Para prevenir las caídas: ¡fuera a los zapatos viejos y los viejos hábitos!


Fecha de Publicación: 2011-12-11

Noticia Vista : 6  Veces.

   

La elección correcta del calzado para uso dentro y fuera de casa puede permitir a los ancianos continuar caminando. Las encuestas revelan que los zapatos viejos y los viejos hábitos pueden contribuir a las caídas que sufren las personas mayores.

Los ancianos que usan zapatos de deporte en la casa son mucho menos proclives a caerse que quienes caminan descalzos, con medias solamente o con pantuflas.
Para salir de la casa, los ancianos generalmente optan por calzado sin cordones, ni correas; pero son los zapatos con cordones o correas los que ofrecen más apoyo.

Las encuestas demuestran que los ancianos generalmente usan zapatos desgastados, que han perdido el amortiguamiento y que hasta tienen pedazos sueltos. Otras personas, en cambio, insisten en usar calzado muy pequeño o estrecho.

Los pies tienden a alargarse con la edad y podría ser necesario usar zapatos más grandes. Los zapatos que no calzan bien o que están desgastados aumentan el riesgo de sufrir caídas y pueden contribuir a problemas de los pies, tales como juanetes, callos y dolor debajo de la base de las articulaciones de los dedos (metatarsalgia).

Existen muchas alternativas de calzado para las personas mayores, entre ellos, el tradicional calzado ortopédico con suela de poliuretano que redistribuye el peso corporal por su suela casi plana y con curvatura hacia arriba en la parte de los dedos.

Existen muchas tendencias nuevas, entre ellas, el calzado con doble suela que redistribuye el peso corporal, los guantes para pies y los zapatos de talón negativo.

Los zapatos ortopédicos con doble suela de poliuretano que redistribuyen el peso corporal tienen una suela con curvatura tanto en los dedos, como en el talón. La suela se parece a una silla mecedora y pueden surtir efecto en gente con fusión de la articulación del tobillo o artritis avanzada del piel o tobillo.
No obstante, los médicos advierten que esta alternativa debe usarse con cuidado porque se requiere un cierto grado de equilibrio que muchos adultos carecen y, por tanto, aumenta el riesgo de sufrir caídas.

Los guantes para pies son iguales a los de las manos e imitan ciertos aspectos de caminar descalzo, pero ofreciendo protección contra objetos punzantes. Inicialmente, estos guantes para pies se crearon para los corredores, pero aumentan en popularidad para uso casual o en casa.

Igual que con el tipo de zapatos antes mencionado, los médicos advierten que las personas mayores tengan cuidado porque el amortiguamiento natural del pie disminuye con la edad y es posible que este tipo de producto aumente el riesgo de sufrir alguna lesión.

Los zapatos con talón negativo tienen el talón más bajo que la parte de los dedos.

En la mayoría de la gente, este diseño de zapato estira el tendón de Aquiles más de lo normal con cada paso, lo que podría derivar en incomodidad y alguna lesión. Los médicos dicen que el riesgo de sufrir lesiones a consecuencia del calzado con talón negativo supera cualquier posible beneficio.

A pesar de que un buen par de zapatos que calce bien no es el único factor para evitar caídas, elegir el calzado correcto definitivamente puede hacer diferencia. Cuidemos de nuestros adultos mayores.


🔊 Escuchar Noticia
🔊 Detener


PUBLICIDAD
IMAGEN DEL DÍA
PUBLICIDAD

Reciba los titulares de Diario Opinión en su e-mail.!

@