Adicción al trabajo o laboradicto (workaholism)



Fecha de Publicación: 2013-03-27

Fuente/Autor: Realizado por el Dr. Fernando Robles Cuñas - Psicólogo Clínico

Noticia Vista : 17  Veces.



La adicción al trabajo que apareció en 1968, cuando un profesor americano de religión, Oates, lo utilizó para referirse a su propio trabajo y lo comparó con el alcoholismo, más tarde, Oates definió workaholism como una necesidad excesiva e incontrolable de trabajar incesantemente, que afecta a la salud, a la felicidad y a las relaciones de la persona.

La adicción al trabajo se caracteriza por la extrema actitud laboral (trabajan fuera de hora, fines de semana o en vacaciones), por la dedicación excesiva en tiempo (hay una pérdida del control sobre el tiempo empleado en el trabajo), por la compulsión y esfuerzo en el trabajo, por el desinterés hacia otras actividades fuera de lo laboral, por una implicación laboral desproporcionada, y por un deterioro de la vida cotidiana (familiar y social).

Factores de riesgo

Entre los factores de riesgo que conducen a esta adicción se pueden señalar:

• Las presiones económicas familiares.

• El temor a perder el trabajo.

• La enorme competitividad que existe en el mercado laboral, en donde es más valorado el que lo deja todo por el trabajo, que el que cumple sólo con su horario.

• La fuerte necesidad de conseguir el éxito y el puesto deseado.

• La incapacidad para negarse ante un jefe sobre peticiones que pueden bien posponerse para el día siguiente.

• El temor a los jefes prepotentes, exigentes y que amenazan constantemente al trabajador con perder su empleo.

• La falta de organización, que permite la acumulación y sobresaturación del trabajo.

• El ambiente familiar problemático que hace que el trabajador no quiera llegar a casa.

• La ambición excesiva por el poder, el dinero y el prestigio.

• La incapacidad para establecer prioridades.

• La falta de afectos personales que se suplen con el trabajo.

• La educación familiar que impone a los hombres el cumplir con el rol de proveedor de su familia.

• La presión de muchas mujeres cuya meta es solamente el sacar adelante a los hijos.

• La presión de la sociedad para que los hijos sean independientes.

Las personas adictas al trabajo tienen algunos rasgos comunes como:

a. La necesidad de reconocimiento social de su trabajo.

b. Son perfeccionistas y con baja autoestima, no les gusta trabajar en equipo, prefieren trabajar solos.

c. Anhelan tener poder aunque su motivación no es sólo esa, la mayoría de los adictos al trabajo son personas con un puesto de responsabilidad y con posibilidades de ascenso. Pero, también los hay que no tienen un cargo de gran nivel ni oportunidades para mejorar o cambiar de situación. En general, podemos decir que utilizan el trabajo como refugio para escapar de otros problemas.

d. Son narcisistas, cuando alcanzan puestos con poder se deshumanizan, no tienen en cuenta los sentimientos de los demás o el compañerismo a la hora de trabajar y esperan que sus subordinados cumplan un horario laboral similar al de ellos. Son muy exigentes con ellos mismos y con los demás.

Prevención e intervención

Todo trabajador tiene que tener en cuenta que:

Hay una gran cantidad de cosas para disfrutar, no sólo el trabajo.

En las tareas laborales es importante y necesario delegar.

La jornada laboral es de ocho horas.

El trabajo para realizar en casa debe ser la excepción.

Además, el abordaje psicoterapéutico de la adicción al trabajo deberá realizarse con el mismo esquema que cualquier otra adicción, para recobrar el equilibrio laboral y personal en su vida.



PUBLICIDAD
CARICATURA DEL DÍA
PUBLICIDAD

Reciba los titulares de Diario Opinión en su e-mail.!

@