"En este momento no siento que estoy en prisión", dijo Michelle Rangel, de 28 años, sentenciada por tráfico de drogas. Ella fue la ganadora del concurso el año pasado. "Mi alma está libre", puntualizó.

Este año, ganó Mayana, una mujer condenada a 45 años por formar parte de una banda de chicas que asaltaba y robaba camiones de carga. Mayana se ha declarado "feliz" tras ganar el concurso: "Vi a mi familia y gané la faja de campeona", ha asegurado.

¿Qué ganó? un ventilador. Para la nueva Miss del penal, es un trofeo muy útil dentro de la prisión porque "hace mucho calor y hay muchos mosquitos".

De las 450 internas que hay en la prisión, unas 150 participar en el concurso. Una ONG y una iglesia evangélica han ayudado en la organización, aportando las ropas y cediendo maquilladoras y peluqueras para el desfile.

" />