Planta: Av. 25 de junio Km 1.5 entrada a Machala
Ag.: Av. 25 de Junio y Ayacucho Esq. (AUTOFRON)
PBX:(593) 072982732 - CEL:(593) 0987227315
Eres el visitante Nº Opinión, como tu página de inicio Siguenos en Edición Impresa
 
Salud | www.diariopinion.com | Imprimir Artículo | Agregar Artículo a Favoritos
 
Vitamina C u Hormona del Estrés (parte 2) La Titulación Intestinal de Vitamina C
 
 
 

Fecha publicación: 2012-02-08

Fuente/Autor: Por el Dr. Lenin Quintero Sánchez – Clinica A-PRI
 
Con la gran variabilidad entre diferentes individuos se hace necesaria una forma de determinar las dosis y hacer los seguimientos.
El doctor Cathcart desarrolló la técnica de la titulación intestinal y ha manejado más de 20.000 pacientes durante 23 años usando este método para establecer la dosis individual de vitamina C.

En cada paciente la toxicidad de su enfermedad determina la necesidad de vitamina C que sus tejidos necesitan.
Una persona que puede tolerar 10 a 15 gramos de ácido ascórbico oralmente en dosis divididas por 24 horas cuando está bien, podría poder tolerar 30 a 60 gramos por 24 horas si tiene un resfrío leve, 100 gramos con un resfrío severo, 150 gramos con influenza, y 200 gramos con mononucleosis o la neumonía viral.

Al aumentar la dosis de ascorbato frecuentemente se observa que hay una dramática disminución de los síntomas sólo antes de que la diarrea se produzca.

A los niveles del umbral cerca de la tolerancia intestinal el ácido ascórbico mejora los síntomas y a menudo cura muchos trastornos normalizando el potencial de oxidoreducción de la pareja (el ascorbato / dehidroascorbato, AA/DHA) en los tejidos enfermos.

Aumentando paulatinamente las dosis se determina la cantidad antes que produzca borborigmos y diarrea.
El paciente se percata de la dosis y de su repartición adecuada pero sabe que debe estar vigilante porque esta dosis óptima cambia a menudo.

En la gráfica se aprecia las dosis que cada trastorno requiere según la tolerancia intestinal y su repartición en el tiempo. Se instruye al paciente sobre estos principios y se asignan estas cantidades como dosis de inicio.

Indicaciones
A continuación se citan varias según la experiencia de Klenner y Cathcart.

Fatiga crónica:
La fatiga crónica era una enfermedad por sobre producción de radicales libres que dañan las mitocondrias.
Cuando la molécula de vitamina C deja sus dos electrones extras para inactivar dos radicales libres, se recupera con dos electrones de la mitocondria.
Si las mitocondrias se dañan y no pueden proporcionar estos electrones, la vitamina C se pierde rápida e irreversiblemente.
Dando dosis masivas de ascorbato, se evita esta pérdida, y este suministro continuando sustituye la incapacidad mitocondrial para proporcionar los electrones.

Una función mayor de las mitocondrias es proporcionar los electrones en forma de ATP a los músculos. Sin suficiente ATP para alimentar los músculos, se producirá fatiga.

Las mitocondrias se dañan a causa de virus, bacterias (a veces bacterias de pared deficiente, o formas L), toxinas de hongos, sensibilidad a los químicos (incluso algunas drogas), reacciones alérgicas, etc., y una vez dañadas se convierten en la principal fuente de radicales libres. Esto ocasiona un circulo vicioso.

Las Alergias:
Las alergias y las reacciones de sensibilidad a menudo son aliviadas o curadas completamente con dosis masivas de ascorbato.
Cathcart piensa que este fenómeno es debido a la reducción de los puentes de disulfuro entre las cadenas moleculares del anticuerpo que hacen imposible su fijación al antígeno.

Los anticuerpos buscan “cazar” los antígenos sólo en las áreas con mayor nivel de radicales libres o donde existe un potencial de oxidoreducción relativamente oxidado.
El tejido sano donde la oxidoreducción es normal, no permite la unión con de los anticuerpos con el antígeno.
Cuando se satura la capacidad antioxidante que limpia los radicales libres aparece el estado inflamatorio, la hipersensibilidad, o la respuesta autoimmune.

Se ha considerado que la vitamina C tiene un efecto antihistamínico.
La mayoría de estas sustancias tiene un radical etil amino que está presente en el histamina, el ascorbato no lo tiene.
Los antihistamínicos actúan ocupando sitios del receptor en las células basófilas y en los mastocitos evitando la liberación de histamina.

En la molécula de IgE que es el anticuerpo implicado en las alergias, hay 20 puentes de disulfuro (S-S).
Estos unen las dos cadenas pesadas de este anticuerpo en la región de la bisagra del extremo superior y aparecen en cada una de las cadenas.
Al favorecer la reducción de estos puentes, el ascorbato impide que esta inmunoglogulina se fije al antígeno y desencadene los eventos inflamatorios. La cisteína y el glutatión cumplen también esta tarea.

Cathcart piensa que en los tejidos sanos normalmente los anticuerpos circulan en un estado no activado (unprimed).
Antes de fijarse a los antígenos deben activarse a menos que estén en áreas con muchos radicales libres o un estado del oxidoreducción relativamente oxidado.
Este estado se presenta cuando hay traumas, cirugía, infecciones, reacciones alérgicas, etc.

En los sujetos alérgicos las dosis altas de ascorbato reducen el área de alteración del potencial oxidado y mejoran la tolerancia al polen.
Cuando se toman dosis moderadas de ascorbato, hay irritaciones superficiales en las mucosas del polen pero el edema profundo desaparece.

El tratamiento efectivo de las infecciones intestinales, como la Candida puede invertir el potencial de oxidoreducción desactivar los anticuerpos en la pared del intestino.

Los pacientes con fiebre del heno, asma, alergias normalmente toleran entre 15 a 50 gramos por 24 horas divididas en 4 a 12 dosis.
Cathcart ha tenido alrededor de 1.000 pacientes alérgicos y ha verificado este hallazgo en la mayoría de los casos.

Cuando el asma es inducida por el ejercicio, las dosis masivas tomadas antes, durante, y después del ejercicio normalmente previenen los ataques. Igualmente ocurre con los ataques asmáticos provocados por infecciones y por infecciones respiratorias altas.

La urticaria, las picaduras de abeja y los eccemas mejoran en grados variables que dependen de la tolerancia del paciente al ascorbato.

Las grandes dosis de ascorbato intravenoso en el rango de 60 gramos por día por un día o dos, favorecen la tolerancia al ácido ascórbico oral.

La Escarlatina:
Cathcart cita tres pacientes con escarlatina. En estos casos el salpullido, la fiebre, y todas las otras manifestaciones de la enfermedad desaparecieron en unas horas cuando los pacientes ingirieron la dosis de tolerancia de ácido ascórbico. El efecto del ascorbato en la escarlatina es dramático.

Las Reacciones Medicamentosas:
Cathcart cita acerca de aproximadamente 2.000 pacientes con penicilina, ampicilina, y cefalosporinas junto con la dosificación de ascorbato basada en tolerancia del intestino sin ninguna reacción alérgica inmediata a esas medicaciones.
Tubo uno reacción retardada a la penicilina en un niño. Sus síntomas se disminuyeron temporalmente con las dosis masivas de ascorbato.

Las mujeres que tienen una tendencia a las infecciones micóticas vaginales cada vez que reciben antibióticos, tienen una marcada reducción de esta complicación cuando toman la dosis de ácido ascórbico basada en la tolerancia del intestino junto con los antibióticos.

Adicionalmente, el ascorbato parece actuar el sinergísticamente con los antibióticos y significativamente ensanchar el espectro de actividad de los antibióticos.

La Mononucleosis:
El mononucleosis aguda es un buen ejemplo porque hay semejante diferencia obvia entre el curso de la enfermedad, con y sin el ascorbato.
Varios pacientes de mononucleosis inadvertidamente recibieron penicilina junto con el ácido ascórbico y no tuvieron ninguna reacción alérgica.
Esta experiencia es notable debido a la muy alta incidencia de reacciones alérgicas a la penicilina en los pacientes con mononucleosis.

La Hepatitis:
Los casos agudos de hepatitis responden dramáticamente.
Con el tratamiento las pruebas de laboratorio incluyendo las SGOT, SGPT y las bilirrubinas se normalizan de forma rápida.

Morishige un investigador japonés ha demostrado la efectividad del ascorbato en la prevención de las hepatitis transfusional.

La Neumonía por Pneumocystis Carinii (NPC), la causa inmediata más común de muerte en los pacientes de sida se trata particularmente eficazmente con una combinación de ascorbato y drogas del sulfa. De las complicaciones de Sida , la NPC es la el más fácilmente se trata con ascorbato.

La debilidad severa, el malestar, la pérdida de peso, etc., típicos de la NPC son manifestaciones de anascorbemia debido a la rapidez con que este estado responde al ascorbato.

El ascorbato, en combinación con el resto del protocolo del Sida, previene la mayoría de los ataques de NPC aguda.
Normalmente pueden prevenirse los resfríos y otras enfermedades respiratorias que predisponen al desarrollo de NPC.

Cathcart considera que los pacientes con NPC normalmente pueden tratarse ambulatoriamente, si se tratan temprano, usando la tolerancia intestinal para dosificar el ascorbato junto a la sulfa apropiada sin el peligro de reacciones alérgica a la sulfa.

Traumas, Cirugías y Quemaduras:
La capacidad de producción de ascorbato en los animales resalta su importancia en los casos de traumas y cirugías. Cualquiera que haya hecho cirugía veterinaria se impresiona por la rápida recuperación.

Los dolores e inflamaciones por traumas, cirugías y quemaduras se reducen notablemente con dosis de tolerancia intestinal de ácido ascórbico.
En los casos de trauma y cirugía deben darse un mínimo de 6 dosis por día. Las quemaduras pueden requerir dosis cada hora.

Las quemaduras severas, los traumas y las cirugía deben tratarse con ascorbato intravenoso. El efecto de ascorbato en los anestésicos debe estudiarse.
Los barbitúricos y muchos narcóticos, deben evitarse cuando se usa ascorbato durante la cirugía debido a que este ultimo bloquea su acción.

Cathcart llama la atención sobre la eliminación de la confusión en los pacientes mayores luego de cirugías mayores como fracturas de la cadera cuando se usaba ascorbato.
Esta confusión normalmente se atribuye para embolias grasas y a la inflamación subsecuente provocadas en los tejidos por el embolo.
Se disminuyeron considerablemente el dolor y el tiempo de recuperación del post-operatorio. La inflamación y el edema se reducen notablemente.

Por otra parte, las dosis masivas de ascorbato evitan también la muerte de los injertos autógenos debida a la mala circulación por inflamación secundaria. Por lo estenso del tema tendremos una tercera parte en los proximos días, esten atentos a este avance cientifico.

 
 
Publicidad
 

Ver todas los especialistas 

 
 
Publicidad
 
Publicidad
 
 
Enlaces Recomendados:   Prima Electronics | Femar S.A | Almacenes de WAN | Radio WQ | Topacio Fine Arts | Imveresa
Diario Opinión:   Políica Editorial | Código Deontológico | Ley Orgánica de Comunicación | Contactenos
2017 - Diario Opinión - Machala, Ecuador
Diario Opinión, es una edición de TELEDPRES S.A. y es miembro de la SIP
Corporación Quezada - Todos los derechos reservados