Espejo de Vida, con los ojos del Alma



Fecha de Publicación: 2011-09-09

Fuente/Autor: DR. HOMERO MOROCHO MÉNDEZ.

Noticia Vista : 16  Veces.



En estos últimos días la prensa nacional a destacado en su trabajo diario dos noticias que nos llena de nostalgia y recuerdos. La muerte del Dr. EDUARDO ALCIVAR un eminente médico traumatólogo de la ciudad de Guayaquil que con su trabajo profundamente humano dio salud, ciencia, y sobre todo felicidad a muchas personas y familias que como pacientes fueron atendidos en su clínica. y la trágica muerte de FACUNDO CABRAL Argentino de nacimiento considerado como el hijo predilecto de una gran familia, que es este mundo de seres vivos, fue un poeta, escritor, filósofo, compositor, simplementé cantor del amor, de la fe, de la esperanza de tiempos mejores, de espíritus fortalecidos por el amor, simplemente me siento mejor persona cuando escucho cantar a Cabral.

Por todo esto hoy vivo la vida, la felicidad y un amor profundo a mi familia, amigos lectores de "Con los ojos del alma", permítanme contarles una historia real que a mí me sucedió.

Mi hija en ese momento tenía 12 años cuando la irresponsabilidad de un chofer al volante le atropello, su cuerpo de niña quedo destruido pero no la vida, el SEÑOR no lo permitió, fracturas múltiples de pelvis, su uretra desprendida, piel y músculos de la región sacro lumbar no existían sus restos quedaron en los neumáticos del bus.

Los primeros tratamientos médicos recibieron en el Hospital Teófilo Dávila de Machala, institución en la que me enorgullece de ser su médico tratante y Ginecólogo. Luego continuó su tratamiento en el Hospital Baca Ortiz de Quito.

Mi niña se negó a aceptar esta realidad su cerebro no quería pensar se bloqueo por algún tiempo, le dije no puedes morirte tienes que vivir, entonces converse con mi Dios y me dio dos alternativas a cumplirse; la una mucha fe y confianza en la capacidad médica, y la otra mucho amor. Al año de terapias extremas pudo incorporarse de su lecho.

Un día le dije que su nuevo hermanito iba a nacer, milagrosamente con la ayuda de muletas pudo caminar, tenía 15 años cuando Eduardo Alcivar lo examinó por primera vez y le dijo Gaby te voy dejar muy bella como tú eres y luego de múltiples cirugías y fisioterapias, hoy es una mujer sana, fuerte, Cosmetóloga de profesión y madre de una hermosa niña que es mi nieta.

Gracias Colega y allá en el infinito descanso te acordaras de este caso médico. Facundo Cabral dijo "no perder un solo minuto que no sea el amor porque la vida se acaba pronto".



PUBLICIDAD
CARICATURA DEL DÍA
PUBLICIDAD

Reciba los titulares de Diario Opinión en su e-mail.!

@