Intoxicación alimentaria



Fecha de Publicación: 2015-09-02

Noticia Vista : 36  Veces.



Ocurre cuando uno ingiere alimento o agua que contiene bacterias, parásitos, virus o las toxinas producidos por estos microorganismos.

La mayoría de los casos de intoxicación alimentaria se dan a raíz de bacterias comunes como el estafilococo o la Escherichia coli (E. coli.)

Causas:

La intoxicación alimentaria puede afectar a una persona o a un grupo de personas que hayan ingerido todos los mismos alimentos.

Es más común después de consumir alimentos en comidas al aire libre, cafeterías de escuelas, grandes reuniones sociales o restaurantes.

Cuando los microorganismos ingresan al alimento, se denomina contaminación. Esto puede suceder de diferentes maneras:

La carne de res o de aves puede entrar en contacto con las bacterias normales de los intestinos de un animal que se está procesando.

El agua que se utiliza durante el cultivo o embarque puede contener estiércol o desechos humanos.

El alimento se puede manipular de manera insegura durante la preparación en tiendas de abarrotes, restaurantes o casas.

La intoxicación puede ocurrir:

Por cualquier alimento preparado por alguien que no se lave las manos adecuadamente.

Por estar preparado usando utensilios de cocina, tablas de cortar y otras herramientas que no estén totalmente limpias.

Productos lácteos o alimentos que contengan mayonesa que hayan permanecido fuera del refrigerador por mucho tiempo.

Alimentos congelados o refrigerados que no se guarden a la temperatura apropiada o que no se recalienten a la temperatura correcta.

Pescados u ostras crudas, frutas o verduras crudas que no se hayan lavado bien.

Jugos de verduras o frutas crudas y productos lácteos (busque la palabra "pasteurizado", lo cual significa que el alimento ha sido tratado para prevenir la contaminación).

Carnes o huevos mal cocidos, agua proveniente de un pozo o arroyo, o agua de una ciudad o pueblo que no haya sido tratada.

Muchos tipos de microorganismos y toxinas pueden causar intoxicación alimentaria, como:

Enteritis por Campylobacter, Cólera, Enteritis por E. coli, Toxinas en pescados o mariscos en mal estado, Staphylococcus aureus, Salmonela, Shigella.

Los niños y los ancianos tienen el mayor riesgo de intoxicación por alimentos. Asimismo, usted puede estar en mayor riesgo si:

Padece una afección seria, como enfermedad renal, diabetes, cáncer o VIH y/o SIDA.

Tiene un sistema inmunitario debilitado.

Las mujeres embarazadas y lactantes tienen que ser especialmente cuidadosas para evitar la intoxicación alimentaria.

Síntomas:

Los síntomas de los tipos de intoxicación alimentaria más comunes con frecuencia comienzan al cabo de 2 a 6 horas después de ingerir el alimento.

Ese tiempo puede ser más largo o más corto, según la causa de la intoxicación alimentaria.

Los posibles síntomas abarcan:

Cólicos abdominales, diarrea (puede tener sangre), fiebre y escalofríos, dolor de cabeza, náuseas y vómitos, debilidad (puede ser grave).

Pruebas y exámenes:

Su médico buscará signos de intoxicación con alimentos, como dolor en el estómago y signos de que su cuerpo en realidad tiene poco líquido (deshidratación).

Se pueden hacer exámenes coprológicos o del alimento que haya consumido para averiguar qué tipo de microorganismo está causando los síntomas.

Sin embargo, los exámenes no siempre pueden encontrar la causa de la diarrea.

En los casos más serios, el médico puede solicitar una sigmoidoscopia, un procedimiento en el cual se usa una sonda delgada y hueca con una luz en el extremo que se pone en el ano para buscar la fuente de un sangrado o infección.

Tratamiento:

Recibir suficiente líquido y saber qué comer le ayudará a usted a mantenerse cómodo. Usted tal vez necesite:

Manejar la diarrea, controlar las náuseas y los vómitos, descansar lo suficiente.

Usted puede tomar mezclas de rehidratación oral para reponer los líquidos y minerales perdidos por vómitos y diarrea.

Usted puede hacer su propia mezcla disolviendo ½ cucharadita de sal y bicarbonato sódico y 4 cucharadas de azúcar en 4 ¼ tazas (1 litro) de agua.

Si presenta diarrea o vómitos y no puede tomar o conservar los líquidos, puede necesitar que se los administren por vía intravenosa (IV).

Esto puede ser más común en los niños pequeños.

Si toma diuréticos, pregúntele al médico si necesita dejar de tomarlos mientras tenga diarrea.

Sin embargo, nunca deje de tomar ni cambie los medicamentos sin hablar primero con el médico.

Para las causas más comunes de intoxicación por alimentos, el médico NO recetará antibióticos.

Usted puede comprar medicamentos en la farmacia que le ayuden a disminuir la diarrea.

No utilice estos medicamentos sin hablar con el médico si tiene diarrea con sangre o fiebre, o si la diarrea es intensa.

Posibles complicaciones:

La deshidratación es la complicación más común y se puede presentar a partir de cualquiera de las causas de intoxicación alimentaria.

Las complicaciones menos comunes, pero mucho más graves, dependen de la bacteria que esté causando la intoxicación alimentaria. Éstas pueden abarcar:

Artritis, problemas hemorrágicos, daño al sistema nervioso, problemas renales, hinchazón o irritación del tejido alrededor del corazón.

Solicite una cita con el médico si:

Presenta sangre o pus en las heces, tiene diarrea y es incapaz de tomar líquidos debido a las náuseas o al vómito.

Tiene fiebre por encima de los 38º C o su hijo tiene fiebre por encima de 38º C junto con la diarrea.

Tiene signos de deshidratación (sed, vértigo o mareo), la diarrea no ha mejorado en 5 días (2 días para un bebé o un niño) o ha empeorado.

Su hijo ha estado vomitando durante más de 12 horas (en un recién nacido de menos de 3 meses, llame tan pronto como comience el vómito o la diarrea).

Presenta intoxicación por hongos, pescado, o botulismo.



PUBLICIDAD
CARICATURA DEL DÍA
PUBLICIDAD

Reciba los titulares de Diario Opinión en su e-mail.!

@