| | Machala, Ecuador |
ultimahora | www.diariopinion.com |
 
El año en que veremos todo mucho más lento
 
El año en que veremos todo mucho más lento
 

Fuente/Autor: hipertextual

 
Desde 2013, los smartphones muestran la vida con mucho más precisión y templanza gracias a la grabación en alta definición de los 120 fotogramas por segundo. Para cualquier momento no es una opción demasiado atractiva, la vida cotidiana es aburrida. Pero a ciertos momentos, pretendidos o no, se les puede dar mucha magia en cámara lenta, y las redes sociales han respondido. Después han ido llegando modos que mostraban la realidad de manera incluso más pausada (240 fotogramas por segundo) sin perder detalle, pero la tendencia en 2017 será multiplicar por cuatro o más.

Recientemente Sony ha presentado un sensor que alcanzaba 1000 fotogramas por segundo. Para ello, la compañía japonesa ha integrado por primera vez en un sensor un chip con memoria RAM dedicada, permitiendo a los terminales grabar a esa tasa en 720p. La era de la cámara superlenta ha llegado, y parece que va a quedarse en la gama alta.

El último rumor del Samsung Galaxy S8, que se confirmará o desmentirá el próximo día 29 de marzo en su presentación en Nueva York, habla de que el terminal será el primero en comercializarse en grabar vídeos en 1000 fotogramas por segundo con su nueva cámara, que permanecerá en 12 megapíxeles.

La solución alternativa y propietaria de Samsung también pasaría por añadir memoria RAM en el sensor para ayudar con el buffering. También hay informaciones que hablan de 8 megapíxeles para la cámara frontal y de 3.7 megapíxeles para el sensor dedicado al escáner de Iris. Si el año pasado fue un autoenfoque impresionante, la capacidad de la cámara superlenta en el Galaxy S8 volvería a poner a la compañía en el lugar de liderazgo en fotografía en que se encuentra desde 2015 con el Samsung Galaxy S6.

Aunque el mercado general presenta terminales que de media se alejan de la gama alta en cuanto a capacidades, la llegada de estos modos de vídeo hará que todo aquel que cuente con un terminal que pueda grabar a esa velocidad llene sus redes sociales, para, como dice el título, ver todo lo que pasa a nuestro alrededor mucho más lento. Será especialmente espectacular en acciones con mucho movimiento, en la que cualquier persona podrá emular lo que el público prácticamente sólo ha visto en grandes eventos deportivos.