MACHALA, VIERNES 14 DE DICIEMBRE DEL 2018

Es un formador de talentos con mucha experiencia

Ricardo “Chicho’ Mora y su aporte al futbol profesional de El Oro

Califique

Contento 21
Me divierte 7
Me Encanta 6
Me Sorprende 21
Me Molesta 17
Me entristece 20

Redacción

    @diariopinion

   lunes 19 de Noviembre del 2018     |        1149

Machala:- El exjugador de fútbol y ahora entrenador y formador de talentos, Ricardo “Chicho” Mora, contó a Diario Opinión su experiencia como jugador y entrenador y sus proyecciones en el fútbol de El Oro.


 

Machala:- El exjugador de fútbol y ahora entrenador y formador de talentos, Ricardo “Chicho” Mora, contó a Diario Opinión su experiencia como jugador y entrenador y sus proyecciones en el fútbol de El Oro.

 

Mis inicios en el fútbol los tuve desde niño; en la escuela, en los recreos, se la pasa jugando con los compañeros y desde ese comienzo, todos los años se hacía campeonatos internos escolares y después se escogía una selección para participar en fiestas, en campeonatos inter escolares, y así puedo decir que esos fueron mis primeros pasos en el fútbol, primero en la escuela y después se fue consolidando mucho más en el colegio donde también se daban torneos internos y se sacaba una selección. 

 

El colegio técnico “8 de Noviembre” participaba en campeonatos de Piñas y a nivel provincial, este centro educativo tenía una buena selección. Así me fui metiendo más en el fútbol, como se dice cogiendo ritmo. Mi meta en ese tiempo era entrenar en el equipo que quería: ser parte de los “juveniles” de Río Amarillo.

 

¿Cómo llegó al Río Amarillo?

Siempre me gustaba ir al estadio para ver como entrenaban, era un campo de juego diferente a la modernidad; en tierra, sin vallas y abierto por los cuatro costados. Lo mejor era ponerse detrás del arco y atrapar los balones.  En mi niñez intuía que tenía condiciones a pesar de mi talla.  En Portovelo era tradicional hacer campeonatos barriales y a temprana edad ya fui tomado en cuenta para participar en el equipo de la barriada.  Los más grandes le pusieron el nombre de “Barcelona” del Mercado, con buenos jugadores como Manuel “Capín” Mora(+), Vicente “Chuchuca” Jara, Luis “Champemo” González, Luis “Panela” Jara, mi hermano Robert Mora, Franco Cueva Mora(+). A mis 12 años ya jugaba con otros de más edad y experiencia que actuaban en otros equipos. Era una alegría estar ahí con ellos. 

 

Desde ese campeonato (1966) ya estuve en la mira de los dirigentes de Río Amarillo. Mi desenvolvimiento en el equipo barrial fue la base o puente para ingresar a los juveniles del club “Río Amarillo”.  El director técnico César “Ronco” Ramírez me daba la oportunidad de entrenar en el segundo tiempo, y así fui cogiendo fuerza y adaptándome con los grandes. Pero, al fin tuve la oportunidad de llegar al Río Amarillo como titular después de años-diría-.  Se enfermó el titular Marcelo Moreno, y me llamaron para que lo reemplace por mis condiciones. Tenía 16 años y ya estaba jugando en el poderoso Río Amarillo.

 

El escritor portoveleño Rodrigo Murillo Carrión, en su libro “Río Amarilla, la pasión de un pueblo minero”(2010), al referirse al medio campo del equipo, señala: “Aquí radicaba toda la chispa, la picardía y la sorpresa de Vicente Jara (Chuchuca), para prender el motor del equipo. Jugaba con los pies, con las manos, la cintura y la boca; protegía la pelota como si fuera propiedad privada, haciendo amagues y gambetas que desconcertaban al rival.  Cuando menos se lo esperaba estaba lanzando un pase hacia el otro extremo de la cancha, creando vacíos que se aprovechaban para llenar de goles el arco rival (…)”; y refiriéndose a mi persona, Murillo dice: 

“El segundo motor, el que empujaba la carga pesada recorriendo toda la cancha durante los 90 minutos, fue Ricardo Mora “Chicho”, un compañero de escuela de este melancólico narrador, que fue bastante odioso y se cargaba demasiado con sus bromas pesadas.  Así aprendería a soportar tanto peso y la responsabilidad de ser el volante de contención del equipo.  Desde niño era vicioso para la pelota, a la que prefirió siempre, porque le abrió los alveolos pulmonares para tener una resistencia digna de toda envidia. No se cansaba nunca  y nadie imaginaba de dónde sacaba tanta potencia, aunque era de “pura pepa”. El orgullo de su padre don Ricardo y el pretexto para evitar las reprimendas de su mujer, doña Gloria Ramírez.  De manera que cuando ella lo esperaba en la madrugada, con los brazos cruzados, muy firmes, amenazándolo con una paliza, don Richard suplicaba clemencia apelando a su hijo: “Hazlo por Chicho” le decía a su furiosa mujer, la que en verdad era un dechado de virtudes y bondad.  Así que Chicho jugaba sendos papeles, dentro de la cancha y dentro de la casa. Su mayor conquista fue la contratación por el Carmen Mora, equipo de primera categoría con sede en Pasaje, que lo llevó a pisar el gramado del estadio Olímpico Atahualpa de Quito. Ha sido profesional de fútbol al ciento por ciento. Ahora labora como preparador de equipos y tuvo su propia escuela de fútbol…(…)”.

 

El campeonato de ascenso del 73

El campeonato de ascenso de 1973 fue una fiesta del fútbol para todos los portovelenses que se unieron con una sola fuerza a las ejecutorias del Club Río Amarillo con gran raigambre popular.

 

En esos años se habían conformado grandes equipos en los cantones de la parte Baja como el Cóndor de Arenillas, Comercial Huaquillas, Zoila Ugarte de Landívar, Carmen Mora de Encalada, Audaz Octubrino, Bonita Banana, Estudiantes Octubrinos, Kléber Franco y Macarsa de Machala, y por supuesto Río Amarillo el único representante de la parte Alta de la Provincia.

 

Si bien ese campeonato de ascenso ganó el Carmen Mora, seguido de Audaz Octubrino, Macarsa y Río Amarillo, sin duda nuestro equipo luchó como los grandes haciendo partidos memorables y épicos que aun recuerdan los portovelenses y orenses de la época, evoca Chicho Mora.

 

Su paso por el club Carmen Mora?

Mi llegada al Carmen Mora de Pasaje se debió en primer lugar a mi buen desempeño en el campeonato de ascenso con Río Amarillo en 1973, lo que me motivó a mí, mi familia y todo Portovelo.

 

A la par que jugaba Club, también trabajaba en el Departamento de Mecánica de la Compañía CIMA, que nos dieron trabajo a los jugadores del Río Amarillo, ya que en esos años no teníamos sueldo del Club, solo jugábamos por amor a la camiseta y creo que tuvimos una buena acogida en el fútbol porque se jugaba con amor y sacrificio y nunca se conoció el egoísmo; fue una familia unida en el deporte y llegamos al cuarto puesto en el ascenso. 

 

Un día saliendo de mi trabajo, ya se había acabado el campeonato de ascenso, pero se seguía entrenando todos los días; cuando no se entrenaba jugábamos índor en el coliseo, y fue la novedad que habían llegado unos dirigentes deportivos a contratar a jugadores del Río Amarillo y se habían ya puesto de acuerdo la hora para reunirse con los dirigentes del Club. Fueron a observar los entrenamientos. Le pedía a Dios que me diera la oportunidad a mí ya que tenía tres meses que me había casado y necesitaba mejorar mis ingresos. Llegaron unos señores con terno, carpetas, radios, periodistas que habían venido de Pasaje y Machala. Ganas de entrenar mucho más, pero la sorpresa fue que en el entrenamiento llegamos a saber que eran dirigentes del recién ascendido “Carmen Mora de Encalada” a la serie “B” del fútbol profesional.  Al terminar el entrenamiento, los dirigentes nos comunicaron que nos reuniríamos en la sede del Club Río Amarillo, y ya dieron los nombres de los jugadores que ellos querían.  Fue una alegría y no sabía si correr de emoción y contarle a mi esposa al saber que habían escogido a tres: Luis “Champemo” González, Celso “Grillo” López y Ricardo “Chicho” Mora.

 

Por la noche nos reunimos con los dirigentes carmelinos para conocer los temas contractuales.  Se nos vendió al Carmen Mora por S/. 45.000 sucres, recibiendo un porcentaje por la venta y de allí cada quien tenía que arreglar su contrato.  Me esforcé para llegar a triunfar como profesional, todo me salió bien y hasta llegué a ser capitán del Carmen Mora, tuve la confianza del director técnico Rodolfo Piazza (argentino).  En ese mismo año 1974 el Círculo de Periodistas Deportivos de El Oro me designó como el “Mejor Futbolista” del campeonato nacional de la serie “B”. Tuve un año maravilloso en lo futbolístico y sobre todo llegar a Pasaje, a esta linda ciudad, que me acogió y donde hice mi vida junto a mi familia y donde aún continúo viviendo.

 

En el Carmen Mora recuerdo que tuve como compañero al arquero Edgar “El Gato” González que posteriormente fue a Barcelona; Pedro “Papi” Perlaza; el chileno Sergio Medel, el peruano Atilio Scate; Duval Altafuya; Fausto “Camión” Correa que fue cedido por El Nacional de Quito, y desde luego a Champemo González y Celso López, compañeros en Río Amarillo.

 

Integró el Audaz Octubrino?

El fútbol tiene cosas buenas y malas y hay que saberlas aprovechar. La llegada a Audaz fue que la dirigencia estaba interesada por mis servicios, esto debido a que había más clubes interesados. Pero entre dirigentes se pusieron de acuerdo. A mí me convenía quedarme en El Oro ya que llegaba a un buen Club como era Audaz, donde jugué y dejé buena impresión, concluyó. El reconocido entrenador espera en algún momento volver a dirigir en el fútbol profesional, debido aque cuenta con carnet como entrenador y su experiencia será un aporte fundamental para cualquier equipo. OE3.

 


🔊 Escuchar Noticia
🔊 Detener

  Archivado en :



¿Quieres recibir estas noticias en tu correo electrónico? Suscríbete a nuestros boletines.






NOTICIAS DE DEPORTES ANTERIORES MÁS DESTACADAS


Se define en Quito...

El Club Sporte Emelec y Liga Deportiva Universitaria de Quito empataron 1x1 en vibrante partido jugado anoche en el estadio Capwell de Guayaquil ante más de 36 mil personas. Los goles marcaron Bryan Angulo a los 45 minutos, Anderson Julio a los 59 puso la igualdad. El título se definirá en Quito el domingo al medio día. ...

Rocío Oliva echó a Diego Maradona de su casa...

Según medios argentinos, la pareja rompe definitivamente porque la argentina tiene otro romance. Pidió al entrenador de los Dorados de Sinaloa, que abandonara la casa donde vivían juntos. ...

Atención Pre-hospitalaria  campeones...

Machala: El equipo de Atención Pre-hospitalaria –APH- quedó campeón del torneo de fulbito organizado por el hospital Teófilo Dávila, al vencer en la final a Emergencia, el último fin de semana en las canchas de la ciudadela Unioro. ...

Gimnastas orenses listos para Binacionales...

Machala:-  Los gimnastas orenses que competirán en los Juegos Binacionales en Zamora Chinchipe, están motivados por el viaje y señalan que lograrán medallas para su provincia. Diario Opinión conversó con ellos antes del viaje. ...

Orense Sub 11 campeón del Proyecto G100        ...

La final debieron definir en penales, donde los bananeros fueron más efectivos ...

Emelec - Liga de Quito, un duelo que define el título...

* El partido se jugará con estadio lleno, las entradas se agotaron dos días antes del partido… ...

  ARRIBA

P