El Orgasmo



Fecha de Publicación: 2014-02-28

Fuente/Autor: Dr. Fernando Robles Cuñas – Psicólogo Clínico

Noticia Vista : 56  Veces.



El orgasmo o clímax, es la descarga repentina de la tensión sexual acumulada, durante el ciclo de la respuesta sexual, resultando en contracciones musculares rítmicas en la región pélvica caracterizadas por el placer sexual, los orgasmos son controlados por el sistema nervioso involuntario o autónomo.

A menudo se asocian con otras acciones involuntarias, incluyendo espasmos musculares en múltiples áreas del cuerpo, una sensación de euforia en general y, frecuentemente, se exteriorizan movimientos del cuerpo y vocalizaciones.

El período después del orgasmo (conocido como periodo refractario) es a menudo una experiencia relajante, atribuido a la liberación de las neurohormonas oxitocina y la prolactina, así como las endorfinas (o "morfina endógena").

Los orgasmos humanos generalmente resultan de la estimulación sexual física del pene en los hombres (típicamente acompañando a la eyaculación), y del clítoris en las mujeres, la estimulación sexual puede ser por práctica propia (masturbación) o con una pareja sexual (relaciones sexuales con penetración, relaciones sexuales sin penetración, u otra actividad sexual erótica).

La llegada al orgasmo Se puede llegar al orgasmo con una gran variedad de actividades, en el caso de los hombres, se puede alcanzar la suficiente estimulación en el pene mediante la práctica coital vaginales u anales, sexo oral (felación) o mediante masturbación o sexo sin penetración.

Para las mujeres, se puede llegar a la suficiente estimulación sexual mediante el coito vaginal, sexo oral (cunnilingus) o mediante masturbación o sexo sin penetración, también se puede llegar al orgasmo mediante el uso de juguetes sexuales, como vibradores o electro estimuladores eróticos.

También se puede alcanzar mediante la estimulación de los pezones, el útero u otras zonas erógenas aunque es menos común Además de llegar mediante la estimulación física, se puede alcanzar el orgasmo mediante únicamente excitación psicológica, como durante los sueños eróticos (Polución nocturna de hombres o mujeres) o el control del orgasmo.

Una persona puede experimentar orgasmos múltiples, o un orgasmo involuntario como en el caso de un contacto sexual forzado (durante una violación o una agresión sexual), un orgasmo involuntario de un contacto sexual forzado suele tener como consecuencia sentimientos de vergüenza causada por la internalización de las actitudes ajenas como culpar a la víctima. La incidencia de aquellos que han tenido una experiencia sexual no solicitada y que han experimentado un orgasmo es muy baja, además cabe la posibilidad de que no se reporten muchos de estos casos por la vergüenza y la turbación, estos casos se dan indiferentemente del género de la víctima.

La literatura científica se centra en la psicología del orgasmo femenino más que en el masculino, en la que, parece reflejar la suposición de que el orgasmo femenino es psicológicamente más complejo que el orgasmo masculino, pero, la escasa evidencia empírica disponible sugiere de que el orgasmo masculino y femenino pueden tener más similitudes que diferencias.

En hombres

La forma más común de llegar al orgasmo es mediante la estimulación física del pene, suele estar acompañado de la eyaculación pero es posible, aunque raro, tener orgasmos sin eyaculación (conocidos como orgasmo seco) o eyacular sin llegar al orgasmo (que puede ser un caso de eyaculación retardada, polución nocturna o un caso.

En mujeres

La mayoría de las mujeres, 70-80% en las estadísticas generales, requiere estimulación clitoriana directa (puede ser manual, oral u otra fricción concentrada contra la parte externa del clítoris) para alcanzar el orgasmo, aunque la estimulación clitorica indirecta (por ejemplo vía penetración vaginal) también puede ser suficiente.

La Clínica Mayo declaró, Los orgasmos varían en intensidad, y cada mujer tiene diferentes frecuencias en los orgasmos y en la cantidad de estimulación necesaria para conseguirlos, los orgasmos clitoriales son más fáciles de conseguir porque el glande del clítoris, o el clítoris en sí, tiene más de 8.000 terminaciones nerviosas, tantas o más que el pene humano, así como más que cualquier parte del cuerpo humano.



REINA MUNDIAL DEL BANANO
PUBLICIDAD
IMAGEN DEL DÍA
PUBLICIDAD

Reciba los titulares de Diario Opinión en su e-mail.!

@