Rompa los fantasmas del pasado



Fecha de Publicación: 2015-12-02

Fuente/Autor: Dra. Verónica Vera C. PSICOLOGA CLINICA Si desea un tema en especial sugiéralo:

Noticia Vista : 11  Veces.



Durante toda tu vida te has ido colocando y acumulando etiquetas, muchas de ellas serán buenas, esto es cuando te autodefines en positivo, y muchas de ellas serán negativas cuando te autodefines con un catálogo de defectos y de “no puedo” como: Soy nervioso, soy tímido, soy malo para matemáticas, etc.

Las autodefiniciones no son malas por su naturaleza, sino porque pueden ser usadas de manera perjudicial.

Porque el hecho de etiquetarte puede frenar el desarrollo de tu personalidad; ya que están siendo usadas como excusas para seguir igual.

Ya que todas las etiquetas forman parte del pasado histórico del individuo.

Sino piensa en cuantas veces tú repites estas frases:

“Así soy yo”

“Así es mi carácter”

“No puedo hacerlo”

“Yo siempre he sido así”

“No soy bueno para…”

Todas ellas tienen un efecto neutralizador, para dejar de hacer algo; y colocarte en tu zona de confort, remontándote constantemente al pasado.

Las etiquetas o clasificaciones provienen:

1) De tu entorno familiar y social; cuando tú familia te dice en casa: “es que tiene el mismo mal carácter del padre”, o “es igual a mí, mala para el dibujo”, “Yo también era malo para el deporte”, y en fin un sin número de comparaciones que te impiden desarrollarte o permitirte experimentar algo nuevo y lo aceptas como una condición natural de vida.

2) El otro origen de las etiquetas que te has puesto durante tu vida, son aquellas que aprendiste a colocarte para dejar de hacer las cosas que no te gustan.

Estas son las que te colocan en la posición de un producto acabado, atado y encasillado que ya no se permite experimentar cosas nuevas, que te limitan y son auto-destructivos.

Así podemos citar algunas:

Incapacidad académica: “Soy malo para idiomas, química, literatura, manualidades, etc.”, solo lo haces para evitar esforzarte en las materias que no te gustan.

Incapacidad de personalidad: “Soy tímida, temperamental, reservada, nerviosa, etc.”, se hacen para justificar comportamientos erróneos.

Pobre imagen: “Soy feo, soy bajita, soy muy alto, huesuda, gorda, viejo, muy joven, etc.”, estas son excusas para no ponerte en línea, y describen la falta de amor que te tienes a ti mismo.

Relacionados con la conducta: “Soy desorganizado, desordenada, meticulosa, perfeccionista, siempre lo he hecho así, etc.”, ese mensaje no te permite crear ni correr riesgos.

Excusas étnicas: “Soy latina, alemana, negra, clase social alta, pobre, Benítez, Martínez, Intriago, etc.”, estos se usan cuando ya no hay más excusas, para explicar los comportamientos erróneos.

La retribución que te brinda aferrarte a tu pasado mediante los “Yo soy” y que sacas a relucir según te conviene es la EVASION, y se convierte en un círculo vicioso, que te impide crear en ti algo nuevo, porque les has otorgado a tus famosos “Yo soy”, el control de tu vida; permitiéndose hacerte un ser limitado, inmovilizado por tus auto-creencias negativas que te hacen tener una conducta auto-frustrante.

Si deseas dejar tu pasado atrás, puedes practicar algunas cosas que te harán eliminar tus “Yo soy” autodestructivos que te hacen vivir perennemente en el pasado.

Reconoce tus “Yo soy”, y anótalos.

Decide eliminarlos y enfrentarlos, es la mejor manera de que te des la oportunidad de darte cuenta, que puedes ser muy bueno en algo que siempre te habías negado a hacer.

Ponte metas de nueva conducta, ponte recordatorios en donde los puedas ver constantemente y que te recuerden que estas rompiendo con los fantasmas de un pasado inmovilizador.

Puedes cambiar los “Yo soy, por YO ERA”.

Todos tus “Yo soy” son fórmulas aprendidas de evasión y tú puedes aprender a hacer casi cualquier cosa si así lo decides.



PUBLICIDAD
CARICATURA DEL DÍA
PUBLICIDAD

Reciba los titulares de Diario Opinión en su e-mail.!

@