¿Por qué tengo secreción y ardor en los ojos?


Fecha de Publicación: 2012-05-13

Fuente/Autor: Por la Dra. Aliza A. Lifshitz M. D.

Noticia Vista : 42  Veces.

   

A veces los ojos se irritan, arden y hasta pueden secretar (producir) sustancias espesas, de color blanco o amarillento.

Las causas pueden ser variadas: desde infecciones hasta una basurita en el ojo.

Aquí te contamos por qué puede ocurrirte y cuándo es necesario que acudas al especialista:
Una mañana, Delfina se despertó con los ojos cerrados: algo le impedía abrirlos. Se asustó tanto que empezó a llorar y a llamar a su mamá a toda voz.

Luego de tranquilizarla, la mamá comenzó a quitarle las lagañas con un algodón humedecido en té húmedo, y al terminar llamó para pedir un turno urgente con el oftalmólogo (que es el médico especializado en los ojos).

Más tarde, el médico determinó que Delfina tenía una condición conocida como conjuntivitis, algo que en general no es grave aunque sí necesita tratamiento, como si fuera una gripe u otra enfermedad provocada por un microorganismo.

En el caso de Delfina se debía a una bacteria. Pero esa no es la única razón por la cual los ojos pueden ponerse llorosos, irritados y hasta secretar sustancias espesas de color amarillento o blancuzco.

Algunas veces, por ejemplo, el ardor y la picazón en los ojos se deben a los contaminantes ambientales, como el humo indirecto del tabaco o el smog (niebla tóxica) ambiental.

Otras causas pueden ser:

Alergias: Incluyendo las alergias estacionales (o fiebre del heno).

Infecciones: Provocadas por bacterias o virus, incluso la gripe y los resfriados pueden provocar ojos llorosos, rojos e irritados.

Irritantes químicos: Como el cloro en una piscina o productos de maquillaje.

Conjuntivitis o conjuntivitis aguda: Tal como tenía Delfina, que es una inflamación o infección de la membrana que recubre los párpados, denominada conjuntiva, que se produce principalmente por un virus o una bacteria.

Resequedad: A veces, los ojos también se irritan y lloran por la falta de la producción de las lágrimas necesarias para mantener la lubricación normal de los ojos o para eliminar partículas y cuerpos extraños. Aunque parezca contradictorio, a veces, cuando hay sequedad en los ojos se produce una sensación molesta que hace que el cuerpo produzca un exceso de lágrimas.

Presencia de un cuerpo extraño: Las molestas basuritas en los ojos pueden convertirse en un verdadero problema. Hay que evitar restregar el ojo o presionarlo para evitar lesionar la córnea, que luego puede causar problemas graves, como infecciones, entre otros.

En estos casos, es frecuente que el ojo te arda y que llore ya que, justamente, producirá más lágrimas para tratar de eliminar el cuerpo extraño que se ha alojado en él.

Para calmar la irritación en todos los casos, puedes utilizar compresas de agua fría, colocadas suavemente sobre los ojos sin hacer presión ni frotar.

El oftalmólogo puede recomendarte el uso de lágrimas artificiales si es que tienes resequedad en los ojos.

Si la causa es una alergia, te recetará gotas con antihistamínico u otro producto.

En casos más severos hay otras medicinas de acuerdo a tu problema.

Lo que puedes hacer en casa para aliviar los síntomas:

Aplica compresas frías cuando sientas picazón o ardor.

Si la secreción ha formado una costra en el ojo, aplica compresas calientes para ablandarla. Lava los párpados delicadamente con champú de bebé para retirarla. Este tipo de champú no arde aunque caiga en los ojos.

Usa lágrimas artificiales de 4 a 6 veces al día (lee las instrucciones o sigue las indicaciones del médico).

No uses ningún otro tipo de gotas si no te las ha indicado el médico, ya que pueden empeorar los síntomas. Para obtener un alivio mayor, refrigéralas para que refresquen más los ojos.

Si se trata de conjuntivitis, además de las gotas indicadas por el doctor, recuerda lavarte las manos con frecuencia y evita frotarte los ojos.

Ten en cuenta que el lagrimeo o la formación de lagañas es algo común, en especial por las mañanas.

Pero cuando esos síntomas están acompañados de picazón e irritación del ojo, o cuando la secreción es más espesa y hasta hace que se peguen los ojos, entonces existe un problema que requiere que vayas con el especialista.

No dejes de consultar a un oftalmólogo cuando se presenten estos síntomas:

1.- La secreción es espesa, verdosa o con pus.

2.- Tienes dolor en los ojos y sensibilidad a la luz.

3.- Notas que te ha disminuido la visión.

Los ojos son unos órganos que te permiten ver el mundo a todo color. ¡Cuídalos! Si empiezan a darte alguna señal de alerta, como dolor o secreción, actúa rápidamente para mantenerlos limpios y brillantes.

Dicen que una mirada vale más que mil palabras. Que la tuya diga: estoy saludable y feliz.



REINA MUNDIAL DEL BANANO
PUBLICIDAD
IMAGEN DEL DÍA
PUBLICIDAD

Reciba los titulares de Diario Opinión en su e-mail.!

@