“Los genios de la educación no pensaron en los 180 mil jóvenes sin matrícula”


Fecha de Publicación: 2017-08-09

Noticia Vista : 3177  Veces.

   

Un promedio de 10 mil bachilleres aspiran todos los años ingresar a la Universidad Técnica de Machala, para obtener un título de cuarto nivel, pero sólo lo consiguen 1.945, que es el cupo de la institución, explica su director de admisión y nivelación, Liwintong Márquez.

Son miles las historias de quienes no han podido superar las pruebas, de la Secretaría Nacional de Educación Superior Ciencia y Tecnología, para continuar su preparación académica. En otros casos quienes finalmente obtienen un cupo, lo hacen en carreras que no son parte de sus objetivos de vida.

Dejaron sin estudio a 180 mil.

Precisamente a esta realidad nacional se refirió el presidente del país, Lenin Moreno, en una concentración de apoyo a su gestión en Guayaquil, el sábado pasado. “No te pueden negar la educación ni condenar a ser un fracasado en la vida sino apruebas un examen, no te pueden mandar a la casa. Esta bien buscar la excelencia académica, pero los genios de la educación no pensaron en los 180 mil jóvenes sin matrícula en el país, se les está quitando el derecho de tener un futuro”, exclamó.

Testimonios

Una de las tantas historias es la de Keyla O. Ella tenía 17 años cuando se graduó en el colegio Nueve de Octubre. La joven rindió en su momento el Examen Nacional de Educación Superior (ENES), lo aprobó con 720 puntos pero el cupo asignado no correspondía a la carrera que seleccionó como prioritaria: medicina; luego en orden de importancia seleccionó enfermería, ingeniería química, ingeniería en alimentos; y marketing, la carrera que le asignaron.

Keyla, cuenta que en su momento eligió marketing porque peor era no estudiar nada. Sin embargo, después de aceptar el cupo no asistió a clases. “Me di cuenta que no era algo que me apasionaría, y decidí no ingresar a la UTMACH, mi sueño era estudiar algo relacionado a Qui-Bio, que es en lo que me gradúe”.

En este 2017 ella nuevamente intentó pasar la evaluación de la Senescyt, ahora integrada a la Ser Bachiller, donde a pesar de obtener 780 puntos no consiguió una plaza de estudio. Ahora con 21 años sus ánimos de superación continúan y actualmente se prepara en un instituto particular de Guayaquil. Donde viaja todos los fines de semana.

Otro testimonio

Angelina H es de Santa Rosa. Se graduó en el 2011 también con 17 años y para evitar situaciones similares a las de sus compañeros, quienes no podían estudiar por no aprobar la prueba de la Senescyt, viajó al Azuay para ingresar a la Universidad Particular Católica de Cuenca. Sin embargo, por eventos económicos únicamente estuvo un año.

Angelina regresó a su tierra natal, se presentó en dos ocasiones a las evaluaciones y no conseguía cupo a la carrera que estaba entre sus planes seguir: psicología clínica. Ahora con 23 años hizo el tercer intento. Consiguió un cupo pero psicopedagogía.

Los miles de bachilleres ahora tienen una frase que ya se ha convertido en un dicho popular: estudia lo que te salga por que peor es que no te salga nada; así no te guste peor es no ir a la universidad. Por ese motivo terminan seleccionando las cinco carreras al momento de la postulación, aunque no es obligación hacerlo. (OH1)


🔊 Escuchar Noticia
🔊 Detener


PUBLICIDAD
IMAGEN DEL DÍA
PUBLICIDAD

Reciba los titulares de Diario Opinión en su e-mail.!

@