Pie equino


Fecha de Publicación: 2014-11-19

Fuente/Autor: 1

Noticia Vista : 2  Veces.

   

Se llama pie equino a una deformidad del pie humano en la que este se encuentra permanentemente en una posición de flexión plantar, en aducción e inversión, el retropié en varo, con el hueso del tarso calcáneo invertido por lo que el paciente afectado cuando camina apoya la región anterior del pie (marcha de puntillas) y el talón no entra en contacto con el suelo.

La persona con pie equino tiene limitada la flexibilidad para levantar la parte superior del pie hacia la zona anterior de la pierna, puede estar afectado únicamente un pie o ambos.

El pie equino generalmente no es una deformidad aislada, suele acompañarse de otras alteraciones, si se asocia a un pie varo, se llama pie equinovaro o pie zambo y cuando se combina con deformidad en valgo se denomina pie equinovalgo.

Origen:

Las causas que lo originan son muy diversas, puede ser un trastorno congénito, presente en el momento del nacimiento, u originarse con posterioridad por una parálisis del músculo tibial anterior, a veces es una secuela de poliomielitis, accidente cerebrovascular, lesiones de la médula espinal u otras enfermedades neurológicas como la esclerosis múltiple y la distrofia muscular de Duchenne.

El pie zambo es el trastorno congénito más común de las piernas y puede ir de leve y flexible a grave y rígido, la causa se desconoce, pero la afección puede ser hereditaria en algunos casos.

Los factores de riesgo incluyen tener antecedentes familiares del trastorno y pertenecer al sexo masculino. La afección se presenta en aproximadamente 1 de cada 1,000 nacidos vivos.

Síntomas:

La apariencia física del pie puede variar y uno o ambos pies pueden estar afectados.

El pie rota hacia adentro o hacia abajo al momento del nacimiento y es difícil ubicarlo en la posición correcta.

El músculo de la pantorrilla y el pie pueden ser ligeramente más pequeños de lo normal.

Tratamiento:

El tratamiento se basa en medidas ortopédicas y de rehabilitación, en algunos casos se recomienda la cirugía.

Se presenta cuando el pie se curva hacia adentro y hacia abajo. Es una afección congénita, lo cual significa que está presente al nacer.

Pruebas y exámenes:

El trastorno se identifica durante un examen físico, se puede tomar una radiografía del pie.

Dra. Patricia Díaz Guzmán

Médico traumatólogo y ortopedista infantil

Torre Medica ‘’Para la Familia’’

🔊 Escuchar Noticia
🔊 Detener


PUBLICIDAD
IMAGEN DEL DÍA
PUBLICIDAD

Reciba los titulares de Diario Opinión en su e-mail.!

@