Adicción a la televisión


Fecha de Publicación: 2014-08-13

Fuente/Autor: 1

Noticia Vista : 50  Veces.

   

La televisión se ha convertido en un miembro más de la familia, está en todas partes, en el salón, en la cocina, en el dormitorio; y a todas horas, cuando cenamos, cuando comemos o cuando la escuchamos de fondo mientras realizamos cualquier tarea.

Muchas veces, la falta de tiempo y el cansancio de los padres hacen que la televisión se convierta en el comodín, en el compañero de juegos y en socorrido entretenimiento mientras hacemos la cena o llamamos por teléfono… y es que “es tan cómodo que esté calladito y tranquilo”….

¿Puede esto tener efectos perjudiciales para el niño?

Aunque la televisión parezca la distracción ideal, a los padres les entra la duda y empiezan a preocuparse con razón, durante el tiempo que el niño está viendo la televisión, está inmóvil, pasivo y en silencio, no habla, no se mueve, no juega, no crea, no se relaciona…etc.

Todas las investigaciones coinciden en que demasiado tiempo delante de la televisión da lugar a la aparición de problemas infantiles, como por ejemplo:

Favorece la obesidad: Al tratarse de una actividad totalmente sedentaria conlleva la falta y / o ausencia de ejercicio físico.

Disminución del rendimiento escolar: Se altera su capacidad para razonar, al niño le da pereza pensar, pierde agilidad y soltura para hacerlo y, lo más normal, es que lo evite, aparece una menor fluidez de expresión verbal y un retraso en la escritura y en la lectura.

Perturbación del sueño: Ver mucho la televisión afecta a su calidad del sueño, pero si además el contenido es violento, aumentan los miedos y las fantasías agresivas.

Fomenta la agresividad: El contenido agresivo está inmerso en muchos programas y eso hace que se perciba como algo natural, el niño es muy susceptible a estos mensajes agresivos, porque tiene menos capacidad de crítica y da por bueno lo que sale en la televisión (siempre y cuando lo entienda medianamente), incorporando la agresividad a su personalidad.

Frena la imaginación: La televisión lo da todo hecho, las secuencias se suceden unas a otras rápidamente, sin que el niño participe, el niño no tiene que inventar ni imaginar nada.

La televisión se presenta como nociva para el desarrollo intelectual y afectivo del niño Sin embargo, está ahí y no se puede evitar, además, se ha demostrado que los niños que no tienen televisión en su casa se sienten desplazados de sus compañeros, todos sus amigos ven la televisión.

Así que la solución no es eliminarla del hogar, sino que su valor depende del uso que hagamos de ella Existen programas que son susceptibles de ayudar en el desarrollo de los niños, por lo que es responsabilidad de los padres o cuidadores del niño seleccionar cuáles y cómo se ven esos programas y desechar aquellos que les perjudican.

Se trata de vigilar y guiar a los niños en su relación diaria con este medio de comunicación A los padres se les escapa este tema de las manos y es aconsejable que acudan a consulta para recibir la orientación profesional de un psicólogo clínico que les permita desactivar la bomba de relojería en la que se ha convertido la televisión en sus casas.Realizado por el Dr. Fernando Robles Cuñas – Psicólogo Clínico - email: psicoclinico01@hotmail.es



REINA MUNDIAL DEL BANANO
PUBLICIDAD
IMAGEN DEL DÍA
PUBLICIDAD

Reciba los titulares de Diario Opinión en su e-mail.!

@