Planta: Av. 25 de junio Km 1.5 entrada a Machala
Ag.: Av. 25 de Junio y Ayacucho Esq. (AUTOFRON)
PBX:(593) 072982732 - CEL:(593) 0987227315
Eres el visitante Nº Opinión, como tu página de inicio Siguenos en Edición Impresa
 
Salud | www.diariopinion.com | Imprimir Artículo | Agregar Artículo a Favoritos
 
La atrofia vaginal: ¿qué es y cómo se trata?
 
 
 

Fecha publicación: 2013-08-11

Fuente/Autor: Por la Dra. Aliza A. Lifshith - Mujeres y Belleza, Salud Sexual
 
Al igual que otras partes del cuerpo, la vagina experimenta cambios con el paso del tiempo, que especialmente luego de la menopausia, pueden provocar molestias y problemas a la hora de disfrutar del sexo, aquí te contamos qué es y cómo se trata la atrofia vaginal.

Cuando tenía poco más de 20, María de las Nieves solía bromear con sus amigas diciendo que si no tenía relaciones sexuales se le atrofiaría la vagina, pero lo decía jugando, sin saber que esa posibilidad en verdad existía, ahora que ha llegado a los 60 y hace tiempo ha entrado en la menopausia, no se anima a hablar del tema con nadie, ni siquiera con su marido, pues evita tener sexo ya que siente molestias y dolor al hacerlo.

Pero cuidado: si bien es cierto que el cuerpo y la vagina cambian con el tiempo, no es verdad que debas perder el placer y el deseo sexual, con la menopausia, que la mayoría de las mujeres experimenta alrededor de los 50 años, los ovarios dejan de producir las hormonas femeninas (estrógeno y progesterona).

A medida que esos niveles hormonales bajan, suceden otros cambios en el sistema reproductivo, por ejemplo, las paredes de la vagina se adelgazan, se vuelven más secas y menos elásticas, y se pueden irritar, la mucosa vaginal se vuelve más fina y más seca y se producen cambios en el equilibrio de la flora y en el pH (el grado de acidez), que pueden facilitar el desarrollo de infecciones vaginales y de la orina.

Esto es lo que se conoce como atrofia vaginal o vaginitis atrófica, causada particularmente por la disminución de los niveles de estrógenos, que son muy importantes para mantener los tejidos de la vagina lubricados y saludables.

Entre los síntomas más comunes de la vaginitis atrófica se encuentran:

Sequedad vaginal.

Ardor vaginal.

Picazón vaginal.

Flujo vaginal ligero.

Dolor durante las relaciones sexuales.

Disminución en la lubricación durante las relaciones sexuales.

Sangrado ligero después de tener relaciones sexuales.

Ardor al orinar.

Incontinencia urinaria.

Por todo eso, se considera que la atrofia vaginal es la causa principal del dolor durante las relaciones sexuales (dispareunia) y de las cistitis (infecciones de la orina, infecciones de la vejiga) recurrentes en las mujeres luego de la menopausia, así como de la disfunción sexual, ya que el dolor hace que la mujer muchas veces prefiera evitar las relaciones sexuales, lo que puede resultar en problemas de deseo, de trastornos de excitación y falta de orgasmo.

La vaginitis atrófica también puede ocurrirles a las mujeres más jóvenes que hayan tenido una cirugía para extirparles los ovarios y algunas sufren de atrofia vaginal inmediatamente después del parto o mientras están amamantando, ya que los niveles de estrógeno están más bajos en estos momentos.

Lo bueno es que existen diferentes tratamientos que mejoran esta situación

El uso de cremas y geles lubricantes y/o hidratantes es suficiente para evitar las molestias, a veces, si no hay contraindicaciones, tu médico podría recomendarte el uso de estrógenos vaginales (en crema, en tabletas) para usar dos veces a la semana, por ejemplo, entre otros tratamientos.

Sin embargo, es importante que antes de medicarte tú misma consultes con un especialista para que pueda indicarte si tu problema es causado por la disminución en los niveles de estrógeno o se debe a otro motivo, como una infección, un irritante o algún medicamento que estés usando.

Recuerda que la atrofia vaginal es una condición que tiene tratamiento y puede ser controlada y/o evitada

Anímate a hablar del tema y no dejes de buscar ayuda tan pronto empieces a sentir los primeros síntomas, pues tu sexualidad no tiene porqué disminuir después de la menopausia, al contrario, hay mujeres que se relajan y la pasan mejor cuando ya no tienen el temor de quedar embarazadas.

María de las Nieves un día me lo confesó en el consultorio: “Me acuesto temprano y me hago la dormida cuando llega mi marido a la cama, para evitar tener relaciones con él”, ahora sabe que no tiene por qué ser así, que puede volver a disfrutar su sexualidad y que, como decía alguna vez bromeando, el mantener las relaciones sexuales es una de las formas que le ayudan a combatir los síntomas de la atrofia vaginal.

No esperes tanto como ella, pues ahora tú también sabes que puedes disfrutar tu sexualidad en todas las etapas de tu vida, si tienes molestias en la vagina y/o padeces de atrofia vaginal, busca ayuda profesional, y si estás en pareja, no te olvides que la comunicación entre ambos es un punto clave para que juntos vuelvan a encontrar el modo de darse placer mutuamente.

 
 
Publicidad
 

Ver todas los especialistas 

 
 
Publicidad
 
Publicidad
 
 
Enlaces Recomendados:   Prima Electronics | Femar S.A | Almacenes de WAN | Radio WQ | Topacio Fine Arts | Imveresa
Diario Opinión:   Políica Editorial | Código Deontológico | Ley Orgánica de Comunicación | Contactenos
2017 - Diario Opinión - Machala, Ecuador
Diario Opinión, es una edición de TELEDPRES S.A. y es miembro de la SIP
Corporación Quezada - Todos los derechos reservados