Vitamina C u Hormona del Estres (parte 3) El Cáncer


Fecha de Publicación: 2012-02-15

Fuente/Autor: Por el Dr. Lenin Quintero Sánchez – Clínica A-PRI

Noticia Vista : 16  Veces.

   

La relación entre la vitamina C y el cáncer esta largamente documentada. Abraham Hoffer y Linus Pauling han destacado la exitosa experiencia del uso del ascorbato en el cáncer en mas de 1.000 casos en su libro "Vitamin C & Cancer".

Uno de los aspectos que más preocupa hoy a los oncólogos es la angiogénesis porque tanto la persistencia del tumor como la extensión de las metástasis dependen de este factor.

El ascorbato al reforzar la trama de colágeno y al impedir la formación de nuevos vasos, ha mostrado una importante acción anti-angiogenesis.

Hay que destacar la necesidad de administrar dosis diarias por encima de los doce gramos a estos pacientes, debido a que dosis inferiores parecen agravar el desarrollo de las metástasis.

El Ascorbato junto con la vitamina E, el betacaroteno, el selenio, el dimetilsulfóxido y el acido lipoico constituyen hoy las principales ortomoleculas en la prevención y control de este flagelo.

El Herpes
Las infecciones por herpes tienen un notorio alivio con dosis masivas de ascorbato. Sin embargo, las recaídas son aun frecuentes.
La combinación del ácido ascórbico con zinc y lisina mejora la eficacia de esta terapia.

En los herpes crónicos, el ascorbato intravenoso es también de beneficio.

Síndrome de Muerte Infantil Súbita Kalokerinos y Klenner consideran que estas muertes se deben a una deficiencia súbitas de ascorbato.
Este escorbuto inducido ocurre más probablemente cuando la dieta es pobre en vitamina C.
Todos los factores predisponentes de este trastorno se asocian a un bajo consumo de vitamina C o a una destrucción aumentada.

El Sida
Antes de que los pacientes de Sida hubieran mostrado buena respuesta a los antioxidantes, la experiencia con N-Acetil Cisteina había sido muy prometedora.

Alguien pensó en usar en cambio ascorbato debido a su menor costo.
Los resultados no han sido menos dramáticos. La evidencia clínica indica que las dosis masivas de ascorbato de 50 a 200 gramos en 24 horas pueden suprimir los síntomas de la enfermedad y pueden reducir la tendencia notablemente a las infecciones secundarias.

El ascorbato en altas concentraciones reduce el NAD(P) y por consiguiente puede proporcionar electrones de alta energía necesarios reducir el oxígeno molecular usado en la cadena respiratoria de fagocitos. Esta es una función determinante en la recuperación inmunológica.

La Litiasis Renal
La principal complicación que se ha atribuido a la vitamina C ha sido la formación de cálculos renales debido a la formación de oxalato y a su excreción aumentada en la orina.

Hasta la fecha no ha sido publicado el primer caso. Cathcart en su experiencia de mas de 23.000 pacientes no informa ninguno.
Por el contrario piensa que las dosis masivas de ascorbato previenen este trastorno.
Cita unos pocos casos de pacientes con cálculos antes de la titulación quienes no volvieron a presentar crisis.
Las infecciones urinarias agudas y crónicas a menudo son eliminadas; este hecho puede resolver muchos de estos casos.

La Enfermedad Coronaria y la Hipercolesterolemia
En 1941, el cardiólogo canadiense J. C. Patterson reportó que más del 80% de sus pacientes con enfermedad coronaria tenía bajos niveles sanguíneos de vitamina C.

EL Dr. G. C. Willis en 1955, demostró que la suplementación de vitamina C reduce los depósitos arteriales de placa.

Son muchas las observaciones sobre el valor de la vitamina C en este trastorno. Linus Pauling cita los siguientes hechos:
• Mas del 80 % de los pacientes con enfermedad coronaria tienen deficiencia de vitamina C.
• La suplementación de vitamina C reduce los depósitos de placa en las arterias.
• Los animales que producen vitamina C no sufren la enfermedad coronaria que mata a los humanos.
• El cerdo de Guinea que no produce vitamina C, sufre del mismo tipo de lesiones vasculares que causa el infarto en los humanos.

En 1970 Linus Pauling publicó su primer libro sobre la vitamina C. Por esto, en esos años, el consumo de esta vitamina en los Estados Unidos se incrementó en un 300%.
La mortalidad por enfermedad cardiaca disminuyó un 30% solamente en este país. No se ha documentado otro cambio sustancial en la dieta de los norteamericanos que justifique esto.

En 1989, los doctores Linus Pauling y Mathias Rath descubrieron que las megadosis de vitamina C previenen el depósito de lipoproteína A en las paredes arteriales.
En 1991 ellos publicaron "La solución al acertijo de la enfermedad cardiovascular humana".

En esta integran varias observaciones que indican que la causa primaria de la enfermedad coronaria es la deficiencia de vitamina C que debilita la pared arterial de colágeno.
Secundariamente la placa arterial de lipoproteína A se forma en las fisuras. Ver la gráfica.

Globalmente este proceso es una manifestación de la anascorbemia crónica. La elevación de la proteína C reactiva, la homocisteína y el fibrinógeno son otras conocidas manifestaciones de este trastorno.

Grupo -Producen Vit. C - Lp(a) en sangre - E.Coronaria
Humanos - No - Si - Si
Primates desarrollados - No - Si - Si
Cerdos de Guinea - No - Si - Si
El 99.9% de las otras especies - Si - No - No

Otros trastornos
Los siguientes son datos citados por Cathcart:
Boyd and Campbell reportaron resultados excelentes en la curación de úlceras corneales con dosis de 1.5 gramos al día.
En un caso de quemadura corneal por fósforo de cerillas, el dolor calmó completamente con una dosis intravenosa de 12 gramos de vitamina C puesta con jeringa de 50 c.c. Se le prescribió un gramo cada hora hasta alcanzar 50 gramos. La cornea estuvo normal en 24 horas.

Una inyección única de ácido ascórbico en dosis de 500 mg / Kg de peso revierte un cuadro de insolación.

Una a tres inyecciones de vitamina C en una dosis de 400 mg / Kg efectúan una cura dramática en una pancarditis viral.

Un gramo tomado cada una o dos horas durante la exposición al sol previene la quemadura solar.

Las inyecciones intravenosas alivian rápidamente el dolor y el eritema, aun en una quemadura de segundo grado.

Una a tres inyecciones de vitamina C en una dosis de 400 mg / Kg efectúan cada ocho horas resuelven una rubéola en 24 horas.

La Preparación del Ascorbato Endovenoso
El ascorbato de sodio que se use no debe contener preservativos. Solo debe tener una pequeña cantidad de EDTA para quelar trazas de cobre y hierro que pueden destruir el ascorbato. Las soluciones contienen ascorbato de sodio 250 o 500 mgrs por cc.

Las mezclas de 250 mg pueden usarse en niños intramuscularmente en dosis de 350 mg /kg hasta cada 2 horas. Cuando el volumen es muy grande para el uso intramuscular hay que usar el medio intravenoso. Las dosis inadecuadas serán inefectivas.

Cathcart usa un frasco de 500 estéril y vacío.
Llena hasta la línea de 300 cc con ascorbato de sodio. Este volumen equivale a 250 gramos de ascorbato.
Agrega 500 mg de EDTA es decir 5 cc de la preparación del stock normal y completa con agua destilada.
Esta mezcla contendrá 500 miligramos de ascorbato por cc. Equivale a 485 mg de ácido ascórbico. Se rotula y se guarda en nevera.
Las dosis son usualmente de 400 a 700 mg/ kg por 24 horas.

Si se usan grandes dosis de ascorbato intravenoso se necesita administrar al menos un gramo de gluconato de calcio diariamente para reemplazar el calcio libre.
El ácido ascórbico se convierte en ácido dehidroascórbico luego en ácido cetogulónico y luego a ácido oxálico que es eliminado como oxalato de calcio.

Un Caso Exitoso con una Inyección de 12 gramos A continuación un caso de Klenner como ejemplo de la rápida acción del ascorbato en casos serios de picaduras de insectos.

“Un hombre adulto vino a mi consulta quejándose de un severo dolor en el pecho y no podía tomar una respiración profunda. Dijo que había sido picado o mordido 10 minutos antes.

Pensando que era una Viuda Negra y sin molestarme en buscar las marcas de colmillos por la gravedad de la situación, le apliqué un gramo de gluconato de calcio intravenoso, pero no mejoró.
Suplicó por ayuda diciendo que se estaba muriendo y se fue poniendo cianótico y pálido por la falta de oxígeno.
En ese momento puse 12 gramos de vitamina C rápidamente en una jeringa de 50 cc y con una aguja 20 se lo apliqué intravenoso tan rápido como pude empujar el émbolo.
Aun antes de completar la inyección, el exclamó: "Gracias a Dios". El veneno había sido neutralizado rápidamente.

“Luego lo mandé a casa a buscar al "culpable".
Pronto volvió con un objeto que parecía un ratón. Tenía 5 centímetros con un largo pelo marrón y una línea oscura en todo el dorso. Tenía siete pares de unidades propelentes y una cola muy parecida a la de un ratón.

“Al otro día llevé esa cosa a la universidad Duke donde fue identificada como una oruga liebre.
Este raro gusano dejaba 44 marcas rojas levantadas en la espalda de sus victimas.
A no ser por la vitamina C este hombre hubiera muerto por el shock y la asfixia.”


🔊 Escuchar Noticia
🔊 Detener


PUBLICIDAD
IMAGEN DEL DÍA
PUBLICIDAD

Reciba los titulares de Diario Opinión en su e-mail.!

@