Cuando el niño miente



Fecha de Publicación: 2014-07-30

Fuente/Autor: 1

Noticia Vista : 24  Veces.



"Si quieres que los demás confíen en ti, tienes que merecer su confianza, la confianza se gana con el trabajo bien hecho y la obligación cumplida". ¿Cuántas veces nos ha tocado, como padres o profesionales, estar frente a la mentira de un niño? A veces de la manera más inocente, y otras veces con verdadera premeditación, lo cierto es que la mentira en el niño es casi una forma normal de comunicarse en el ambiente en que cotidianamente nos desenvolvemos.

Las mentiras pueden ser

Cuando le decimos a un niño "Estás mintiendo", debemos tener mucho cuidado, mentir es decir falsedades, es engañar a través de la palabra, un niño que miente no siempre lo hace con intención.

A partir de los 7 años, aproximadamente, el niño empieza a tener mayor conciencia de su realidad y se da cuenta que a veces falseando la verdad puede conseguir ciertos beneficios personales, por ejemplo, el niño que asegura haber comprado un dulce con una moneda que se encontró en la calle, cuando en realidad la sustrajo del monedero de la mamá...

¿Por qué miente?

Cuando el niño mayorcito miente, puede ser por diversas razones:

Como imitación al padre o a la madre que miente: Los niños, dicen, son como esponjas que absorben todo, si ellos observan y viven la mentira de manera cotidiana, aprenden a hacerlo como algo normal y cotidiano, es el caso del niño que escucha a su madre negarse al teléfono "dile que no estoy".

Por miedo: Suele ser la causa más común de la mentira en los niños, quienes por temor a la desaprobación o al castigo por parte de la madre o del padre, se ven llevados a falsear la verdad, si el niño sabe que, por ejemplo, al llevar una nota mala del colegio, su mamá se va a enojar o le va a prohibir ver televisión, seguramente dirá que no le han entregado sus calificaciones aún...

Ante la exigencia: Cuando le exigimos mucho al niño, esperando de él, a veces más de lo que esperamos de nosotros mismos, el niño tiende a hacernos creer que está al nivel de nuestras expectativas, y miente para no defraudarnos.

Sea cual fuere la causa concreta de la mentira, siempre es señal de que el niño está en apuros, el que miente es porque lo necesita, con la mentira, el niño nos está diciendo "auxilio". No siempre la mentira es tan grave como para preocuparse

Cuando la mentira es surgida de la fantasía, normalmente con la madurez del niño, ésta desaparece, cuando se trata de mentira propiamente dicha, tendríamos que preocuparnos si es recurrente o si se presenta como: Mentira patológica: La famosa "mitomanía" que surge del niño que intenta persuadir y convencer a los demás de la realidad de sus relatos, esta es la mentira que se vuelve habitual, una forma normal de reaccionar en el niño.

Mentira neurótica: Surge como producto de un nivel elevado de ansiedad en el niño o del temor en general, por ejemplo el caso del niño que habitualmente miente acusando a sus profesores de mal trato para ocultar su rechazo escolar.

¿Qué hacer ante la mentira? La actitud que tengamos va a ser determinante, será necesario:

Reaccionar con calma aunque con severidad. Felicitar o premiar al niño que confiesa la verdad, si lo castigamos a pesar de que ha confesado, estamos reforzando su hábito de mentir (la próxima vez lo hará con más cuidado para que no lo descubran...). Sólo en última instancia habrá que acudir al castigo.

Favorecer un ambiente de confianza, en la que el niño se anime a contar sus travesuras y sus errores, que no sienta que cada vez que habla, hay consecuencias drásticas.

Estar alertas, por mucho que amemos a nuestros hijos, tenemos que aceptar que a veces fallan, que no son perfectos e ideales como los hemos imaginado.

Si no llegara a desaparecer, lo más recomendable es buscar orientación profesional de un Psicólogo Clínico con experiencia en el tratamiento de esta problemática de niños.

Realizado por el Dr: Fernando Robles Cuñas – Psicólogo Clínico psicoclinico01@hotmail.es



PUBLICIDAD
CARICATURA DEL DÍA
PUBLICIDAD

Reciba los titulares de Diario Opinión en su e-mail.!

@