Metabolismo


Fecha de Publicación: 2015-08-21

Fuente/Autor: Dra. Aliza A. Lifshitz MD, Directora editorial de Vida y Salud Medicina de la Universidad Nacional Autónoma de México Medicina Interna en la Universidad de Tulane Farmacología clínica en la Fundación Médica Ochsner Post-grado en Endocrinología en la Universidad de California, San Diego

Noticia Vista : 9  Veces.

   

Tal vez hayas escuchado hablar del metabolismo sin comprender bien qué es. Para que puedas despejar tus dudas, aquí te contamos de qué se trata, cómo funciona y cuáles son los problemas metabólicos que puede tener una persona.

Muchas personas usan el término metabolismo sin saber en verdad de qué se trata.

En general, se le suele asociar a la obesidad y se le culpa por no poder bajar esos kilos o libras de más, aunque no sea exactamente así.

El metabolismo es un conjunto de procesos físicos y químicos que ocurren en las células, que convierten a los nutrientes de los alimentos en la energía necesaria para que el cuerpo cumpla con todas sus funciones vitales, como respirar, hacer la digestión, hacer circular la sangre, mantener la temperatura corporal y eliminar los desechos (a través de la orina y las heces).

Es decir que no sólo utilizamos esa energía para movernos y pensar, sino también cuando estamos en reposo.

Cuando comemos un alimento, unas moléculas del sistema digestivo denominadas enzimas descomponen las proteínas en aminoácidos, las grasas en ácidos grasos y los hidratos de carbono (carbohidratos) en azúcares simples (como la glucosa).

Estos compuestos son absorbidos por la sangre, que los lleva a las células en donde otras enzimas aceleran o regulan las reacciones químicas necesarias para “que se metabolicen” o sea, que se procesen de modo que se libere o se almacene la energía.

Por cierto, la energía que un alimento le brinda al cuerpo se mide en calorías, y cuando consumes más calorías de las que necesita tu cuerpo, éstas se acumulan en forma de grasa.

En el metabolismo intervienen dos tipos de actividades:

La fabricación de tejidos corporales y la creación de reservas de energía (conocida como anabolismo o metabolismo constructivo) y la descomposición de tejidos corporales y de reservas de energía para obtener el combustible necesario para las funciones corporales llamada catabolismo o metabolismo destructivo.

La velocidad y el sentido en que se producen esos procesos metabólicos están regulados por distintas hormonas que se fabrican por el sistema endócrino, como la tiroxina (que se produce en la glándula tiroides) y la insulina (que se produce en el páncreas).

A veces, el sistema metabólico falla y ocurren los llamados trastornos o enfermedades metabólicas, algunas pueden heredar.

La mayoría suceden porque hay enzimas u hormonas que se concentran de manera anormal en la sangre o no funcionan correctamente.

Lo que sucede es que es que hay ciertas sustancias químicas que si no se pueden metabolizar o que si se metabolizan mal pueden causar síntomas graves.

Por eso, los problemas del metabolismo deben tratarse y controlarse.

¿Cuáles son los trastornos metabólicos?

Galactosemia:

Es un trastorno metabólico congénito, es decir, heredado. Los bebés que nacen con este problema tienen dificultad para asimilar la enzima del azúcar denominada galactosa (que también se encuentra en los productos lácteos pero es diferente a la intolerancia a la lactosa).

Fenilcetonuria:

Otro trastorno congénito provocado por un defecto en la enzima encargada de descomponer el aminoácido fenilalanina, necesario para el crecimiento normal y la fabricación de proteínas.

Hipertiroidismo:

Se produce cuando la glándula tiroides produce una cantidad excesiva de tiroxina, lo que acelera el metabolismo basal.

Provoca síntomas como pérdida de peso, aceleración del ritmo cardiaco, hipertensión, ojos prominentes o saltones y un abultamiento en el cuello que se debe al crecimiento de la glándula tiroidea.

Hipotiroidismo:

Se produce cuando la glándula tiroides o no existe o produce poca hormona tiroidea, en ocasiones debido a la producción de anticuerpos que destruyen parcialmente a esta glándula, que por eso segrega una cantidad insuficiente de la hormona tiroxina, lo que hace más lento al metabolismo basal.

En los lactantes y en los niños puede causar retraso mental y en el crecimiento, en los adultos provoca fatiga, disminución del ritmo cardiaco, aumento de peso y estreñimiento.

Diabetes tipo 1 o diabetes tipo 2:

La diabetes tipo 1 ocurre cuando el páncreas no produce o secreta suficiente insulina (se requiere insulina para el tratamiento), la diabetes tipo 2 se produce cuando el cuerpo no responde a la insulina en forma adecuada, tiene resistencia a la insulina que se produce.

En casos avanzados puede no haber suficiente insulina, los síntomas típicos incluyen orinar frecuentemente, tener mucha sed y mucha hambre, también se puede perder peso aunque las personas con diabetes tipo 2 tienden a tener sobrepeso o a ser obesas.

A largo plazo, si no se controla, puede causar complicaciones serias, entre ellas:

Problemas en los riñones, lesiones en los nervios, retinopatía y ceguera y enfermedad cardiovascular.

En todos los casos:

Los trastornos metabólicos deben ser tratados y, en general, pueden ser controlados, y las personas con problemas metabólicos pueden mantener una buena calidad de vida.

Si tienes dudas sobre tu salud o crees que puedes tener algún trastorno en tu metabolismo, consulta con tu médico.


🔊 Escuchar Noticia
🔊 Detener


PUBLICIDAD
IMAGEN DEL DÍA
PUBLICIDAD

Reciba los titulares de Diario Opinión en su e-mail.!

@