Heroína o Droga actual de consumo en adolescentes


Fecha de Publicación: 2013-06-28

Fuente/Autor: Realizado por Dr. Fernando Robles Cuñas - Psicólogo Clínico

Noticia Vista : 33  Veces.

   

La heroína es un derivado de la morfina, una droga semisintética, originada a partir de la adormidera, de la que se extrae el opio. El componente activo responsable de los efectos de esta droga es la diacetilmorfina.

En la actualidad, la mayoría de los individuos adictos a los opioides consumen heroína, la cual está relacionada con un efecto narcótico pronunciado, se clasifica dentro de las drogas depresoras del sistema nervioso central, se caracteriza por producir una dependencia psicológica y física intensa a un ritmo muy acelerado siendo considerada actualmente una de las drogas más adictivas.

La heroína, generalmente, se vende en forma de polvo blanco o marrón, en España se conoce popularmente bajo las denominaciones de "caballo", "potro", "jaco", "reina", "dama blanca", "chiva" o "tachones".

Complicaciones:

Uno de los factores principales que llevan a una variedad de complicaciones graves, es el efecto narcótico de la heroína, para los individuos con adicción a esta droga la más común y peligrosa complicación es una sobredosis, según varios informes, el 50-60% de los consumidores de opiáceos al menos una vez sufrieron una sobredosis.

También se puede desarrollar psicosis y estados epilépticos, además, al tomar la heroína, hay consecuencias a largo plazo que se manifiestan en una variedad de trastornos de la microcirculación, enfermedad en el hígado, y en los componentes que actúan durante la depresión del sistema nervioso central.

Además de los efectos tóxicos directos de heroína en el cuerpo, su consumo puede afectar seriamente la salud debido a una variedad de impurezas contenidas en el producto, debido a la falta de agentes de limpieza o productos intencionalmente añadidos de reventa para obtener mayores beneficios mediante mezclas, con una disminución de su cantidad de narcóticos para así obtener más beneficios de la venta.

También el mismo diacetilmorfina y las impurezas contenidas en la administración de la droga pueden desarrollar una reacción alérgica marcada por angioedema y anafilaxia, aunque estos efectos secundarios no ocurren con demasiada frecuencia, pero podría representar un grave peligro para la vida del paciente en el caso de producirse.

Si se usa jeringas o contenedores para solución o para la administración intravenosa, se corre el riesgo de desarrollar diversas infecciones como el VIH o la hepatitis.

La heroína como droga de abuso:

Se conoce a la heroína como una droga, que puede clasificar dentro de las drogas duras, caracterizándose por producir una alta tasa de dependencia (psicológica y física), además produce un fuerte síndrome de abstinencia, generando un problema sanitario grave que dificulta el tratamiento en caso de adicción, es por eso que se utilizan drogas sustitutivas, para evitar los síntomas de la abstinencia a la droga.

Sin embargo el tratamiento de la heroína aún con métodos sustitutivos puede ser muy complicado debido a la fuerte dependencia psicológica que genera, debido a su solubilidad en disolventes orgánicos y agua puede penetrar a través de las membranas mucosas del cuerpo.

Los sujetos que presentan adicción utilizan diferentes métodos para administración de la heroína, entre ellos:

• Sublingual: Mascada se disuelve con otros componentes la sustancia. La manera menos peligrosa, es un efecto muy tangible.

• Inhalados: Inhalación directa de la sustancia.

• Fumadores: Puede ser mezclada con cualquier relleno, como el tabaco, o fumada en papel aluminio, método que en España se denomina "chino".

• Oral: Una sustancia en su forma pura o una solución acuosa de 30-40% de alcohol. Puede ser utilizado por cualquier otro disolvente no tóxico, cabe señalar que el etanol, en algunos casos puede reducir la gravedad de los efectos de la heroína en el 2-3%.

• Cutánea: Se crea una incisión superficial en la piel, que se frota a fondo. Con este método, son características las cicatrices queloides.

• Rectal o vaginal: Administración junto a supositorios.

• Intravenosa – Inyección: La dosis de la droga se disuelve en agua y se hierve para la esterilización y una disolución mejor. La heroína suele ser introducido en las venas superficiales de las extremidades, pero se pueden introducir en cualquiera de las venas, como en los consumidores de drogas que suelen tener grandes daños a las venas.

Si una persona utilizó los opiáceos durante mucho tiempo, la dosis requerida de drogas puede aumentar de 4.2 veces hasta 20-40 mg. En teoría, la dosis para la administración crónica indefinidamente hasta la ocurrencia de muerte por enfermedad o por complicaciones concomitantes.

Efectos:

Somnolencia, apatía, disminución de la actividad física, miosis, disminución de la tensión arterial, disminución respiratoria, náuseas y vómitos (estos dos últimos efectos se dan sobre todo las primeras veces que se consume).

Síndrome de abstinencia:

El síndrome de abstinencia de la heroína, conocido comúnmente como mono, es uno de los más fuertes entre las drogas de abuso, se localiza tanto a nivel físico como psicológico, siendo el primero el que provoca el cuadro más aparatoso.

Suele comenzar con moqueo, lagrimeo, rinorrea, calambres y dolores musculares, síntomas similares a una gripe, acompañado de una fuerte ansiedad, seguido de diarrea y vómitos.

El cuadro se va agudizando según pasan las horas y puede acompañarse de convulsiones y alucinaciones.


🔊 Escuchar Noticia
🔊 Detener


PUBLICIDAD
IMAGEN DEL DÍA
PUBLICIDAD

Reciba los titulares de Diario Opinión en su e-mail.!

@