MACHALA, JUEVES 9 DE JULIO DEL 2020

LA RAZON DE NEGATIVA EN UN ACTO REGISTRAL

Contento 18
Me divierte 7
Me Encanta 2
Me Sorprende 10
Me Molesta 15
Me entristece 25

Redacción

    @diariopinion

   martes 29 de Enero del 2019     |        810

La inscripción de un acto  o contrato se lo realiza ante el Registro de la Propiedad de la respectiva jurisdicción con la finalidad de cumplir tres objetivos:

1.-  Servir de medio de tradición del dominio.

2.-  Dar publicidad a los actos y contratos; y,

3.-  Garantizar la autenticidad, seguridad de los títulos, instrumentos y documentos que deben registrarse.

 

El artículo 11 de la Ley de Registro determina cuáles son las atribuciones del Registrador, así como los actos a inscribir ; y en qué casos debe negarse, entendiéndose que la ley establece además de los requisitos legales, otras normas como, resoluciones, ordenanzas priorizando el artículo 82 de la Constitución de la República del Ecuador, relacionado con la seguridad jurídica.

 

En el caso de que no se proceda con la inscripción por situaciones de forma o de fondo, existen dos caminos:

 

1.- La Nota Devolutiva, amparado en la Resolución Nro. 010-NG-DINARDAP-2017, faculta al Registrador devolver un titulo, un instrumento o un documento para que sea subsanado por errores de forma, para lo cual se ingresa la documentación con el número de orden y repertorio, quedando de esta manera anotado en el Libro correspondiente. El usuario tiene dos meses para subsanar los defectos, de hacerlo queda inscrito el acto al cual solo hay que agregarle el número de inscripción, caso contrario caduca el acto y si lo corrige posteriormente a los dos meses puede ingresarlo   cancelando nuevamente el acto.  Anteriormente a  la resolución en mención se devolvía la documentación con una nota en un papel, sin dejarse constancia en el sistema ni en los archivos, o se utilizaba una llamada de teléfono para que ingrese documentación faltante o subsane algún error, hoy la Resolución obliga a ingresar la documentación y crear un número de repertorio, el cual queda reservado hasta dos meses en que el documento vuelva a ingresar sin costo alguno y darle el número de inscripción a la fecha del reingreso.

 

2.-  La Resolución de Negativa, se encuentra estipulada en el artículo 11 de la Ley de Registro, para el efecto se ingresa el número de orden y se crea automáticamente el repertorio, se emite la resolución de forma fundamentada, motivada y cumpliendo el debido proceso, especialmente se expone las razones para la negativa de inscripción, para lo cual tiene dos meses, cuando nos referimos a meses son plazos de acuerdo al Código Orgánico Administrativo.

 

De creerlo necesario el usuario puede concurrir a subsanar el defecto en la vía administrativa o judicial, si decide la última vía, presenta un escrito adjuntando la Razón de Negativa ante un Juez de La Unidad Judicial Civil o Multicompetente, a través del procedimiento voluntario o Sumario. No hay un criterio solido  de cuál debe ser la vía correcta, puesto que al haber una Razón de Negativa el acto deja de ser voluntario y al convertirse controversial para este caso, debería seguirse el tramite sumario.

 

Con el Código de Procedimiento Civil la Razón de Negativa se tramitaba por medio de una petición al señor Juez y este a su vez notificaba al Registrador de la Propiedad y resolvía en base a los autos, bien aceptando  o ratificando lo manifestado por el Registrador en la Razón de Negativa, si era contrario a los intereses del solicitante, este apelaba la sentencia del Juez.  Si ordena la inscripción no es susceptible de recurso.

 

Hoy el COGEP, obliga que las demandas se resuelvan en audiencia.

 

Tanto la Nota Devolutiva como la Razón de Negativa, nos permite subsanar a tiempo los errores que  a veces por cuestión de tipeo o incongruencias se transcriben y agregan en un documento escritural. Lo negativo es que por cuestiones de carga laboral estos casos muchas de las veces demoran hasta más de ocho meses sin obtener una respuesta, lo que acarrea un perjuicio al contribuyente que se encuentra en la incertidumbre hasta que el señor Juez o Jueza resuelva lo que en derecho proceda.

 

En síntesis los registradores de la propiedad cumplen con la función de inscribir o negar un acto, que puede ser subsanado en la vía administrativa o judicial, para lo cual está obligado el Registrador a cumplir el mandato bajo prevenciones de Ley, siempre que no se violen derechos, ni causen perjuicios a terceros y la Resolución  de autoridad competente este enmarcada en la Constitución.  (O)

 

 

 


 


  Fuente :  

César E. Sánchez Guerrero


  ARRIBA

P