| | Machala, Ecuador |
Primera Plana | https://www.diariopinion.com |
 
Piñas: cantón progresista por excelencia
 

Fuente/Autor:

 
Piñas es uno de los cantones más progresistas de El Oro; tanto así que su propia fisonomía ha cambiado a un ritmo vertiginoso en menos de una década. Eso, unido a los cambios positivos que se están dando en los aspectos ecológicos, salubristas, y económicos, ponen a esta jurisdicción como referente de progreso en la provincia.

El cantón Piñas se encuentra ubicado en la zona alta de la provincia de El Oro, en las estribaciones occidentales de la Cordillera de Los Andes, en la hoya de Zaruma. La superficie total es de 571 kilómetros cuadrados.

A escala provincial, Piñas ocupa el equivalente al 9.84 por ciento de la superficie total de El Oro; la cabecera cantonal tiene una superficie de 105 kilómetros cuadrados y cubre el 18,39 por ciento de la totalidad del territorio cantonal.

Los límites cantorales son: al Norte con los cantones Atahualpa y Santa Rosa; al Sur con la provincia de Loja, al Este por los cantones Portovelo y Zaruma y por el Oeste con los cantones Balsas, Marcabelí y Arenillas.

La ciudad de Piñas es la capital cantonal y las parroquias rurales son: Capiro, La Bocana, San Roque, Saracay, Moromoro y Piedras. El alcalde es el administrador jurisdiccional, pero cada parroquia cuenta con su propia Junta.

Piñas tiene un clima primaveral la mayor parte del año; sin embargo se puede diferenciar una época lluviosa y otra seca. La temperatura en la temporada fría puede llegar hasta los 16 grados y en la temporada calurosa hasta los 32 grados en las zonas más bajas del cantón.

El mes con más lluvias es febrero con precipitaciones promedio de 543,5 milímetros, pero durante el estío de agosto, la caída de lluvia es mínima y no sobrepasa los 0,5 milímetros cúbicos.

El cantón es famoso por su neblina; especialmente la que se forma un poco antes de llegar a la cabecera cantonal, entre la reserva Buenaventura y la Urna de la Virgen. En esa zona está situado el bosque húmedo que atrae nubosidad que se condensa a mediana altura. Los meses de enero y febrero on los más propensos a la neblina y agosto el menos favorable para ese fenómeno.

Hidrografía y morfología

Las principales cuencas hidrográficas del cantón son: río Piñas y río Moromoro; ambos son tributarios de la cuenca alta del río Puyango; mientras que el río Naranjos, es tributario del río Arenillas que sirve como fuente de abastecimiento en el embalse Tahuín

Pero además y como límites cantorales están los ríos Calera, Amarillo y Pindo. También hay algunos manantiales, entre los principales se puede anotar a: La Arada, Piñas Grande, Loma Larga, Las Chontas, Matalanga, y Granada.

Estando gran parte de su territorio en tierras altas, la geomorfología de Piñas es bastante accidentada y se caracteriza por tener montañas de gran altura como las de Capiro y Monos, cuyas elevaciones van desde los 350 a los 1.300 metros sobre el nivel del mar; la cabecera cantonal está a 980 metros.

El elemento geológico-estructural más importante de la región constituye la falla Piñas-Portovelo, que divide a la zona en dos áreas geológicamente diferentes: El norte constituido por rocas volcánicas y el sur con predominio de rocas metamórficas.

El uso del suelo esta determinado por las diferentes actividades agro productivas que se desarrollan que en el cantón. De acuerdo con el Ministerio de Agricultura, Ganadería Pesca y Acuacultura –MAGAP-, 216.18 hectáreas son para el cultivo del café, la caña de azúcar, maíz, maní, arroz y fréjol.

La ganadería utiliza 263.46 hectáreas para sus criaderos y cuenta con excelentes pastizales que favorecen la cría de reses.

Historia del Cantón Piñas

Hay varias versiones sobre la fundación de Piñas, pero se puede tener un referente en aquella que sostiene que fue el español Juan de Loayza, quien había venido a estos lugares, y se estableció definitivamente en la zona con su familia, dándole el nombre de Piñas a este reducto, para perpetuar el nombre del pueblo de donde había nacido.

Unos sostienen que Loayza fue oriundo del anejo Las Piñas, de la provincia de Cádiz, región de Andalucía, en España. Otros suponen que el referido español fue nativo de Piñas, pequeña ciudad perteneciente a la provincia de Pontevedra, en la región de Galicia.

Como sea, los antiguos habitantes aseguraban que el primer pueblo de Piñas, fundado por el bachiller Juan de Loayza, estuvo ubicado hacia el norte de la actual ciudad, sobre la parte superior de la actual carretera asfaltada hasta el camino de herradura que conduce desde a los barrios de Calera Grande, Calera Chica, Ayapamba y otros caseríos.

En 1822, Piñas se encuentra constituida como barrio de la parroquia Paccha, junto con Buza, Calera y Piedra Blanca. En 1845 Piñas solicita a la Villa de Zaruma su erección a la categoría de Parroquia Civil.

El 21 de Octubre de 1846 el añejo de Las Piñas se eleva a la categoría de viceparroquia, integrada por el barrio Calera. En 1862 los vecinos de la viceparroquia de Piñas, solicitan e insisten ante el consejo de Zaruma, la creación de la Parroquia Piñas.

El consejo zarumeño negó en principio la petición, pero el 17 de Julio de 1862 es elevada a la categoría de parroquia civil con el nombre de Merced de las Piñas; teniendo como barrios a Capiro, La Cría, Piedra Blanca, Calera, Chilchil, Piñas y Moromoro.

La Parroquia se organiza legalmente con esta categoría en 1869 conforme consta en la ley de división territorial del 30 de Agosto, perteneciente al cantón Zaruma provincia de Loja.

En 1870, el sacerdote Francisco Hidalgo, consiguió que Piñas tuviera su propia identidad parroquial dejando de lado su pertenencia a Paccha. En 1895 tuvo una corta vida como cantón, llamado Independencia.

Años más tarde, en 1926 durante el gobierno de Isidro Ayora Cueva, se actualizan las gestiones para convertir a Piñas en cantón y concurrió a Quito Juan María Loayza llevando consigo los respectivos documentos y solicitó al gobierno provisional la cantonización.

En 1928, la Asamblea Nacional acogió el pedido y se lo aprueba en dos sesiones pero no se llegó a dar, pues la tercera y definitiva discusión, no se efectuó por que la Asamblea se clausuró.

También hubo otro intento en 1929, pero se pensó en llamar Córdova al nuevo cantón que tendría como parroquias a Pedro Carbo y La Florida, que corresponden a las actuales Moromoro y Capiro, lamentablemente este nuevo proyecto tampoco se realizó.

Ya en 1940, un 6 de noviembre, el Congreso Nacional aprobó la creación del cantón y el 8 del mismo mes, el Presidente de la República firmó el ejecútese. Así, Piñas se convirtió en el quinto cantón -de esa época- en El Oro.

Todo el cantón es turístico, pues sus paisajes invitan al deleite de quienes llegan a esos parajes en busca de paz y descanso. De todas maneras hay que referirse a sitios específicos como por ejemplo los siguientes:

Ubicado en las calles Sucre y Olmedo, tiene 1 hectárea en donde se pueden observar todas los tipos principales de orquídeas que se pueden encontrar en la región. Además contiene una variedad de bromelias y heliconias. Para ingresar al sitio se debe pagar un precio módico y se cuenta con guía especializada.

Decorado con bellas plantas de verdes y floridos jardines, muy perfumados y exóticos, está rodeado de un paisaje arquitectónico muy singular. Por el norte se pueden ver varias casas de principios del siglo pasado, al Este se encuentra el edifico del Gobierno Municipal; al Sur existen varios edificios modernos y al Oeste se alza majestuosa, la iglesia de la ciudad.

El Pata Grande

Un sendero de árboles nativos se puede apreciar en la ladera conocida como Pata Grande o Cerro de Cristo que se erige como guardián de la ciudad. En esta elevación se encuentra el Vía Crucis con sus respectivas estaciones que los fieles visitan cada Semana Santa.

Pero el Pata Grande también es el mirador de la ciudad. En la cima está una gran cruz y una capilla; desde allí se puede otear el horizonte y ver abajo a la cabecera cantonal. Los meses de verano son los mejores para visitar el sitio ya sea en el día o en la noche.

Reserva Jocotoco Buenaventura

Esta reserva natural de 1.500 hectáreas está localizada a 7 kilómetros al Oeste de Piñas y es el principal destino para los observadores de pájaros debido en gran medida al perico indígena de El Oro, el cual fue descubierto en el área a finales de 1980.

Un espectáculo aparte lo brindan los colibríes que pueden observarse muy de cerca en los bebederos que se han colgado ex profeso para que estas aves se acerquen a ellos y así los visitantes puedan contemplarlos.

Estas aves se han acostumbrado a la presencia de personas y no les temen, pero son muy ariscos y es preferible mirarlos sin hacer ruido ni intentar tocarlos para no asustarlos. La entrada a ese sendero tiene un valor simbólico.

Piñas es un cantón privilegiado porque en él existen infinidad de balnearios naturales hasta los que se puede llegar en carro y que están al paso en la carretera. Para llegare a otros, hay que seguir estrechos senderos o bien cruzar la espesura, pero siempre habrá un buen afluente en donde refrescarse.

Aparte se encuentran los centros turísticos privados que cuentan con piscinas y toboganes; pistas de baile y comedores. En ellos se puede disfrutar pagando precios cómodos y están abiertos al público casi todo el año.