Planta: Av. 25 de junio Km 1.5 entrada a Machala
Ag.: Av. 25 de Junio y Ayacucho Esq. (AUTOFRON)
PBX:(593) 072982732 - CEL:(593) 0987227315
Eres el visitante Nº Opinión, como tu página de inicio Siguenos en Edición Impresa
 
Salud | www.diariopinion.com | Imprimir Artículo | Agregar Artículo a Favoritos
 
Colitis Actínica
 
 
 

Fecha publicación: 2012-07-27

Fuente/Autor: Por la Dra. Sandra Nieto Espinoza – Médico Proctólogo
 
Se define como el daño de la mucosa secundario a la terapia por la radiación, tratamiento frecuente de diversos tumores, puede causar lesiones en la mucosa del sigmoides y del recto, particularmente sensible a las radiaciones.

Su incidencia ha ido en aumento en los últimos años debido al incremento de la utilización de radioterapia en las neoplasias (cáncer) malignas de órganos abdominales y pélvicos:

Cáncer de recto, cérvico - uterina, próstata, vejiga y testículos.

Síntomas

Agudo: Ocurre durante la radiación o en las primeras 2 semanas siguientes y se caracteriza por diarrea, pujo, tenesmo y sangrado.

Habitualmente estos síntomas son reversibles, autolimitados, se resuelven dentro de 2 a 6meses y sólo requieren manejo sintomático.

Crónico: Aparece entre 6 meses hasta 2 años posterior a la terapia.

Es progresivo, pudiendo presentarse con dolor abdominal, diarrea crónica, sangrado, estenosis, fístulas o perforaciones.

De todos los pacientes, 70% desarrolla proctitis (inflamación del recto) crónica, leve o moderada y el 5% severa.

Un 50% de los pacientes afectados presentan complicaciones como sangrado, estenosis, fístula y perforación (esta última ocurre en menos del 5% de los pacientes).

Los síntomas pueden ser concomitantes con el daño genitourinario de intestino delgado y pueden establecerse sin haber daño agudo previo.

Una importante complicación tardía es el incremento del riesgo de malignidad secundaria, incluyendo el cáncer colorrectal que ocurre posterior a 10 años de la exposición.

En la literatura se encuentran casos principalmente en pacientes que recibieron RT para cáncer cervicouterino y luego desarrollaron cáncer colorrectal.

Los síntomas de neoplasia son similares a los de la colitis por radiación, y los marcadores tumorales pueden ser normales.

A diferencia de las neoplasias no asociadas a radiación, estos pacientes presenta generalmente lesiones no polipoídeas, infiltrativas difusas o ulceradas.

Fisiopatología

La lesión por radiación deteriora la regeneración normal del epitelio de las criptas que normalmente ocurre en 5 a 6 días.

La pérdida de superficie absorbente produce diarrea y microulceraciones, y hay interrupción de las uniones celulares.

El daño se asocia también a lesiones vasculares por isquemia, por insuficiencia vascular en la circulación colorrectal.

Factores predisponentes

Existen diversos factores que aumentan el riesgo de injuria posterior a la radiación:

Edad: mayores de 40 años.

Cirugías previas que por adherencias fijan el intestino.

HTA, DM, enfermedad ateromatosa, por aumento del riesgo de enfermedad vascular oclusiva.

Agentes de QT: aumentan la sensibilidad a la radiación.

Pacientes con enfermedad inflamatoria intestinal.

Diagnóstico

Actualmente, en pacientes con daño agudo, el diagnóstico es clínico no siendo necesario realizar otros estudios, ya que los síntomas son autolimitados.

En pacientes con daño crónico, el diagnóstico se establece en base a tres aspectos:

1.- Clínica: Aparición de síntomas 6 meses después de exposición pélvica a la radiación por alguna neoplasia maligna.

Estudios como hemograma, examen de deposiciones para diarrea crónica, NU, creatinina, electrolitos plasmáticos, albumina y pruebas hepáticas ayudan a descartar otras causas.

2.- Imágenes: TC de abdomen y pelvis es el mejor método, pese a que los hallazgos de imagen no son específicos, muestra engrosamiento de los segmentos afectados (principalmente sigmoides y recto), inflamación de la grasa pélvica y del tejido perirrectal.

Permite evaluar complicaciones como estenosis y fístulas, y realizar el diagnóstico diferencial con otras patologías.

3.- Colonoscopía: Se puede observar edema de mucosa, friabilidad y telangectasias, ulceraciones y áreas de necrosis en parche.

En el daño crónico se puede observar áreas de estenosis con mucosa de aspecto “granular”. Tiene la ventaja de poder tomar biopsias y realizar tratamiento local si es necesario.

Tratamiento

El tratamiento de la colitis actínica estará definido por 3 aspectos:

Presencia de síntomas, la severidad de éstos, y si el daño es agudo o es crónico.

Los pacientes con daño colitis actínica agudo o daño crónico con síntomas leves, tienen buen pronóstico, a los 6 meses el 35% remite espontáneamente y sólo se realiza manejo sintomático con fármacos antidiarreicos, manejo del dolor y/o fibra vegetal para aumentar la consistencia de las deposiciones.

Síntomas más severos se tratan farmacológicamente como: mesalazina, enema de sulcralfato, corticoides o con terapia local endoscópica, siendo la principal indicación de tratamiento el sangrado.

Tratamiento quirúrgico

Esta indicado en aquellos pacientes que no han respondido a ninguna de las terapias anteriores.

 
 
Publicidad
 

Ver todas los especialistas 

 
 
Publicidad
 
Publicidad
 
 
Enlaces Recomendados:   Prima Electronics | Femar S.A | Almacenes de WAN | Radio WQ | Topacio Fine Arts | Imveresa
Diario Opinión:   Políica Editorial | Código Deontológico | Ley Orgánica de Comunicación | Contactenos
2017 - Diario Opinión - Machala, Ecuador
Diario Opinión, es una edición de TELEDPRES S.A. y es miembro de la SIP
Corporación Quezada - Todos los derechos reservados