MACHALA, LUNES 22 DE JULIO DEL 2019

¿Se puede mejorar la democracia?

Contento 19
Me divierte 21
Me Encanta 25
Me Sorprende 14
Me Molesta 19
Me entristece 8

Redacción

    @diariopinion

   miÉrcoles 15 de Mayo del 2019     |        1128

¿Puede haber una manera mejor de ejercer la democracia que la que tenemos actualmente en muchas partes del mundo?

Parece ser que hasta ahora la democracia es el sistema de gobierno que mejor responde a los anhelos de justicia, equidad y participación que los seres humanos esperamos de un régimen.

Queremos que el Gobierno tenga en cuenta las aspiraciones de todos, que no sea despótico. Delegamos en su accionar la economía, seguridad, salud, educación, la obra vial, el cuidado de la naturaleza, todo lo que siendo bienes comunes tiene que ver con todos los que habitamos en su territorio.

Y para eso hemos inventado diferentes formas de elecciones que aseguren el respeto a la voluntad popular y el funcionamiento de las instituciones.

Pero una corriente de descrédito y desazón recorre a la ciudadanía. Financiar los partidos se ha convertido en un negocio que hipoteca la contratación de futuros contratos para los financistas y estos se convierten en actores fundamentales del quehacer político; elegimos en función de sus empresas y no por el bienestar colectivo.

Los robos y actos de corrupción de autoridades y funcionarios, en casi todos los estratos de las diferentes instituciones del Estado, sumergen en el desprestigio a los políticos y las instituciones que representan.

Y eso es grave. Grave para la democracia, porque es el caldo de cultivo para todos los extremismos.

Una de las aspiraciones ciudadanas es poder participar más en las decisiones que tienen que ver con todos. En nuestro país se creó el Consejo de Participación Ciudadana, que tiene solo de nombre la participación. Porque nació mal. La participación ciudadana no depende del Estado, siempre debe darse, porque es la contraparte del Gobierno, su espejo, su aporte, su veeduría. Su poder reside en su credibilidad y en ser portavoz de las inquietudes y demandas ciudadanas.

Escuché con atención a César Hidalgo en las conferencias TED de abril del 2018. Él plantea una novedosa manera de posible participación ciudadana. En la época de los cambios tecnológicos, quizás se podría encontrar la manera de que los ciudadanos participen activamente utilizando la tecnología y frenando la corrupción. Hidalgo dice:

“En principio, la democracia es la capacidad de las personas de ejercer el poder. Pero en la práctica, tenemos que delegar ese poder a un representante que pueda ejercer ese poder en nuestro nombre. Ese representante es un cuello de botella o un punto débil.

Pero hay decisiones legislativas, y estas decisiones legislativas requieren comunicación entre las personas que tienen distintos puntos de vista, debate, deliberación.

Y surge la idea de combinar la democracia directa con agentes de software. Imaginen, por un segundo, un mundo donde, en vez de tener un representante que los represente a ustedes y a millones de otras personas, pueden tener un representante que solo los represente a ustedes con sus opiniones políticas diferentes, esa rara combinación de libertario y liberal y tal vez un poco conservador en algunos asuntos, y muy progresista en otros. Eso puede suceder si están dispuestos a abandonar la idea de que ese representante sea un humano. Si ese representante es un agente de software, podríamos tener una asamblea que tenga tantos asambleístas como ciudadanos”.

Puede parecer una idea descabellada, pero tal como progresa el mundo, quizás hay una posibilidad que explorar para hacer la democracia más real, más inclusiva y más eficaz. (O)


  Fuente :  

Nelsa Curbelo


  ARRIBA

P