Sicarios transmiten en vivo desde hotel antes de matar a una mujer que luchó por sus hijos



Fecha de Publicación: 2017-04-01

Noticia Vista : 1  Veces.



Los presuntos asesinos de una mexicana que durante años fue víctima del martirio sometido por su exesposo, un político del oficialista Partido Revolucionario Institucional (PRI), se dieron el lujo de transmitir en vivo un video a través de las redes sociales, donde relataron cómo se relajaban en un lujoso hotel de la ciudad de Mérida (Yucatán) antes de cometer el crimen, informa la revista Proceso .

El pasado 27 de marzo, Jonathan Mezquita Ávalos y Óscar Miguel López Tobilla transmitieron imágenes junto con bebidas, comida y dinero sobre lo "bien" que lo pasaban con el fruto de sus negocios. Los jóvenes, de 25 y 20 años respectivamente, también hablaban sobre un "paquete” y que cuando terminaran el "encargo" viajarían a otras ciudades del país.

Pocas horas más tarde, Ema Gabriela Molina Canto fue asesinada en la entrada de su casa. Molina estuvo casada con Alberto Martín Medina Sonda, un político del PRI y un alto funcionario durante la administración del exgobernador de Tabasco, Andrés Granier.

La triste historia de Ema

Los sicarios, también oriundos de Tabasco, fueron capturados ese mismo día y la justicia ya les ha imputado los delitos de feminicidio, portación de armas y equipos prohibidos, así como posesión de narcóticos. Los sospechosos permanecerán en prisión preventiva hasta la audiencia que se realizará el próximo 3 de abril.

El asesinato de Ema ha indignado a la sociedad mexicana, porque desde hace varios años fue testigo del calvario al que le sometió su exesposo – actualmente en prisión por corrupción- y la familia de este, quien valiéndose de sus influencias y con la complicidad de autoridades en diferentes estados del país, la torturó física y judicialmente, la encarceló por delitos falsos y raptó a sus propios hijos, señalan medios locales.

Los familiares de Molina han señalado a Medina y sus familiares como autores intelectuales de este crimen. Pero la indignación es mayor porque las autoridades estatales negaron la protección que en el 2014 el Sistema Nacional de Protección a Víctimas mexicano aprobó para Ema y su familia al reconocer el peligro que corrían. Ahora la madre de Ema también ha recibido amenazas de muerte, ya que la custodia de sus tres nietos pasarían a ella.(I)



PUBLICIDAD
CARICATURA DEL DÍA
PUBLICIDAD

Reciba los titulares de Diario Opinión en su e-mail.!

@