Planta: Av. 25 de junio Km 1.5 entrada a Machala
Ag.: Av. 25 de Junio y Ayacucho Esq. (AUTOFRON)
PBX:(593) 072982732 - CEL:(593) 0987227315
Eres el visitante N° Opinión, como tu página de inicio Siguenos en Edición Impresa
 
Salud | www.diariopinion.com | Imprimir Artículo | Agregar Artículo a Favoritos
 
El VIH en los jóvenes: Cómo proteger a una generación
 
 
 

Fecha publicación: 2012-12-10

Fuente/Autor: 
 
En conmemoración del Día Mundial del SIDA (1 de diciembre), Vital Signs da un vistazo al impacto alarmante que tiene el VIH en los jóvenes de 13 a 24 años y destaca la importancia que tiene para la juventud la prevención del VIH, las pruebas de detección y el tratamiento.

El Día Mundial del SIDA es un llamado a la acción

El Día Mundial del SIDA es un momento para reflexionar sobre el impacto del VIH en el mundo y los esfuerzos para educar a todas las personas acerca de este virus con el fin de prevenir su propagación y asegurar que aquellos que tienen el VIH reciban la atención médica y el tratamiento adecuados.

El VIH en los jóvenes

Se calcula que 1.1 millones de personas viven con el VIH y cerca de 50,000 se contagian con el virus cada año. Datos recientes indican que 1 de cada 4 nuevas infecciones por el VIH (26%) se presenta entre los jóvenes de 13 a 24 años.

En el 2010, unos 12,000 jóvenes —o cerca de 1,000 por mes— fueron infectados por el VIH.

También es perturbador el hecho de que cerca del 60% de los jóvenes con VIH no saben que están infectados y pueden contagiar el virus a otros sin saberlo.

La prueba del VIH

Como la mayoría de las personas jóvenes que tienen el VIH no saben que están infectadas, es muy importante que se hagan la prueba de detección y que sepan dónde pueden hacerse una prueba del VIH de manera confidencial.

Los hombres homosexuales y bisexuales deben hacerse la prueba al menos una vez al año; aquellos que tienen un riesgo mayor (quienes usan drogas ilícitas, tienen múltiples parejas sexuales) podrían beneficiarse si se hacen la prueba con mayor frecuencia.

La prueba del VIH ayuda a salvar vidas y a prevenir la propagación de este virus. Para aquellas personas infectadas, hacerse la prueba del VIH es el primer paso esencial con el fin de recibir la atención médica y el tratamiento necesarios para ayudarlos a vivir más tiempo y de manera más sana.

La prueba también es importante para las personas que no tienen el VIH con el fin de que puedan tomar medidas que les permitan mantenerse sin ninguna infección.

Educación sobre los riesgos del VIH

Se necesita un esfuerzo coordinado entre los padres, las escuelas, las organizaciones comunitarias, los programas de prevención en la Internet y el gobierno para asegurar que todos los jóvenes entiendan qué es lo que los pone en riesgo de contagiarse con el VIH y cómo prevenirlo.

Los principales factores de riesgo del VIH entre los jóvenes son:

No saber cómo se transmite el VIH ni conocer sus propios riesgos.

Tener relaciones sexuales.

Consumir alcohol o drogas al tener relaciones sexuales.

Inyectarse drogas.

Tener relaciones sexuales con personas mayores.

Tener múltiples parejas sexuales.

No usar condones de manera constante y correcta (tener relaciones sexuales sin protección).

No hacerse la prueba del VIH o no recibir tratamiento si se tiene la infección.

Tener relaciones sexuales bajo los efectos de las drogas o el alcohol puede aumentar las conductas de alto riesgo como tener relaciones sexuales sin protección.

El hecho de pertenecer a un grupo o vivir en una comunidad donde hay altas tasas de VIH pone automáticamente a la gente joven en un riesgo mayor porque sus posibles parejas sexuales tienen más probabilidades de tener el VIH.

Por último, el tener parejas sexuales mayores puede aumentar el riesgo de contagiarse el VIH porque esas parejas tienen más probabilidades de tener el VIH, especialmente en áreas con altas tasas de infección.

Reducción del riesgo

Debe llegarse temprano a los jóvenes, particularmente a aquellos de más alto riesgo, con programas educativos de prevención del VIH adecuados a la edad, que incluyan información sobre los riesgos y enseñen destrezas para ayudarlos a retrasar la iniciación de relaciones sexuales y evitar el VIH.

La mejor manera en que los jóvenes pueden evitar contagiarse con el VIH es no teniendo relaciones sexuales ni inyectándose drogas.

Los jóvenes que son sexualmente activos pueden disminuir su riesgo si dejan de tener relaciones sexuales o limitan la cantidad de parejas sexuales que tienen, si no tienen relaciones sexuales con una persona mayor y si usan condones de manera constante y correcta cada vez.

Algunos jóvenes tienen un riesgo mayor de contagiarse con el VIH

Los hombres homosexuales o bisexuales tienen 40 veces más probabilidades de tener el VIH que otros hombres. Estas tendencias ponen a los hombres jóvenes de raza negra homosexuales y bisexuales en un riesgo más alto, especialmente si tienen relaciones sexuales con parejas mayores.

La mayoría de las infecciones nuevas en la gente joven se da entre los hombres jóvenes que tienen relaciones sexuales con hombres (70%), 20% en relaciones sexuales heterosexuales y 4% por el uso de drogas inyectables.

Casi la mitad (46%) de todas las infecciones nuevas en la gente joven se presenta en hombres afroamericanos. En el 2010, se presentaron más infecciones nuevas entre hombres afroamericanos que en cualquier otro grupo según la raza o el grupo étnico y el sexo.

El uso constante y correcto del condón es imprescindible para prevenir el VIH. Desafortunadamente, solo un 44% de los hombres homosexuales y bisexuales de secundaria dijeron haber usado condones la última vez que tuvieron relaciones sexuales.

Medidas que se pueden tomar

Los jóvenes pueden informarse sobre el VIH y resistir la presión de tener relaciones sexuales o de usar drogas que los lleven a correr más riesgos.

Si son sexualmente activos, los jóvenes pueden dejar de tener relaciones sexuales o limitar la cantidad de parejas sexuales, y usar un condón de manera correcta cada vez.

Se recomiendan que todas las personas entre los 13 y 64 años se hagan la prueba del VIH por lo menos una vez, como parte de la consulta médica de rutina.

Los padres y las familias pueden hablar con sus hijos de manera temprana y a menudo acerca del VIH y la salud sexual, y hacer participar al médico de los niños en la conversación. Ellos también pueden apoyar la educación sobre el VIH y los ambientes seguros en las escuelas para todos los jóvenes.

Los hombres jóvenes homosexuales y bisexuales deben hacerse la prueba al menos una vez al año y aquellos con riesgo más alto pueden beneficiarse si se hacen las pruebas con mayor frecuencia.

Los proveedores de atención médica también pueden educar a los padres de familia y a los jóvenes acerca del desarrollo sexual y la prevención del VIH.

Las escuelas, las organizaciones comunitarias y la Internet pueden ser fuentes de información para los jóvenes acerca de cómo prevenir el VIH.

Todas las personas pueden informarse, hacerse la prueba y participar activamente, y todos nosotros podemos apoyar los programas para prevenir el VIH en los jóvenes.

 
 
Publicidad
 

Ver todas los especialistas 

 
 
Publicidad
 
Publicidad
 
 
Enlaces Recomendados:   Prima Electronics | Femar S.A | Almacenes de WAN | Radio WQ | Topacio Fine Arts | Imveresa
Diario Opinión:   Política Editorial | Código Deontológico | Ley Orgánica de Comunicación | Contactenos
2015 - Diario Opinión - Machala, Ecuador
Diario Opinión, es una edición de TELEDPRES S.A. y es miembro de la SIP
©Corporación Quezada - Todos los derechos reservados