“Prevenir es mejor que lamentar”


Fecha de Publicación: 2015-11-27

Fuente/Autor: Dra. Mariela Matamoros Nutricionista

Noticia Vista : 29  Veces.

   

Una ingesta equilibrada, la mejor manera de prevenir la hipertensión y enfermedades cardiovasculares.

En el transcurso de nuestra vida, hemos escuchado sobre miles de recetas milagrosas no solo para bajar de peso, sino también para mejorar la salud. Los alimentos que ingerimos son medicina preventiva.

Dejar de lado los fármacos y prevenir enfermedades graves, es posible con la ingesta de cierto tipo de alimentos que aportan nutrientes importantes a nuestro cuerpo.

En la actualidad, la tasa de mortalidad por enfermedades crónicas ha aumentado.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO).

En el 2001, el 59% de las defunciones registradas son consecuencia de varias enfermedades de este tipo, entre estas: el cáncer, la diabetes, la obesidad, la hipertensión y las enfermedades cardiovasculares.

En Ecuador, 6 de cada 10 muertes se dan a causa de dichos trastornos

Según el Ministerio de Salud Pública, desde el 2005 hasta el 2009, la tasa tuvo tendencia al aumento, ocupando el primer lugar las enfermedades cardiocirculatorias como la hipertensión arterial, cerebrovasculares e isquemia cardíaca.

En este sentido, la OMS y la FAO han realizado un informe que indica que el consumo excesivo de grasas saturadas, sal y azúcar, puede guardar relación con las enfermedades cardiovasculares.

Estos dos organismos internacionales, plantean una estrategia mundial orientada a la reducción del índice creciente de morbilidad por enfermedades cardiovasculares, varios tipos de cáncer, diabetes, obesidad, entre otros.

La propuesta hace hincapié en la dieta adecuada acompañada de ejercicio

Según la nutricionista Mariela Matamoros, una dieta equilibrada se basa en el consumo de alimentos naturales como frutas, hortalizas y legumbres, alimentos de origen marino y especialmente los lácteos, pues estudios recientes demuestran que el consumo de vitamina D y calcio, propiedades de los lácteos, reducen la posibilidad de padecer enfermedades crónicas.

Una investigación realizada en la Universidad de Navarra, demostró que el 54% de 5.880 personas que fueron analizadas disminuyeron el riesgo de presentar hipertensión en la edad adulta, gracias a una dieta alta en lácteos desnatados.

Es así que, la clave para la prevención de enfermedades crónicas, está en mantener una alimentación equilibrada y un estilo de vida activo en las tres etapas de la vida: niñez, adolescencia y adultez, asegura la Dra. Matamoros.

¡Mantenernos alejados de la hipertensión y las enfermedades cardiovasculares es posible!

Los productos lácteos son un aliado para los hipertensos.

Contrario a lo que se piensa, la Guía Dietética para los Americanos (GDA), a través de estudios realizados, demuestra que consumir tres o más porciones de lácteos por día es beneficioso.

Adicionalmente, en el año 2010, la GDA manifestó que “la ingesta de leche y productos lácteos está asociada con un riesgo disminuido de dolencias cardiovasculares y diabetes tipo 2 con una presión arterial reducida en adultos”.

Las prueban controladas que examinaron las diferencias en enfermedades coronarias cardiacas basadas en el nivel de grasa de productos lácteos, mostraron que el consumo de grasa de leche no afecta perjudicialmente – e incluso podría incidir benéficamente- los bioindicadores de enfermedades coronarias cardiacas.

De esta manera, en concordancia con el plan propuesto por la OMS y la FAO, la incorporación de lácteos en una dieta balanceada, ha demostrado ser una medida de prevención de enfermedades cardiovasculares y la hipertensión.


🔊 Escuchar Noticia
🔊 Detener


PUBLICIDAD
IMAGEN DEL DÍA
PUBLICIDAD

Reciba los titulares de Diario Opinión en su e-mail.!

@