Estreñimiento


Fecha de Publicación: 2015-02-22

Fuente/Autor: 1

Noticia Vista : 39  Veces.

   

Cuando tu hijo siente un dolor de estómago y lleva más días de lo normal sin ir al baño porque no puede evacuar o le duele cuando lo intenta, tiene estreñimiento… un problema gastrointestinal que impide defecar normalmente debido a que el intestino no se mueve adecuadamente o a que la materia fecal está dura, seca o muy grande.

En Familia y Salud te damos algunos consejos para cuando llegan esos terribles dolores que no dejan dormir a nadie en la casa.

Causas:

El estreñimiento es un problema bastante común en los niños, y puede deberse a muchas causas. En algunos casos el estreñimiento se produce cuando tu hijo no quiere ir al baño a evacuar porque le da pereza, no quiere suspender el juego o le avergüenza hacerlo en la escuela. Esto hace que la materia fecal se acumule en su intestino, se seque y se endurezca, haciendo que cada vez sea más difícil evacuarla.

Pero en la mayoría de los casos el estreñimiento se produce cuando tu hijo tiene una mala alimentación. Es decir, toma pocos líquidos (agua, jugo, leche), no come alimentos que incluyan fibra (frutas, vegetales, cereales y granos integrales), y lleva una dieta rica en grasas y azúcares refinados.

Sí, ¡azúcares! Todos esos caramelos, dulces, chocolates y postres que reemplazan la fibra en la dieta de tus hijos, pueden ser una causa frecuente de dolor de estómago y estreñimiento. La fibra es esencial para ayudar a que se forme la materia fecal más rápido y a que se elimine más frecuentemente del cuerpo, evitando así la acumulación y, por ende, el estreñimiento.

Síntomas o signos:

Una noche tu hijo viene llorando a decirte que no puede dormir porque le duele la panza. ¿Qué puedes hacer? Primero, averigua porqué le duele. Pregúntale cuándo fue la última vez que fue al baño y si le ha dolido evacuar. Además, trata de recordar qué ha estado comiendo en los últimos días, específicamente si ha incluido muchos dulces, pocos alimentos saludables y pocos líquidos.

Si la respuesta a esas preguntas es sí, no te angusties. Desde luego es importante asegurarte que no tenga fiebre y que no haya otros síntomas como vómitos.

El estreñimiento típicamente no es una urgencia médica y comúnmente suele irse solo, hay algunos remedios caseros que podrían ayudar a aliviar el dolor de tu hijo y a que logre evacuar:

Dale a beber líquidos, preferiblemente agua y jugos de frutas como de manzana, de uva, de ciruela y de pera.

Sóbale la pancita suavemente.

Trata de tranquilizarlo para que sus músculos se relajen y así pueda evacuar más fácilmente.

Un baño de tina con agua tibia también puede ayudarle a relajar los músculos.

Si el dolor y el estreñimiento continúan, puedes usar un supositorio de glicerina para ayudarle a humedecer la materia fecal que debe estar seca y así facilitar la evacuación. Recuerda que no debes ponerle más de dos supositorios.

Si sigue sin evacuar al día siguiente, intenta incluir en su comida bastantes frutas (ciruelas, papaya, duraznos, peras, uvas y frutas secas), granos integrales (cereal, pan, galletas, arroz) y verduras (brócoli y coliflor), que contienen fibra.

Si ninguna de estas tácticas funciona y tu hijo sigue estreñido y con dolor por un par de días, no le des laxantes o enemas. Consulta a un pediatra para encontrar otra solución. Desde luego, si el dolor es intenso o si aparecen otros síntomas, no te esperes, consulta a tu médico de inmediato.

Y desde ya, actúa para evitar que el estreñimiento regrese. Incluye más fibra en su dieta, más ejercicio, y limita la cantidad de dulces.

Dra. Aliza A. Lifshitz

MD, Directora editorial de Vida y Salud

Medicina de la Universidad Nacional Autónoma de México


🔊 Escuchar Noticia
🔊 Detener


PUBLICIDAD
IMAGEN DEL DÍA
PUBLICIDAD

Reciba los titulares de Diario Opinión en su e-mail.!

@