El miedo en los niños



Fecha de Publicación: 2013-09-15

Fuente/Autor: Por la Dra. Gissela Ortega de Gallardo - Psicóloga Clínica CEPSIFARI

Noticia Vista : 15  Veces.



El miedo a la oscuridad es uno de los miedos más comunes en los niños, los miedos en los niños son reacciones de alarma frente a situaciones desconocidas o que ellos perciben como peligrosas, son normales en el desarrollo evolutivo de los mismos y solamente se vencen si se enfrentan, con lo cual es importante dotar al niño de las habilidades necesarias para ello.

En cuanto un niño afronta con éxito una situación temida, gana a la vez en confianza y seguridad y puede verse más capacitado para enfrentarse a nuevos miedos.

Existen variadas situaciones ante las que un niño puede sentir miedo y éstas suelen ir modificándose con la edad y el nivel evolutivo, en la infancia suelen predominar los miedos relacionados con separarse de los padres, miedo a personas desconocidas o extrañas, determinados animales, ruidos fuertes y repentinos, la oscuridad, determinados personajes de ficción (como brujas, monstruos o fantasmas).

¿Cómo deben actuar los padres frente al miedo de sus hijos?

La actitud de los padres es fundamental para evitar que un determinado miedo se mantenga durante demasiado tiempo o se agrave, no deben sobreproteger al niño ante una situación temida, por ejemplo, cogiéndolo en brazos o sacándolo de la situación, ya que de esta forma le están confirmando al niño que la situación es realmente peligrosa.

En vez de esto, la actitud general debe consistir en fomentar progresivamente una mayor autonomía en el pequeño, capacitarlo para afrontarse a las situaciones por sí mismo y conseguir, de esta forma, que vaya adquiriendo independencia y seguridad.

Es importante poder hablar con el niño, dándole la oportunidad de expresar abiertamente lo que teme y facilitarle a la vez explicaciones tranquilizadoras que le ayuden a darse cuenta progresivamente de que se trata de un miedo infundado, se debe evitar mostrarle excesiva atención o preocupación debido al miedo que está expresando.

Es fundamental como padres no impacientarse y darle tiempo para superar un determinado miedo, no presionarlo ni obligarlo a afrontar bruscamente la situación temida es una buena actitud ante estas situaciones ya que, si no se lleva a cabo esta manera de proceder, muchas veces se conseguirá el efecto contrario al deseado, es decir, el aumento de su miedo.

Hay que evitar enfadarse con el niño o ridiculizarlo debido al miedo que siente

Se debe estar especialmente atentos en los casos en los que un determinado miedo se prolonga mucho en el tiempo, provoca respuestas de gran intensidad, causa un malestar significativo en el niño o interfiere excesivamente en su vida diaria, ya que en esas circunstancias podría ser necesario buscar ayuda profesional.

¿Cómo podemos prevenir los miedos en los niños?

Los padres pueden tener en cuenta diferentes medidas para no despertar innecesarios sentimientos de miedo en los niños:

Evitar asustar al niño o utilizar el miedo como forma de control, comúnmente se utilizan frases como: “Si no te portas bien vendrá el “cuco” o viene el doctor y te pone una inyección de las que se debe prescindir.

Vigilar y controlar la programación que el niño ve en la televisión, prestando especial atención a los contenidos de terror, drama o violencia.

No contarle cuentos o historias de terror.

Enseñarle a solucionar por sí mismo las pequeñas dificultades que le puedan ir surgiendo en su dinámica diaria habitual.

Elogiar cualquier pequeño comportamiento de valentía.



PUBLICIDAD
CARICATURA DEL DÍA
PUBLICIDAD

Reciba los titulares de Diario Opinión en su e-mail.!

@