Displasia


Fecha de Publicación: 2014-10-22

Fuente/Autor: 1

Noticia Vista : 7  Veces.

   

Definición:

Es una dislocación de la articulación de la cadera que está presente al nacer y es una afección que se encuentra en bebés o niños pequeños.

Causas:

La cadera está conformada por una bola y un receptáculo articulatorio, la bola, llamado cabeza femoral, conforma la parte superior del hueso del muslo (fémur) y el receptáculo (acetábulo) se forma en el hueso de la pelvis.

En algunos recién nacidos, el receptáculo está demasiado superficial y la bola (fémur) puede salirse ya sea parcial o completamente, una o ambas caderas pueden estar comprometidas.

La causa se desconoce, los bajos niveles de líquido amniótico en el útero durante el embarazo pueden incrementar el riesgo para el bebé de padecer esta enfermedad.

Otros factores de riesgo abarcan: Ser primogénito.

Ser de sexo femenino.

Posición de nalgas durante el embarazo, en la cual los glúteos del bebé están abajo. Antecedentes familiares de este trastorno.

Gran peso al nacer.

Esta enfermedad se presenta en aproximadamente 1 a 1.5 de cada 1,000 nacimientos.

Pruebas y exámenes:

Los pediatras examinan habitualmente a todos los recién nacidos y a los bebés en busca de displasia de la cadera, existen varios métodos para detectar la dislocación de cadera o una cadera que se puede dislocar.

El método más común para identificar la afección es un examen físico de las caderas, el cual consiste en aplicar presión mientras éstas se mueven, el médico escucha para ver si hay algún chasquido, sonidos sordos o crujidos.

La ecografía de la cadera se utiliza en bebés más pequeños para confirmar el problema.

Una radiografía de la articulación coxofemoral puede ayudar a diagnosticar la afección en bebés grandes y niños.

Una cadera que está verdaderamente dislocada en un bebé se debe detectar al nacer, pero algunos casos son leves y los síntomas pueden no desarrollarse hasta después del nacimiento, razón por la cual se recomienda hacer múltiples exámenes.

Algunos casos leves son silenciosos y no se pueden detectar durante un examen físico.

Cuando el problema se encuentra durante los primeros seis meses de vida, se utiliza un dispositivo o arnés para mantener las piernas separadas y volteadas hacia afuera (posición de pata de rana).

Este dispositivo por lo general sostiene la articulación coxofemoral en su lugar mientras el niño crece.

Este arnés funciona para la mayoría de los niños cuando se comienza a colocar antes de los seis meses de edad, pero es menos probable que funcione para los niños mayores. Los niños que no mejoran o a quienes se les hace un diagnóstico después de los seis meses con frecuencia necesitan cirugía. Después de la intervención quirúrgica, se colocará una férula en la pierna del niño durante un tiempo.

DRA. PATRICIA DIAZ GUZMAN ESPECIALISTA EN ORTOPEDIA Y TRAUMATOLOGIA INFANTIL


🔊 Escuchar Noticia
🔊 Detener


PUBLICIDAD
IMAGEN DEL DÍA
PUBLICIDAD

Reciba los titulares de Diario Opinión en su e-mail.!

@