Los cuatros pescadores asesinados serán sepuntados en Tenguel


Fecha de Publicación: 2017-12-03

Noticia Vista : 26  Veces.

   

Sentada en una silla de plástico, se encontraba Janeth Eredera, viuda de don Vicente Panchana, el recolector de concha que murió a tiros junto a su hijo Steven, y sus sobrinos César Panchana, Carlos Campusano.

Ayer a las 13:00, la familia de los fallecidos, seguía esperando los cuerpos, pues aún se encontraban en el Centro Forense realizándole las autopsias correspondientes.

En la casa todo estaba preparado para recibir a los cuatro féretros. Carpas, sillas y una pequeña sala arreglada con velas y fotografías de los cuatro asesinados. El ambiente era de dolor entre los adultos, mientras que los más pequeños aún no podían comprenderlo que estaba sucediendo.

En el barrio Las Brisas del Mar, del cantón Balao, provincia del Guayas, todo era hermetismo, pues la familia no quería recordar lo sucedido. Sin embargo doña Eredera, acongojada contó que su esposo salió con los chicos a las 11:00 del día jueves 30 de noviembre.

Zarparon en su pequeña embarcación de madera desde el muelle de Balao, con destino al sitio La Puntilla del cantón El Guabo, provincia de El Oro.

“Mi marido tiene 45 años y todo su vida se ha dedicado a la pesca, no tenía otra profesión que no sea el mar”, dijo la viuda con voz entrecortada.

La última llamada telefónica que tuvo con su esposo Vicente fue a las 08:00 del día viernes 1 de diciembre, cuatro horas antes de su asesinato. Mientras conversaba de cómo le había ido en la pesca, le informó que estaba esperando que suba la marea para salir hasta el puerto de Balao.

“Yo le dije a él (Vicente) que a qué hora venía, me dijo que ya estaba por salir. Yo quería que venga pronto porque a la 13:00 tenía que ir a una reunión en la escuela, pero a esa hora no recibí la llamada de él, sino de un familiar, diciendo que todos estaban muertos”, recordó la mujer.

Dijo que Vicente nunca tuvo problemas con nadie y no tenía conocimiento si en los últimos días fue amenazado.

Según un informe policial, los cuatro occisos no tenían antecedentes penales. La Dirección Nacional de Delitos Contra la Vida, Muerte y Extorsión (Dinased), junto a la Marina de Puerto Bolívar se entras realizando las investigaciones del caso.

Extraoficialmente se conoce que se trataría de un ajuste de cuentas en el mar, aunque esta información está en investigación por parte de la Policía Nacional.

Sepelio será en Tenguel

Se conoció que los occisos serán trasladados el día de hoy 3 de diciembre hasta el cementerio general de la parroquia Tenguel del cantón Guayaquil, donde serán sepultados en cuatro nichos que están juntos.

Ayer, los alumnos del colegio Técnico Balao, donde estudiaba César, acudieron hasta la casa de velación, allí la esposa, quien también estudia en el mismo curso esperaba impaciente el cuerpo de su amado. Uno a uno de los 35 alumnos, entraban a la sala donde se levantó una pequeña capilla ardiente.

Hechos

Y es que el último viernes una mujer gritaba en la orilla del estero de la parroquia Tendales, del cantón El Guabo, al ver a su hijo, esposo y dos sobrinos, apilados en una pequeña embarcación de madera, con varios impactos de bala en sus cuerpos.

Los fallecidos salieron desde su natal Balao (Guayas) con destino a recolectar conchas en el sitio La Puntilla, del cantón El Guabo, pero encontraron la muerte.

Alrededor de las 13:00 del viernes fueron encontrados apilados en la embarcación ‘Tres Reyes’ y con varios orificios de bala.

Leonor Pionce, dijo que un familiar de los fallecidos salió a buscarlos y se llevó la escena de verlos sin vida. Inmediatamente llamaron al ECU 911 para que intervenga los guardacostas de la Marina de Puerto Bolívar.

Los cuerpos fueron remolcados, en la misma embarcación donde fueron acribillados, hasta el muelle de la parroquia Tendales, donde los esperaba la Policía Nacional para realizar el respectivo procedimiento.

Pionce, quien vive en Bajo Alto, reconoció a su esposo Vicente Panchana, su hijo Steven, y sus sobrinos César Panchana, Carlos Camposano, quienes son hermanos por parte de madre.

Presumen venganza

Debido a la violencia con la que murieron y de no haberse llevado nada de valor en la embarcación, los familiares presumen que fue una venganza.

Se presume que fue una venganza en el mar, debido a que no había huellas de robo. El motor fuera de borda estaba en su lugar. (OF4)


🔊 Escuchar Noticia
🔊 Detener


PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Reciba los titulares de Diario Opinión en su e-mail.!

@