Planta: Av. 25 de junio Km 1.5 entrada a Machala
Ag.: Av. 25 de Junio y Ayacucho Esq. (AUTOFRON)
PBX:(593) 072982732 - CEL:(593) 0987227315
Eres el visitante Nº Opinión, como tu página de inicio Siguenos en Edición Impresa
 
Salud | www.diariopinion.com | Imprimir Artículo | Agregar Artículo a Favoritos
 
Vitamina C u Hormona del Estrés (1 parte)
 
 
 

Fecha publicación: 2012-02-03

Fuente/Autor: Por el Dr. LENIN QUINTERO SANCHEZ – Médico de la Clínica A-PRI
 
Durante la grave epidemia de gripe española del año 1918, varias personas de Pensilvania sin acceso a los servicios médicos, solo pudieron recibir las acostumbradas infusiones de una hierba llamada Boneset (arreglahuesos), conocida como Eupatorium perfoliatum.

Esta planta ha sido usada tradicionalmente en los cuadros febriles agudos que cursan con dolores óseos generalizados y es de las más consumidas en el este de los Estados Unidos.

Hoy se sabe que muchas de estas personas sobrevivieron gracias a esta planta, la cual tiene una concentración de vitamina C extremadamente alta. La dosis diaria promedio de cada adulto era de 3 tazas y contenía cerca de 30 gramos de ascorbato.

La dosis puede parecer excesiva pero uno de los principios básicos de la Medicina Ortomolecular es la individualidad bioquímica.
Esto significa que cada sujeto requiere dosis diferentes de nutrientes en lugar de los establecidos fijos.
Los requerimientos diarios que se determinaron hace 50 años para esta vitamina no corresponden a las necesidades reales de los enfermos en la práctica.

Son varios los factores que cambian estos requerimientos; entre ellos están:
1. La edad del individuo.
2. Su hábitos tales como el tabaco y el consumo de alcohol.
3. El sueño, especialmente cuando es provocado artificialmente.
4. Los traumatismos.
5. El umbral de excreción renal.
6. El medio ambiente.
7. El estrés psicológico.

Pero la principal razón de este error ha sido el desconocimiento de las muchas funciones que tiene la vitamina C.
Cuando se fijaron los RDA, solo se tuvo en cuenta su papel anti escorbuto pero se ignoraba su acción como antioxidante y donador de electrones al igual que muchas otras funciones luego descubiertas; siendo la principal es una amplia y poderosa acción anti-estrés general.

Todos los animales excepto el cerdo de Guinea, los murciélagos, algunos primates y el hombre, producen diariamente entre 3 y 11 gramos de vitamina C, es decir unas 80 veces mayor que la dosis diaria establecida para los seres humanos.

La vitamina C se forma en el hígado y el riñón de la mayoría de los animales a partir de la glucosa.
Actúa como donador de electrones o receptor de oxigeno para estabilizar otra molécula como por ejemplo el hierro haciéndolo más soluble y mejorando su absorción.

En los seres humanos se absorbe en el intestino a través de los mismos receptores de la glucosa para entrar a la célula.
Por eso el consumo de dulces o carbohidratos simples disminuye la absorción de vitamina C al competir por estos receptores.

Al ser tan similar a la glucosa y usar sus mismas vías bioquímicas se produce un fenómeno importante.
Cuando necesitamos vitamina C, deseamos comidas dulces por su similaridad estructural. Además porque al comerlos como la naturaleza lo planeó, los únicos dulces serían las frutas las cuales aportan esta vitamina.

La producción de esta vitamina en los organismos está relacionada con el nivel de estrés.
Mientras en condiciones de calma un ratón produce el equivalente de 1.8 a 4 gramos de ácido ascórbico diariamente, bajo estrés produce hasta 15.2 gramos.

Desde el punto de vista bioquímico uno de los componentes fundamentales del estrés es el estado de oxidoreducción alterado en los tejidos. Casi toda enfermedad cursa con esta alteración.

La excreción urinaria de ascorbato disminuye en gran medida bajo estrés a menos que la vitamina C se provea en grandes cantidades.
Por estas razones cuando se usa en las dosis adecuadas esta sustancia altera notablemente el curso de muchas enfermedades.

Muchos notables investigadores han señalado este beneficio. El Dr. Fred Klenner ha sido el pionero en el uso endovenoso de altas dosis de vitamina C. Fred Klenner descubrió que las infecciones virales agudas podrían curarse con ascorbato de sodio intravenoso en las cantidades hasta de 200 gramos diarios.

Irwin Stone destacó el potencial de la vitamina C en el tratamiento de muchas enfermedades, la incapacidad de humanos para sintetizar el ascorbato y el estado resultante de hipoascorbemia.

Linus Pauling revisó la literatura sobre la vitamina C y emprendió la cruzada para divulgar sus usos médicos al público y la profesión médica.

Ewan Cameron junto a Pauling ha mostrado la utilidad de ascorbato en el tratamiento del cáncer.

La Hormona del Estrés Faltante en los Humanos
El ácido ascórbico no tiene el comportamiento bioquímico de una vitamina.
Estas actúan como coenzimas en reacciones en las que no se consumen y se reciclan varias veces por lo que se requieren en dosis del orden de miligramos.
El ascorbato como donador de electrones y escudo antioxidante se necesita en dosis mucho más altas.

Para mantener las concentraciones de ascorbato similares a las de los tejidos de los animales que lo producen, las dosis diarias deberían ser unas 80 veces mayores a las establecidas.

Robert Cathcar
Tanto la producción por el hígado y los riñones, como la tolerancia intestinal del ascorbato están determinadas por el estado de oxidoreducción de los tejidos y los líquidos corporales, o en otras palabras, por el estado de estrés bioquímico.

Por estas razones Stone se oponía a la denominación de vitamina y la llamó la hormona del estrés faltante en los humanos.

La Anascorbemia y el Escorbuto Agudo Inducido
Hoy se sabe que ciertos síntomas están asociados a una falta casi total de vitamina C.

Entre estos están: lasitud, malestar, sangrado de encías, pérdida de dientes, epistaxis, hematomas, hemorragias en cualquier parte del cuerpo, infecciones fáciles, pobre cicatrización de heridas, deterioro de articulaciones, huesos quebradizos y dolorosos y finalmente la muerte.

Se piensa que esta enfermedad sólo ocurre por la falta de aporte de vitamina C, y es cosa del pasado, pero hoy es importante el aumento de los requerimientos debido a muchos problemas metabólicos, infecciosos y tóxicos. Esta última condición es muy común y se llama escorbuto agudo subclínico.

A menudo áreas organismo que no están comprometidas desencadenan la deficiencia relativa, como las adrenales al tener que aumentar la producción de corticoides, o el sistema inmune al producir más anticuerpos.

Las infecciones también son una causa importante debido en parte a que los gérmenes liberan toxinas que destruyen el ascorbato.
En condiciones de hipoascorbemia en las que se presenta agresión por radicales libres.

Estos son algunos de los problemas que pueden presentarse:
Infecciones.
Artritis reumatoidea u otros trastornos del colágeno.
Reacciones alérgicas a medicamentos y alimentos.
Infecciones crónicas como el herpes.
Fiebre reumática.
Escarlatina.
Trastornos de la coagulación.
Ataques cardíacos.
Traumas.
Hemorroides.
Flebitis.
Asma y otras alergias.
Escaras de decúbito.
Varices.
Hernias.
Estrías.
Arrugas.
Desórdenes psiquiátricos.
Senilidad.
Cáncer.

Es difícil de pensar en una enfermedad que no involucre a los radicales libres.

El Ascorbato y la Evolución
Irwin Stone señaló que la mayoría de los animales tiene la capacidad de crear ascorbato. Los primates desarrollados perdieron la habilidad de hacer ascorbato hace aproximadamente 65 millones de años.

Este defecto es debido a la pérdida de un gen para sintetizar la enzima hepática L-gulonolactona oxidasa necesaria para el último en la creación del ascorbato a partir de la glucosa.

Los animales que viven en la tierra con el hocico en las basuras, tomando aguas contaminadas y alimentos en descomposición, tienen una menor tasa de enfermedades que el ser humano porque tienen la protección que necesitan porque sus cuerpos producen ascorbato frente a condiciones de estrés como medio de detoxificación.

Cathcart señala:
“Cuando un organismo que no puede producir radicales libres entra en un huésped, el sistema inmunológico de éste lo fagocita directamente.
Si el organismo invasor tiene la capacidad de crear los suficientes radicales libres para suprimir los mecanismos inmunes del huésped, la inmunidad humoral vienen al rescate con los anticuerpos.
Cuando se suprima la inmunidad celular por los radicales libres, los anticuerpos se activan por esos mismos radicales.
Cuando la inmunidad celular primaria logre hacer su tarea, los anticuerpos no necesitan involucrarse demasiado.
El ascorbato ayuda a los mecanismos inmunes y hace menos probable la sobre producción de anticuerpos y el riesgo de reacciones autoinmunes”.

Habitualmente se prescribe la vitamina C junto con vitamina E, betacaroteno, selenio y N Acetil Cisteína ya que estas moléculas actúan en conjunto como un escudo antioxidante apoyándose unas a otras.

Más información publicaremos en una segunda parte sobre este tema en nuestra proxima sección médica este domingo.

 
 
Publicidad
 

Ver todas los especialistas 

 
 
Publicidad
 
Publicidad
 
 
Enlaces Recomendados:   Prima Electronics | Femar S.A | Almacenes de WAN | Radio WQ | Topacio Fine Arts | Imveresa
Diario Opinión:   Políica Editorial | Código Deontológico | Ley Orgánica de Comunicación | Contactenos
2017 - Diario Opinión - Machala, Ecuador
Diario Opinión, es una edición de TELEDPRES S.A. y es miembro de la SIP
Corporación Quezada - Todos los derechos reservados