Delirio de Bromosis o Síndrome de referencia olfativa


Fecha de Publicación: 2012-09-12

Fuente/Autor: Realizado por el Dr. Fernando Robles C. Psicólogo Clínico

Noticia Vista : 14  Veces.

   

Esta constituido por la idea central de despedir un olor desagradable que genera rechazo en las otras personas y da lugar a conductas de aislamiento, es común el uso de desodorantes, baños excesivos e insistentes consultas médicas en busca de procedimientos que eliminen los malos olores corporales.

Caso clínico de delirio de bromosis:

Hombre de 28 años, separado, había sido un estudiante universitario normal hasta hace 3 años cuando abandono sus estudios y se separo de su mujer, Por entonces comenzó a notar que tenía un olor a quemado, evitaba utilizar vehículos públicos, pues notaba señales en las personas que testimoniaban su olor desagradable.

Contó que su mujer se llevaba frecuentemente la mano a la nariz porque captaba en el olor a carne podrida, resolvió separarse y se aisló progresivamente en casa de sus padres, de donde solo sale a pasear en bicicleta.

En los últimos años afirma que su pelo se ha decolorado e insiste en que todo el mundo, incluyendo su familia, se aleja de él a causa de su mal olor, su actitud en otros aspectos es adecuada, no ha tenido experiencias alucinatorias y su expresión es correcta.

Delirio Dermatozoico o Síndrome de eckbon

Es la creencia de tener parásitos o insectos (pequeños pero no microscópicos) debajo de la piel, se observa lesiones de rascado y el enfermo recurre a baños, ungüentos, alcohol o algún insecticida tópico, estableciendo falas pruebas de su idea delirante.

El paciente “piensa” pero “no siente” que esta parasitado, otras variantes pueden encontrase en psicosis toxicas u otros cuadros orgánicos, nuevamente vale la pena insistir en la ausencia de otras alteraciones de conducta y la buena integridad intelectual que se observa en los verdaderos delirios ectoparasitarios.

Caso clínico de delirio dermatozoico:

Mujer de 48 años, casada, es remitida por causa de sus repetidas quejas de amebiasis en diversos centros médicos, sus antecedentes son de escasa importancia, su vida conyugal ha sido normal, su instrucción es escasa.

Hace un año comenzó a pensar que “las amebas se estaban apoderando de ella”, es de anotar que la paciente consideraba las amebas como gusanos muy pequeños y su creencia fundamental es que han salido de su abdomen y ahora se encuentran debajo de su piel.

Ha tratamientos múltiples, incluidos ansiolíticos, benzodiacepinicos con resultados nulos, ella mismo ha resuelto inyectarse pequeñas cantidades de petróleo en diversos sitios del cuerpo, como prueba de su enfermedad lleva en frascos células descamativas de su piel y sostiene que son huevos de los parásitos.

Después del tratamiento con pimozide (Orap), dice sentirse muy bien, afirmando que la medicación ha sido el amebicida más efectivo conocido por ella.


🔊 Escuchar Noticia
🔊 Detener


PUBLICIDAD
IMAGEN DEL DÍA
PUBLICIDAD

Reciba los titulares de Diario Opinión en su e-mail.!

@