La mitomanía


Fecha de Publicación: 2014-11-26

Fuente/Autor: 1

Noticia Vista : 10  Veces.

   

En la mitomanía o adicción a mentir existen unos síntomas o características comunes con otro tipo de adicciones como son:

Altos niveles de ansiedad cuando se encuentra en situaciones propicias para el acto.

Pensamientos recurrentes de intrusión que incitan al afectado a mentir.

Impotencia a resistirse al impulso de falsear la realidad.

Liberación de la presión con satisfacción al no ser descubierto en sus mentiras.

Entre las manifestaciones de la mitomanía que le son propias y la diferencian de otras adicciones están:

Tendencia a desdibujar la realidad con grandilocuencias.

Búsqueda de la aceptación y admiración de sus interlocutores.

Baja autoestima junto con pocas habilidades sociales.

Miedo constante a ser descubierto.

Incremento progresivo de la magnitud de las mentiras con el tiempo.

Además, la mitomanía puede estar presente en otros problemas mentales, como el trastorno límite de la personalidad, trastorno bipolar o el trastorno de esquizofrenia; incluso es habitual que se presente junto a otras adiciones como la del consumo de sustancias ilegales o la ludopatía.

Por ello, es imprescindible un buen diagnóstico diferencial para establecer prioridades a la hora de realizar el tratamiento, dando preferencia a aquellos síntomas más graves, como una desintoxicación, antes de proseguir con otras intervenciones terapéuticas.

Perfil:

Aunque todavía existe escasa investigación al respecto parece ser que la mitomanía es más frecuente en hombres, encontrándose su origen en determinadas características de la personalidad que irá conformando el hábito de mentir.

Entre ellas, el mitómano suele ser narcisista, tener baja autoestima, deficiencias en habilidades sociales, y desconfianza en las personas y sus relaciones entre otros, algunos autores hablan incluso de que podrían existir cierta predisposición genética, aspecto todavía en controversia.

Tratamiento:

La primera dificultad que surge para poder llevar a cabo el tratamiento de la mitomanía o impulso a mentir compulsivamente es que el paciente es reacio a pedir ayuda profesional para solucionar su problema, e inventa cualquier excusa para ir demorando acudir a la consulta.

Ya que uno de sus miedos es precisamente ser descubierto, y que conozcan de su proceder, es por ello que las primeras consultas suelen realizarse por parte de familiares al profesional para conseguir orientación sobre cómo actuar con el mitómano.

Técnicas:

Terapias cognitivas: Orientadas a que el paciente detecte los pensamientos que le conducen a alterar la realidad; estos pensamientos pueden ser del tipo: “no valgo lo suficiente”, “así no me van a querer”, “¿qué he hecho yo destacable en mi vida?”.

Estos pensamientos están acorde con su baja autoestima, debido a que utiliza modelos de comparación muy por encima de sus posibilidades.

Técnicas de comunicación: Son una de las primeras y más urgentes intervenciones para proporcionar al paciente las herramientas apropiadas para desarrollar unas habilidades sociales mermadas.

Psicofármacos:

Aunque todavía no está muy extendido el uso para estos casos, es posible que el mitómano requiera ser medicado bajo prescripción facultativa para tratar síntomas de otros trastornos que se puedan estar presentados a la vez.

Dr. Fernando Robles Cuñas, Psicólogo Clínico


🔊 Escuchar Noticia
🔊 Detener


PUBLICIDAD
IMAGEN DEL DÍA
PUBLICIDAD

Reciba los titulares de Diario Opinión en su e-mail.!

@