Acoso escolar


Fecha de Publicación: 2015-05-20

Fuente/Autor: 1

Noticia Vista : 61  Veces.

   

Pablo tiene 9 años y no ha estado comiendo bien. Sus padres, preocupados por su pérdida de peso, lo llevaran al médico. Al cabo de poco tiempo se dieron cuenta de que la falta de apetito de Pablo era causada por el estrés de ser intimidado o acosado por otros niños en la escuela.

¿Cómo puedes identificar si tu hijo(a) es víctima de este tipo de intimidación, acoso u hostigamiento en la escuela?

La historia de Pablo no es la única de este tipo. Todos los días, cientos de niños en el mundo son víctimas del acoso escolar u hostigamiento en la escuela, los casos pueden variar en gravedad. A Pablo lo llevaron al psicólogo y pudo superar su crisis con terapia psicológica y el apoyo de sus padres y de sus maestros en la escuela. Pero, otras historias no siempre tienen finales felices.

Les cuento una historia que me contaron hace poco y realmente me conmovió: un niño, que vive lejos, constantemente era acosado por sus compañeros de clase por el hecho de ser de raza negra. Le decían de todo: que olía mal, que hablaba mal, que no merecía estar en este plantel.

El niño se fue deprimiendo hasta el punto de que intentó quitarse la vida a los 11 años de edad. Y no lo hizo sólo una vez. Lo intentó varias veces hasta que lo logró. El niño se suicidó por el sufrimiento emocional que le causaron las burlas de sus compañeros de escuela. Es una historia terrible, lo sé. Pero ilustra la gravedad de este tipo de comportamientos en la escuela.

El acoso escolar u hostigamiento escolar (bullying) es algo que se debe de tomar muy en serio. Sin embargo, es un reto porque no siempre es fácil darse cuenta de que un niño(a) está siendo víctima de este tipo de intimidación. Se estima que la mitad de los niños y los adolescentes sufrirán de este tipo de hostigamiento mientras están en la escuela y que cerca de un 10% son acosados en la escuela constantemente.

¿En qué consiste el acoso escolar?

El acoso en la escuela es un comportamiento que incluye ataques físicos o verbales, por parte de niños/adolescentes o grupos con más poder hacia otro que aparenta ser más débil en términos físicos o sociales.

Por ejemplo: un chico mayor intimida a otro menor que es gordito a través de burlas y bromas pesadas, también puede incluir apodos ofensivos o discriminación para pertenecer a un grupo.

El acoso en la escuela también se caracteriza por amenazas, violencia física y chismes o rumores sobre la persona que es atacada. A esto último se le conoce como “acoso escolar psicológico”.

Recientemente también se ha reportado acoso u hostigamiento escolar a través del correo electrónico, las salas de chat y las redes sociales en el Internet como Facebook o Myspace.

La apariencia física, el estatus social, la raza y/o el comportamiento hacen que muchos niños sean víctimas de burlas e intimidaciones, esto causa un tremendo impacto emocional e interfiere en su funcionamiento normal en la escuela y en la casa.

¿Quiénes son los acosadores u hostigadores?

Los acosadores en la escuela son por lo general niños, niñas o adolescentes que aparentan estar seguros de sí mismos y tener cierto liderazgo, pero que en el fondo tienen problemas serios como depresión provocada por situaciones en su casa o en la escuela.

Algunos con frecuencia han sido víctimas de abuso psicológico y físico y por eso disfrutan controlando y dominando a otros. Las niñas que acosan a otras niñas lo hacen por lo general a través de la palabra (acoso psicológico). La violencia física en cambio, es más común en los varones.

Por lo general, quienes acosan a otros en la escuela tiene problemas para relacionarse y piensan que el discriminar o subestimar a los demás los pone en un lugar privilegiado. Algunos acosadores escolares padecen de serios desórdenes psicológicos que les impiden sentir empatía o de preocuparse por los demás.

¿Quiénes son las víctimas más comunes del acoso escolar?

Por lo general los niños(as) o los adolescentes que son más tímidos, pasivos, que tienen menos dinero, son de diferente raza, son de otro país, o que tienen pocos amigos. También pueden ser menores o más pequeños en tamaño, porque así los acosadores se aprovechan de ellos más fácilmente.

Un estudio publicado en la revista Pediatrics demostró que el sobrepeso es un factor que atrae a los acosadores, los niños y las niñas que están pasados de peso o son obesos, tienen 63% más probabilidades de ser víctimas de acoso escolar que aquellos que no están en sobrepeso o no son obesos.

Los niños(as) y los adolescentes que son víctimas del acoso escolar sufren un verdadero impacto en sus emociones y pueden llegar a considerar el suicidio, como en el caso que mencioné al principio.

Por eso, es muy importante que los padres y los maestros estén atentos para identificar a quienes acosan en la escuela y quienes son las víctimas de ese acoso en el ambiente escolar. A veces los niños y las niñas que son víctimas de acoso pueden buscar ayuda con un adulto, pero los adolescentes tienden a mantenerlo en silencio.

¿Cómo puedes identificar si tu hijo(a) es un acosador en la escuela y qué puedes hacer al respecto?

Los niños(as) que acosan a otros(as) en la escuela tienen graves problemas de autoestima. Tal vez creen que por intimidar serán respetados, pero es lo contrario. Pueden infundir miedo, pero de seguro nadie los mira con ojos de admiración.

Si crees que tu hijo(a) está teniendo un comportamiento abusivo hacia otros, es indispensable que hables con él o ella de inmediato y que busques ayuda psicológica si no cambia su comportamiento. En ocasiones es necesario hacer varias evaluaciones por parte de los especialistas en salud mental para detectar la causa del deseo de hostigar a otros niños y niñas en la escuela.

Si crees que tu hijo(a) es abusivo(a) con otros por algún comportamiento que ha visto en casa, es importante que haya una terapia familiar para poder hablar claramente de los problemas con un especialista en salud mental. Los niños que acosan a otros en la escuela por lo general terminan siendo delincuentes.

Habla con tu hijo(a): dile que el hacerle daño a otros no lo hace ser “cool” o más popular. Haz que piense que lo que hace afecta profundamente a otros y que no es inofensivo insultar, pegar o excluir a los demás. Dile que:

Se ponga en los zapatos del otro, piense en cómo se sentiría si le hicieran eso, y ¡que no lo haga!

¿Cómo identificar si tu hijo(a) es víctima de acoso en la escuela y qué hacer al respecto?

Si ves que tu hijo(a) llega de la escuela afectado, cansado, triste, malhumorado o sin ganas de volver a la escuela, debes empezar a preguntarle si podría haber algún problema. Es importante abrir un canal de comunicación para que te cuente con confianza si está siendo víctima de acoso por parte de alguien en la escuela.

Insístele y recuérdale que no es su culpa y que lo mejor que pudo haber hecho es contarte. De ahí, pueden diseñar un plan de acción:

Habla con los maestros en la escuela para que estén más alertas: Por lo general, el acoso escolar se da en áreas en donde no hay supervisión de un adulto como los baños, los corredores, el bus de la escuela, o el comedor.

Pregúntale a tu hijo(a) si ha hecho algo al respecto: ¿Si funcionó o no? Así pueden pensar en nuevas formas de evitar el acoso, como qué decirle a quien lo acosa la próxima vez que lo intente.

No motives a tu hijo(a) a pelear: Más bien háblale de estrategias que pueden dejar al acosador sin palabras, es claro que quien molesta a otro, quiere una respuesta. Entonces puede ser efectivo, ignorarlo, alejarse, y evitar el enojo y el contacto físico, no responder con insultos o violencia, no es de cobardes. Por el contrario.

Piénsalo así: Toma a veces más esfuerzo no irritarse que salirte de tus casillas. Así que dile, que si actúa como si nada estuviera pasando, el acosador se cansará tarde o temprano de no obtener respuestas.

Haz algo para que tu hijo(a) incremente su autoestima y su confianza en sí mismo(a): Puede ser, hacer algún deporte (de paso esto lo hará sentirse fuerte) o tomar una clase de algo que realmente disfrute, como música, pintura, o artes marciales.

Dile a tu hijo(a): Que hable contigo y con otros adultos en la escuela, y que le cuente también a sus amigos. Los acosadores tienden a molestar menos a alguien que está en un grupo.

El tema del acoso escolar se debe tomar en serio. Mantente atento ante los comportamientos de tu hijo(a) y actúa antes de que sea tarde.

Dra. Aliza A. Lifshitz

MD, Directora editorial de Vida y Salud

Medicina de la Universidad Nacional Autónoma de México

Medicina Interna en la Universidad de Tulane

Farmacología clínica en la Fundación Médica Ochsner

Post-grado en Endocrinología en la Universidad de California, San Diego


🔊 Escuchar Noticia
🔊 Detener


PUBLICIDAD
IMAGEN DEL DÍA
PUBLICIDAD

Reciba los titulares de Diario Opinión en su e-mail.!

@