MACHALA, SÁBADO 20 DE ABRIL DEL 2019

La edad de jubilación

Contento 25
Me divierte 6
Me Encanta 6
Me Sorprende 3
Me Molesta 9
Me entristece 25

Redacción

    @diariopinion

   martes 16 de Abril del 2019     |        544

La jubilación es un camino que realiza un funcionario o trabajador activo, ya sea por su propia voluntad, por enfermedad crónica o grave y también por incapacidad cuando pasa a una situación pasiva o de inactividad laboral; se le reconoce una prestación económica que suele consistir en una renta mensual como compensación de su pérdida de ingresos que se deriva del cese laboral.

En la mayoría de los países, para acceder a una jubilación es necesario cumplir requisitos de la edad entre los 60 y 65 años, con un límite de 30 años de aportaciones e imposiciones de acuerdo a lo que estipulan las leyes.

Actualmente, en muchos países se ha incrementado la jubilación hasta 68 años para los hombres y 65 años para las mujeres, esto se debe al incremento de la expectativa de vida y la disminución de la tasa de fecundidad, que ha generado un reajuste en el presupuesto de los sistemas de pensiones en los seguros sanitarios.

En el Ecuador se debate el incremento de la edad para acceder a la jubilación. El presidente del Consejo Directivo del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS), Paúl Granda, señaló que uno de los temas que debe ser debatido dentro del Acuerdo Nacional por la Seguridad Social y que es iniciativa del actual gobierno es la edad de jubilación.

Manifiesta Granda que la esperanza de vida de un ecuatoriano hoy en día es de 80 años en el hombre y de 83 años en la mujer, y que se debe de incrementar el tiempo de contribución de un afiliado para precautelar la pensión jubilar; esta propuesta fue rechazada por los trabajadores, organizaciones sociales y populares, quienes solicitaron la inclusión en debates a futuro.

En países desarrollados, muchos jubilados dedican su tiempo a recorrer el mundo, otros se cambian por situación de salud a vivir en países tropicales como el nuestro huyendo del frío glacial, algunos optan por seguir trabajando sea medio tiempo o parcial para mantenerse activos pero, a la vez, sin tener horario completo ni exigencias laborales. A nivel profesional trabajan en asesoramiento de acuerdo a sus conocimientos y experiencias, generalmente son los adultos menores a 70 años.

En nuestro país la situación social es distinta, la mayoría de ellos deben de contribuir para la canasta familiar e inclusive muchos utilizan su pensión para sus gastos médicos y servicios sanitarios especializados o colaborar en educación de sus nietos.

Debe el Gobierno, antes de pedir un incremento a los años de jubilación, velar por la calidad de vida de la población que entra a una tercera edad, que como dice Maurice Chevalier: “Una vejez cómoda es la recompensa de una juventud bien empleada”. (O)

 


  Fuente :  

Elizabeth Benites Estupiñán 


  ARRIBA

P