Pintores indígenas



Fecha de Publicación: 2017-07-10

Noticia Vista : 39  Veces.



Andrés Sánchez Gallque y los primeros pintores en la Audiencia de Quito no solo muestran 32 obras que se hicieron en la época de la Audiencia, a mediados del siglo XVI.

Una muestra que ha quedado tatuada en internet y redes sociales es la exposición del Museo de Arte Colonial (Mejía y Cuenca, frente al convento de La Merced) de la Casa de la Cultura Ecuatoriana.

La muestra tiene en su curaduría a la historiadora estadounidense de arte Susan Webster y a Ximena Carcelén, también coordinadora del museo. Junto a Webster estuvo, en la investigación de más de una década, el historiador español y músico Ángel Justo Estebaranz.

Sin embargo, para este hallazgo inédito que resume la muestra que estará hasta el 12 de noviembre se sumaron otros expertos.

Ya no en un esfuerzo conjunto, sino uniendo caminos de investigaciones distintas también encontraron datos de estos pintores desconocidos hasta hace poco. Fueron el historiador español José Gabriel Navarro, la historiadora boliviana Teresa Gisbert y el arquitecto boliviano José de Mesa quienes dieron con el rastro de las primeras obras registradas por Andrés Sánchez Gallque.

Navarro lo vio en 1950 en el Museo de las Américas de Madrid, mientras que Gisbert y de Mesa lo conocieron mientras recorrían el Museo Colonial de Charcas en Sucre, Bolivia.

El cuadro de Andrés Sánchez Gallgue Don Francisco de Arobe y sus Hijos (1555) fue hecho bajo el encargo de la corona española para conocer el avance de la "civilización de los grupo afroindígenas de Esmeraldas", cuenta Ximena Carcelén.

El aporte de Navarro fue registrar a Sánchez Gallque como un artista quiteño de la Audiencia. Mientras los investigadores bolivianos dieron con el dato de que Sánchez Gallque es el primer artista indígena en firmar una obra.

Un hecho omitido con frecuencia en la época y por la cual muchas piezas, incluyendo esculturas y cariátides, son anónimas.

Para constatar la fuente y originalidad de las obras halladas Susan Webster verificó todos los archivos históricos de la ciudad, incluyendo los libros de protocolos notariales existentes.

De ahí que muchos cuadros hechos bajo encargo, por constar con un contrato de compra-venta, ahora pueden ser conocidos con sus autores. Los investigadores y la curadora ven relevante poder verificar, con este tipo de documentos legales, el origen y destino de un testimonio de la Audiencia. Carcelén menciona que, a su criterio, eso dice mucho del interés de los artistas indígenas y mestizos por la lengua española y de apropiarse de procesos legales como los contratos. Es por esos documentos que ahora se puede reconocer a Chiriboga, Montúfar, Lucas Vizuete, Juan de Salinas Vizuete, Bernabé Simón (hermano de Sánchez Gallque, con quien tenían un taller en San Roque) o Angelino Medoro.

La muestra, según la coordinadora del museo, es también una mirada que indaga en las relaciones sociales y artísticas de la época. Pues estos artistas dejaron un precedente para la Escuela Quiteña y todo el movimiento de las Escuelas de Bellas Artes. Mismas que hicieron de Quito la ciudad universitaria y cultural de América del Sur.

Paul Toledo

A la edad de 8 años empezó a realizar sus primeros cuadros en concursos de dibujo y pintura, donde su principal característica son la naturaleza y la gente indígena.

El artista Paúl Toledo, de 23 años, es de Puyo, pero se lo conoce con el seudónimo de Bless. Su arte es el hiperrealismo de rostros de las culturas indígenas del país.

Señala que su seudónimo Bless significa bendición, pero “quiero que seas mil veces feliz”, asevera este joven, que divide su permanencia entre las ciudades de Puyo y Santo Domingo.

“Todo lo que yo he realizado ha sido de forma empírica y desde los 16 años estudié una licenciatura en artes plásticas la cual me ayudó a perfeccionarme en todas las artes”, dice.

Refiere que su mayor inspiración en el mundo del arte fue uno de sus dos hermanos mayores; también tiene una hermana menor. “Solo vi que él hizo un dibujo genial... y yo me inspiré en eso para poder seguir los mismos pasos. Ahora solamente yo realizo obras de arte, ninguno de mi familia siguió esta profesión”, agrega.

Bless indica que sus obras tratan de representar “la felicidad como un proceso de lucha constante, la felicidad como un resultado de la perseverancia, los problemas y las injusticias que vivimos en nuestros pueblos”, reitera

“Mi mayor inspiración para realizar obras de arte, ya sea en la calle o cuadros para galerías, tienen como base la reinserción de nuestros pueblos indígenas, quienes han cambiado sus principios por la vanidad de un mundo que ofrece cambios destructivos”, sostiene.

Todas sus obras las realiza de forma individual. Ha participado en eventos internacionales como el Meeting of Style en Venezuela y en este mes acudirá al Street of Style en Brasil.

Arte

Artistas de Tigua de alta en los Andes ecuatorianos son famosos por sus coloridas pinturas de la vida rural. Su delicioso arte folk, pintado sobre piel de oveja, celebra la vida de la montaña con sus festivales leyendas y tradiciones que datan de siglos .

Tigua es una colección de sudoeste de pequeñas comunidades de Quito. La mayoría de la gente de aquí es la fama que la manada de ovejas y llamas y cultiva papas, cebollas, cebada y otros cultivos en un mosaico de valles y campos escarpados, azotada por el viento. Artistas de Tigua están profundamente ligadas a la tierra. Aunque la mayoría artistas de Tigua ahora viven en las afueras de Quito, muchos regresan periódicamente a sus comunidades para atender sus tierras.

tradicionalmente, el pueblo Kichwa de la región decoradas tambores y máscaras para el uso en coloridos festivales como el Corpus Cristi y Noche Buena. En los principios de los setenta, Olga Fisch, un comerciante de arte de Quito sugirió la idea de la pintura sobre una superficie plana, una piel de oveja extendida sobre un marco de madera. Cambió dramáticamente arte de Tigua. Mientras que el mercado creció para estas pinturas coloridas, más y más hombres y mujeres de la zona comenzaron a pintar. Aunque falta de entrenamiento formal, los artistas de Tigua han visto sus creaciones exhibidas en todo el país y más allá. Pinturas de Tigua ahora ampliamente recogidos y apreciados por su vitalidad y detalle.

Pntura de artistas de Tigua casi exclusivamente en ovejas ocultar. Las pinturas son invariablemente pequeñas, sus dimensiones, limitados por el tamaño de la zalea. En los primeros años de las pinturas de Tigua, mayoría de los artistas también había pintado y decorado de los marcos de las pinturas, aunque ahora es raro encontrar una pintura con marco decorado. También ha habido cambios en el tipo de pintura. No hace mucho, todos los artistas de Tigua pintados con el esmalte barato pinturas por todas partes disponible en Ecuador. Pero ya que estas pinturas fueron encontradas para ser tóxico, muchos han cambiado a aceites o acrílicos.

artistas de Tigua pintan generalmente escenas de la vida comunitaria: los aldeanos arreando ganado, spinning y tejer la lana, cosecha de cultivos y va al mercado o disfrutando de una corrida de toros. Otros temas favoritos son el Cotopaxi, el volcán sagrado, cubierto de nieve, lago de crater Quilatoa con sus escarpadas laderas y el Cóndor, el legendario “Mensajero” de los Andes. Caras en las rocas y montañas reflejan la opinión de Tigua que toda la naturaleza está viva.

Tigua pinturas reflejan aspectos tradicionales de la vida con una perspectiva amplia en lugar de retratos o composiciones abstractas — pueblo o escenas rurales de varias figuras, temas de la comunidad y la naturaleza son típicos.

Los festivales son un tema común. Aunque predominantemente cristiano, los artistas todavía representan los antiguos rituales y festivales de origen antes de la conquista. Festivales más frecuentemente retratados en Tigua pinturas son Corpus Christi (celebrado en junio, una fiesta que une Inca fiestas de la vendimia con el cristianismo medieval), Noche Buena (víspera de Navidad) y Tres Reyes (tres reyes). Y puesto que la música es inseparable de la fiesta, Tigua pinturas típicamente homenaje a músicos y sus instrumentos, flauta, zampoña, tambor y bocina, los cuernos largos de madera quemados en ocasiones especiales. Bailarines, son también un favorito. Se sacude y tejer la música inquietantemente bello, brillantemente disfrazados intérpretes profusamente tallada máscaras de tigres, monos y perros danza por las estrechas calles. En apuro o mala salud, los indios de las tierras altas hacia su chamán para realizar los rituales de limpieza y sanación. Las calaveras, velas, humo, y las plantas medicinales que utilizan los chamanes en sus ceremonias ocupan un lugar destacado en el arte de Tigua. Este género tiende a ser algo sombrío y oscuro, como los chamanes practican sus ritos en la noche.

La creciente popularidad del arte de Tigua-estilo ha generado una nueva serie de pintores, algunos nativos Tiguans, pero muchos de otras partes de Ecuador. Calidad varía enormemente. Mejores pintores venden sus obras a través de tiendas o galerías. Artistas menos conocidos hawk sus pinturas ellos mismos. Usted los encontrará en las ferias de fin de semana y en las calles de Quito y otras ciudades donde se reúnen los turistas. No pocos artistas de Tigua han dado la espalda en el país, olvidando las penurias rurales para las ventajas de la vida urbana con la abundancia de turistas y vendedores de arte. Artistas de Tigua que cortó sus raíces y aún la pintura escenas bucólicas de la vida del pueblo son mal visto por aquellos artistas que aún viven con sus familias en las zonas rurales. Sienten que el suyo es el verdadero arte de Tigua, un arte que expresa sus vínculos con la tierra. Prefieren vender su arte, no a través de galerías o distribuidores, sino directamente.

Los pintores de Tigua han ganado el respeto de marchantes de arte ecuatoriano que una vez que han consultado el les como meros artesanos y sus artesanías de trabajo. Desde mediados de 1990, el arte de Tigua se ha exhibido en la organización de Estados Americanos en Washington DC, el Museo de Hearst de la Universidad de California, el Museo del hombre en la sede de San Diego, California, en París y el Palacio presidencial en Quito. ©.



REINA MUNDIAL DEL BANANO
PUBLICIDAD
IMAGEN DEL DÍA
PUBLICIDAD

Reciba los titulares de Diario Opinión en su e-mail.!

@