Cáncer gástrico


Fecha de Publicación: 2015-08-31

Fuente/Autor: DRA. MARNET Estudio realizado Instituto Tecnológico Massachussets, en Boston

Noticia Vista : 13  Veces.

   

Un tratamiento precoz de la infección que produce la Helicobacter pylori, bacteria responsable de la gastritis crónica, reduciría el riesgo de desarrollar cáncer gástrico.

Pese a que hasta hace muy poco tiempo no se podía hablar de consenso en la comunidad médica sobre la utilización de antibióticos en personas con infección crónica por Helicobacter pylori, sobre todo aquéllas que no presentaban síntomas, algunos estudios ya han demostrado que este tratamiento reduce el número de lesiones precancerosas.

Ahora, un grupo de investigadores estadounidenses apunta, además, que hacerlo de forma precoz disminuye aún más el riesgo de desarrollar cáncer de estómago.

El tratamiento precoz de estas infecciones revierte el daño que ello produce en las paredes del estómago, que favorece el desarrollo del cáncer.

Ésta es una de las conclusiones de un estudio realizado por un grupo de investigadores del Instituto Tecnológico de Massachussets, en Boston (EE.UU.).

Mediante un modelo murino transgénico se ha valorado el efecto de tratar, hasta eliminar totalmente, la bacteria causante de la gastritis en las diferentes fases de progresión de la enfermedad.

Helicobacter pylori

Es la bacteria responsable de la mayoría de úlceras y de la gastritis crónica.

Por sus características espirales, debilita la capa protectora e infecta el mucus del epitelio del estómago y la primera parte del intestino delgado (duodeno).

Vive exclusivamente en el estómago humano y es el único organismo conocido que puede sobrevivir en condiciones tan ácidas.

Los datos epidemiológicos disponibles señalan que aproximadamente la mitad de la población mundial está infectada por H. pylori, que se suele contraer durante la edad infantil.

"Una infección de larga duración en el revestimiento interno del estómago puede desembocar en una inflamación crónica que provoque lesiones precancerígenas".

Vivir en un país en desarrollo o bajo condiciones de salubridad se considera un factor importante a la hora de contraer la infección.

Muchos individuos portadores de la bacteria no presentan ningún síntoma ni llegan a desarrollar nunca la enfermedad.

Parece ser que para que esto ocurra deben coincidir algunos otros factores, entre los que se encuentra la respuesta inmunitaria deficiente en los intestinos.

Otros factores de riesgo:

Ciertos hábitos del estilo de vida considerados de riesgo pueden alterar la posibilidad de presentar algún tipo de cáncer.

Padecer infección gástrica, ser varón, de edad avanzada, pertenecer a algún grupo étnico determinado, llevar una dieta rica en sal y alimentos ahumados y pobre en frutas y vegetales, sufrir un estrés continuo, consumir tabaco, ser obeso, tener anemia perniciosa -causada por la carencia de factor intrínseco necesario para absorber la vitamina B12 del tracto gastrointestinal.

Algunos trastornos genéticos como la poliposis gástrica o tener un progenitor o hermano que hayan padecido cáncer gástrico, entre otros, son algunos factores relacionados con la enfermedad.

A pesar de todos estos factores existentes, la infección por H. pylori parece ser la principal causa del cáncer de estómago, sobre todo si afecta a la parte inferior de la cavidad.

Una infección de larga duración puede provocar inflamación crónica (gastritis atrófica crónica) e inducir lesiones precancerígenas en el revestimiento interno de la cavidad.

Datos disponibles señalan a los varones alrededor de los 50 años como población con más riesgo de presentar cáncer de estómago.

En los grupos de población de 60, 70 y 80 años son en los que se encuentra el mayor número de diagnosticados.

Los datos:

Apuntan que aproximadamente el cáncer de estómago causa la muerte a 700.000 personas en todo el mundo, y es la segunda causa de fallecimientos entre varones, después del cáncer de pulmón, y la cuarta entre mujeres tras el de mama, pulmón y cuello uterino.

En países en desarrollo e, incluso, desarrollados como Japón, una buena noticia es que a partir de las décadas 50 y 60, tanto las cifras de incidencia como de mortalidad por cáncer de estómago van disminuyendo.

Eso se debe, en parte, a la mejora de los hábitos alimentarios y al control de la infección por Helicobacter pylori.


🔊 Escuchar Noticia
🔊 Detener


PUBLICIDAD
IMAGEN DEL DÍA
PUBLICIDAD

Reciba los titulares de Diario Opinión en su e-mail.!

@