MACHALA, LUNES 22 DE JULIO DEL 2019

Las alergias afectan a gran parte de la población  y se sufren en cualquier época del año

Califique

Contento 7
Me divierte 31
Me Encanta 19
Me Sorprende 13
Me Molesta 14
Me entristece 20

Redacción

    @diariopinion

   sÁbado 6 de Julio del 2019     |        2443

Aproximadamente, uno de cada cinco habitantes de la Tierra sufre algún tipo de enfermedad alérgica. En nuestro país, con casi 48 millones de habitantes, habría cerca de 10 millones de personas alérgicas. Adecuadamente tratados, los pacientes alérgicos mejoran su sintomatología y pueden desarrollar con normalidad sus actividades, mientras que no som


 

 

Aproximadamente, uno de cada cinco habitantes de la Tierra sufre algún tipo de enfermedad alérgica. En nuestro país, con casi 48 millones de habitantes, habría cerca de 10 millones de personas alérgicas. Adecuadamente tratados, los pacientes alérgicos mejoran su sintomatología y pueden desarrollar con normalidad sus actividades, mientras que no someterse a ningún tratamiento o hacerlo de forma inadecuada puede llegar a producir alteraciones irreparables.


 

¿Qué es la alergia?


 

La alergia es una alteración de los mecanismos de defensa inmunitarios del organismo. El alérgico tiene una predisposición a reaccionar de forma diferente a los no alérgicos ante varias sustancias con las que estamos habitualmente en contacto. Estas sustancias, llamadas alérgenos oantígenos, son sumamente variadas: alimentos, medicamentos, algunos cosméticos, sustancias que penetran en el organismo por la nariz y los bronquios (polvo, pólenes, hongos de la humedad, etc.). En el organismo, además de los anticuerpos que lo defienden de las infecciones, existen otro tipo de defensas, como los anticuerpos IgE, que habitualmente están aumentados en los alérgicos y que son los responsables de los síntomas alérgicos. Cuando ingresan en el organismo las sustancias a las que el paciente es alérgico, estas se ponen en contacto con los «anticuerpos de la alergia», lo que produce la reacción alérgica, también llamada reacción antígeno-anticuerpo.


 

Manifestación de las enfermedades alérgicas


 

El lugar del organismo donde se produce la reacción alérgica se denomina órgano de choque. Según cuál sea el órgano de choque, se producirán las diferentes enfermedades alérgicas. Los problemas más frecuentes que vemos en las consultas de alergia son los siguientes:


 


 

  • Enfermedades alérgicas de las vías aéreas: rinitis alérgica y asma alérgica.


 

  • Otras enfermedades alérgicas: eccema de contacto, alergia por picadura de himenópteros, alergia por alimentos y alergia por medicamentos.
     

Todos los seres vivos poseen la capacidad de transmitir gran parte de sus propias cualidades a sus descendientes. En la actualidad, los expertos reconocen que la predisposición genética contribuye de manera decisiva al desarrollo de enfermedades alérgicas en individuos de familias con esta tendencia. Las personas alérgicas pueden transmitir a sus descendentes la constitución alérgica, ya sea directamente o tras uno o varios saltos generacionales.

 

 


 

¿A qué edad aparece la alergia?


 

Puede aparecer a cualquier edad, incluso en personas de edad madura, pero es más frecuente en la infancia que en la edad adulta. El asma, eccema y la alergia alimentaria son más frecuentes en el niño que en el adulto; las reacciones por picaduras de insectos y las rinitis causadas por pólenes suelen iniciarse en la adolescencia y, habitualmente, antes de los 20 años; las alergias a medicamentos son más comunes en jóvenes y en la edad media de la vida, y menos frecuentes en la primera infancia. Hoy en día ya se pueden realizar algunos análisis a niños pequeños, incluso a neonatos, que nos pueden orientar sobre la posibilidad de que este niño desarrolle alguna manifestación alérgica en el transcurso de su vida.


 

Diagnóstico de una alergia


 

En esencia, las pruebas de alergia son un intento de reproducir aquello que se supone que sucede en nuestro organismo, cuando este sufre un episodio de alergia. Para hacerlo posible, se han desarrollado diferentes tipos de pruebas que ayudan a diagnosticar la enfermedad. Las pruebas cutáneas consisten en introducir en la piel una pequeña cantidad del alérgeno (pólenes, ácaros, hongos, etc.) mediante varias técnicas, siendo el llamado prick test el más utilizado, y esperar para comprobar si existe o no reacción (hinchazón, enrojecimiento, etc.). Las pruebas epicutáneas o pruebas del parche (patch test) son una técnica ideal para identificar los agentes responsables del eccema de contacto, y consisten en aplicar pequeñas cantidades del producto sospechoso mediante un parche impregnado de alérgeno que se adhiere a la espalda del paciente. Los resultados se leen a los dos, tres o incluso a los cuatro días de su colocación. Existen también métodos de laboratorio más sofisticados (diagnóstico in vitro) que permiten estudiar en sangre el comportamiento exagerado del sistema inmunitario.


 

El tratamiento de la alergia es múltiple e incluye varias posibilidades:


 


 

  • Evitar el alérgeno.


 

  • Tratar los síntomas.


 

  • Utilizar inmunoterapia.

 


 

Tratamiento de los síntomas


 

Existe una gran cantidad de fármacos que consiguen aliviar los síntomas producidos por la alergia. Este tratamiento es el más común y recibe el nombre de tratamiento sintomático. Aquí encontramos los medicamentos antihistamínicos, los corticoides, los descongestionantes, etc. Este tipo de tratamiento es capaz de aliviar rápidamente los síntomas de la enfermedad alérgica produciendo una mejora importante en los síntomas; no obstante, no harán que desaparezca la causa de la enfermedad, por lo que será necesario tomarlos de manera constante y, en especial, en la época de polinización.


 

¿Cómo se puede actuar en la causa de la enfermedad?


 

Para actuar en la causa de la enfermedad, y no solo en sus síntomas, existe lo que se denomina inmunoterapia (vacunas alérgicas), que consisten en administrar pequeñas y repetidas dosis del alérgeno responsable, para conseguir que el cuerpo llegue a tolerarlo. Este tratamiento, a diferencia de los medicamentos sintomáticos, no solo produce la disminución de los síntomas, sino que, además, consigue alterar el curso natural de la enfermedad y mantener la prevención de los síntomas a lo largo del tiempo. Esto significa que, incluso después de haber finalizado el tratamiento, el cuerpo seguirá tolerando el alérgeno. La Organización Mundial de la Salud (OMS) así lo considera y reconoce la inmunoterapia como la única forma de abordar la causa de la alergia y alterar el curso natural de la enfermedad. La inmunoterapia incluso se ha mostrado efectiva en la prevención del desarrollo de nuevas alergias o asma. Inicialmente, la inmunoterapia estaba solo disponible en forma de inyecciones (inmunoterapia subcutánea), pero en la actualidad se ha desarrollado la inmunoterapia sublingual, que consiste en la administración del alérgeno mediante gotas debajo de la lengua.


 

Consejos para ayudar a evitar el alérgeno


 

En alergia a ácaros


 

• Realizar limpiezas frecuentes con aspiradora o fregona húmeda.


 

• Recubrir con fundas antiácaros el colchón y la almohada.


 

• El dormitorio tendrá la mínima cantidad de objetos posibles; se evitarán cortinas y tapicerías. No instalar moquetas.


 

• Evitar las estanterías con libros en el dormitorio.


 

• Lavar la ropa de cama y las fundas de colchón a más de 65 °C.


 

• Evitar temperaturas elevadas y humedad excesiva, puesto que para el crecimiento de los ácaros resulta óptima una temperatura de 20-30 °C y una humedad relativa de entre el 70 y el 80 %.


🔊 Escuchar Noticia
🔊 Detener

  Archivado en :



¿Quieres recibir estas noticias en tu correo electrónico? Suscríbete a nuestros boletines.






NOTICIAS DE ANTERIORES MÁS DESTACADAS


  ARRIBA

P