Fisioterapia y Osteoporosis


Fecha de Publicación: 2011-10-21

Fuente/Autor: Dra. Clayre Daul de Castro – FISIOTERAPEUTA.

Noticia Vista : 9  Veces.

   

La osteoporosis es una enfermedad de los huesos que se caracteriza por ona pérdida importante de la masa ósea, dando lugar a unos huesos frágiles y quebradizos, por este motivo el enfermo puede sufrir fracturas en cadera, muñeca o vertebras con cierta facilidad.
La causa principal de esta enfermedad es la disminución de los estrógenos en la mujer tras la menopausia o de la testosterona en los hombres, así como la inmovilidad prolongada.

Es una dolencia bastante frecuente, que no suele manifestarse en las primeras fases y a menudo es diagnosticada luego de sufrir alguna fractura.
En la osteoporosis es fundamental la prevención, tanto en los tratamientos médicos que frenen o retrasen los procesos cmo en el tratamiento de físioterapia, que hara más efectiva la medicación.

Para el tratamiento de fisioterapia tendremos que distinguir entre los pacientes diagnosticados de osteoporosis qie no presentan ningún tipo de incapacidad para su vida diaria, de aquellos que tras sufrir alguna fractura presentan un cuadro agudo con gran incapacidad.

Los objetivos generales del tratamiento de físioterapia serán: Aliviar el dolor, disminuir la contractura muscular, prevenir la aparición de deformidades, mantener la movilidad articular, potenciar la musculatura de forma global, mejorar la capacidad respiratoria y mantener una postura correcta.

En las fases agudas de la enfermedad realizaremos ejercicios respiratorios para mantener la capasidad respiratoria, ejercicios de flexibilidad suaves, enseñaremos posturas correctas de pie, sentado, acostado, así como la forma más ergonómica de transportar pesos o realizar tareas de la vida cotidiana sin exponerse a padecer otra fractura, sufrir de contracturas o aumentar el dolor.
Si el fuerte dolor obliga al paciente a permanecer en la cama, realizara un reposo controlado de forma que cada día movilizaremos brazos, piernas y enseñaremos a hacer contracciones muscuIares sin movimiento y muy importante realizar los ejercicios respiratorios.

Despues de la fase aguda aplicaremos: termoterapia, electroterapia analgésica, magnetoterapia, masajes. Es muy recomendable la hidroterapia, ejercicio dentro de la piscina para facilitar la puesta en pie y la marcha, así como todo tipo de ejercicios para mantener la movilidad y la fuerza de los músculos.
También sugerimos realizar movilizaciones activas y pasivas, así como ejercicios para mejorar la marcha y el equilibrio, en paralelas si es necesario y despues con bastones y otras ayudas ortopédicas.

Ejercicio para la prevención y tratamiento de la osteoporosis:
Es necesario que el paciente realice los ejercicios con mucho cuidado y control evitando las rotaciones y los movimientos bruscos.

Ejercicios para la cadera:
De pie, separando las piernas el ancho de tus hombros colócate frente a una mesa extiende los brazos y apóyalos sobre las misma, esto te va ayudar a levantarte.

De pie flexiona las rodillas llevando la cadera hacia atrás y abajo.
Cuando vuelvas, ayúdate a subir haciendo una leve presión en los brazos contra la mesa.
Baja hasta donde puedas siempre controlando el movimiento.
Para mayor seguridad puedes colocar una silla detrás de ti, por si no puedes subir y te quedaras sentado evitando una caída.

Ejercicio para la columna:
Tendido de espaldas, pies contra el suelo, rodillas flexionadas separadas el ancho de tus caderas, manos con palmas hacia abajo al costado del cuerpo.
Eleva la cadera llevando el ombligo hacia el techo cuenta hasta 5 y vuelve a la posición inicial.
También puedes realizar caminatas con el calzado adecuado, ya que el pequeño impacto al realizar los pasos, son una fuente de estímulo para la mineralización del hueso.

Por lo tanto si no existen impedimentos neurológicos u óseos severos, todo el mundo está capacitado para caminar.

BENEFICIOS DE LA CAMINATA.
1. Disminución de la presión arterial.
2. Reducción del colesterol en sangre.
3. Control y reducción del peso corporal.
4. Incremento de la capacidad respiratoria.
5. Aumento de la eficiencia cardiaca.
6. Tonificación de la musculatura y oxigenación de los tejidos.

Los investigadores recomiendan caminar a un ritmo de 100 pasos por minuto, completando 150 minutos semanales divididos en 3 o 5 sesiones semanales.

CONSEJO:
Si persiste el dolor y las molestias, deberá consultar a su médico para realizar previamente un tratamiento.
No se automedique solo un especialista podra recetarle el medicamento apropiado para su tratamiento adecuado, nunca lo olvide, para mayor información Centro de Medicina Física y Rehabilitación, telefono 2930650, Dra. Clayre Daul de Castro.


🔊 Escuchar Noticia
🔊 Detener


PUBLICIDAD
IMAGEN DEL DÍA
PUBLICIDAD

Reciba los titulares de Diario Opinión en su e-mail.!

@