Aldesa, costó más 2.200 millones de pesos (124 millones de dólares), según la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, el doble de lo que se licitó, tal y como recoge la empresa en su página web, donde señala que el costo sería de 1.045 millones de pesos (59 millones de dólares).

A pesar del desembolso, solo tres meses después se abrió un enorme agujero en el asfalto.

La obra fue inaugurada con un rico despliegue de alharacas y fanfarrias por el presidente Enrique Peña Nieto, el secretario de Comunicaciones y Transportes (SCT), Gerardo Ruiz Esparza, el gobernador de Morelos, Graco Ramírez y el alcalde de Cuernavaca, el exfutbolista Cuauhtémoc Blanco.

Sin embargo, con el paso de las horas se ha sabido que, sólo unos días antes de la inauguración, Protección Civil y autoridades del municipio de Chipitlán advirtieron, mediante un escrito dirigido a la SCT, de la posibilidad de colapso debido a las fuertes lluvias.

El delegado municipal de la zona, Sergio Marín, declaró a la revista Proceso que el pasado 3 de julio se informó por escrito al delegado de la SCT en Morelos, que las lluvias habían provocado reblandecimiento, por lo que era necesaria la intervención de la dependencia federal.

Al explicar las razones por las que se abrió el socavón, Esparza se deslindó de la responsabilidad al señalar que “el arroyo creció ocho metros”, debido a las lluvias de los últimos tres días en Cuernavaca.

“Se saturó el drenaje, cuando el agua corre de esta manera trae, de la montaña, lo que gustes, muchas veces, lamentablemente, entre troncos, árboles, también basura que se deja tirada y eso fue lo que taponó el drenaje y que se infiltrara el agua en la parte baja de la carretera, debilitando el subsuelo y eso provocó que se viniera abajo”, dijo el secretario.

Aunque Esparza se deslindó del socavón e insistió en que los fallos se produjeron en el drenaje a 10 metros de profundidad, el propio secretario reconoció en un vídeo durante la inauguración que se habían realizado 10 nuevos drenajes en el tramo de 14,5 kilómetros conocido como Paso Exprés de Cuernavaca.

El colmo del sonrojo lo terminaron de proporcionar las redes sociales que divulgaron a gran velocidad los muchos espectaculares levantados junto a la maltrecha vía y en los que se lee: “Gracias señor presidente por el Paso Exprés”. Un cartel que ha empezado a ser retirado.

Según Esparza, la empresa tendrá que responder en caso de ser encontrada culpable del accidente.

La construcción de obras públicas ha sido una de los pilares sobre los que Peña Nieto ha basado su gestión. Sin embargo, en esta vía, lo único exprés fue la celeridad con la que las autoridades inauguraron la obra y la lentitud con la que sacaron el vehículo siniestrado con dos cadáveres dentro, nueve horas después del accidente.

Aunque Esparza anunció que se deslindarán responsabilidades, en referencia a la empresa Aldesa, insistió en que el accidente no tiene que ver con la obra.


🔊 Escuchar Noticia
🔊 Detener


PUBLICIDAD
IMAGEN DEL DÍA
PUBLICIDAD

Reciba los titulares de Diario Opinión en su e-mail.!

@