MACHALA, DOMINGO 9 DE DICIEMBRE DEL 2018

30S: referencias importantes

Contento 22
Me divierte 1
Me Encanta 16
Me Sorprende 12
Me Molesta 15
Me entristece 6

   domingo 23 de Septiembre del 2018     |        792

El pedido realizado por la Comisión Nacional Anticorrupción a la Fiscalía General de investigar y determinar si Rafael Correa Delgado, en funciones de presidente del Ecuador, fue autor de crímenes de lesa humanidad, tendría singular apoyo en las indagaciones sobre el acribillamiento del policía Froilán Jiménez y la demanda del colectivo del 30S, al Consejo de la Judicatura, de investigar a 65 fiscales y a 155 jueces que les “procesaron injustamente”.

En el caso Jiménez su abogado sostiene que un informe del Comando Conjunto dice que Correa dispuso al entonces ministro de defensa, Javier Ponce, realice su “rescate”; hay el oficio No.SUF.2010-0524-OF.-Quito, 01 de junio de 2011, relacionado a la Operación militar del 30S y el informe de efectivos del GIR al Inspector General de Policía de 2 de diciembre de 2010, en los que no se mencionaría  “secuestro” a Correa.

Del colectivo, decenas de casos han sido revertidos, referencias contrarias a la visión correista sobre el 30S, como el decreto 488 firmado, a las 13:21 de ese día, electrónicamente por Correa, que declaró el “estado de excepción en todo el territorio nacional, en razón de que algunos integrantes de la Policía Nacional han distorsionado severamente o abandonado su misión de policías nacionales y por ende sus deberes consagrados en la Constitución y la Ley, …”, que demostraría que el presidente no estuvo secuestrado, sino ejerciendo sus funciones específicas. La declaratoria de “estado de excepción” no fue por “intento de golpe de Estado”.

La teoría del “secuestro” luce débil.  Quizá Correa se internó en el hospital policial porque requería “administrárseme oxígeno y desinflamantes para mi rodilla y ante la imposibilidad de salir del hospital, se me trasladó por parte de mi seguridad y personal del hospital hasta el lugar que consideraban más seguro, esto es a una habitación del tercer piso del edificio”.

Es decir, en la casa de salud Correa estuvo flanqueado por personal de su seguridad y del hospital, que no indican “secuestro”, su vida no corría peligro, no existían visos de intento de muerte violenta a un jefe de Estado, que es el magnicidio.

El intento de golpe de Estado también sería ficticio, porque ocho años después del suceso sus sostenedores no han presentado indicios de liderazgos político y militar relacionados; al contrario, existe pronunciamiento de subordinación del alto mando militar al poder civil en ese día: “Las FF.AA. son una institución subordinada al interés nacional y a la autoridad legal, legítimamente constituida, como es el Presidente de la República”.

La sustanciación de la denuncia de la Comisión determinará razones  por las cuales Correa habría dispuesto el operativo que causó zozobra en pacientes de casas de salud y población civil y víctimas mortales, o determinar si el 30S fue cortina presidencial para hacer suya la máxima del líder fascista Benito Mussolini: “Todo en el Estado; nada fuera del Estado, nada contra el Estado”, a cualquier precio, y asumir el control de todas las Funciones del Estado. Ante precedentes amnésicos del expresidente y sus adláteres, el uso del polígrafo de la verdad luce imperativa herramienta fiscal.


  ARRIBA

P