Asma en la infancia



Fecha de Publicación: 2011-09-25

Fuente/Autor: Dr. Walter Iñiguez Escobar PEDIATRA-ALERGIAS

Noticia Vista : 41  Veces.



El asma es la enfermedad crónica más frecuente en la infancia cuyos síntomas pueden manifestarse a lo largo de toda la vida.
Las razones de este aumento de la prevalencia siguen sin estar esclarecidas, aunque se han formulado diversas hipótesis relacionadas especialmente con las modificaciones alimentarias, el aumento de la exposición a los alérgenos en los hogares y la reducción significativa de las infecciones en la infancia.

Hace ya tiempo que se reconoce la importancia del componente familiar del asma los factores genéticos en el desarrollo de la atopia y de las neumopatías sibilantes (corresponden a un sonido silbante y chillón durante la respiración).
La sibilancias respiratorias, característica principal del asma, constituyen un signo físico no específico que se produce por una reducción del flujo de aire que pasa a través de unas vías respiratorias estrechadas.

Los médicos son capaces de reconocer estas diferentes sonoridades, pero no sucede lo mismo en el caso de los padres, ya que, por muy interesados que estén, tienden a interpretar como sibilancias todos los ruidos respiratorios.

La observación realizada hace tiempo de que los episodios de sibilancias que presenta el lactante no persisten en la edad escolar puede dificultar los diagnósticos y pronósticos. Los síntomas de la enfermedad asmática presentan su mayor incidencia en los primeros años de la vida y, en la mayoría de asmáticos que presentan síntomas durante toda su vida, estos ya habían aparecido antes de que cumplieran un año o durante sus primeros años de vida.

Sin embargo, es fundamental diagnosticar el asma en la infancia lo antes posible con el fin de mejorar la calidad de vida, reducir los gastos sanitarios y poner en práctica estrategias de intervención que eviten la posterior aparición de lesiones pulmonares crónicas.

El diagnóstico del asma en los niños de más de 5 años se realiza normalmente mediante un interrogatorio preciso y un examen físico atento, sin necesidad de proceder a ningún otro tipo de examen.
El asma se caracteriza clínicamente por episodios de sibilancia, tos y disnea (sensación o dificultad para respirar) que son desencadenados por las infecciones, la exposición a los alérgenos y/o el ejercicio.
La tos es un síntoma importante, aunque los niños que presenta una s aislada son habitualmente menos atópicos y responden menos a las pruebas de est ulación bronquial.

Dado que el Asma comienza en la infancia a una edad muy temprana, o incluso durante el embarazo, se debe hacer hincapie en la aplicación de estrategias en ciertos medicamentospara su prevención primaria tan precozmente como sea posible.
Sin embargo, para tener resultados satisfactorios, estos medicamentos antiinflamatoriosdeben ser adecuadamente escogidos.

La mayor parte de las recomendaciones coinciden en el uso de esteroides inhalados como primera medida terapeutica y para controlar el asma a largo plazo.
La utilización de los inhaladores para tartar la inflamación de las vias respiratorias durante la primara infancia, es una practica generalmente aceptada.

Varios estudios bien orientados han puesto de manifiesto mejoria en la sintomatología del Asma del Lactante, gracias a la Administración Intrapulmonar de Esteroides mediante NEBULIZACIONES O CAMARAS DE INHALACION.

Con lo que se consigue evitar modificaciones y la aparición de los sintomas a largo plazo de las funciones pulmonares. Para mayor información vea nuestro aviso en está pagina el del Centro Pediatrico de Alergias del Dr. Walter Iñiguez.



PUBLICIDAD
CARICATURA DEL DÍA
PUBLICIDAD

Reciba los titulares de Diario Opinión en su e-mail.!

@