MACHALA, VIERNES 21 DE SEPTIEMBRE DEL 2018

TODO PLANIFICADO PARA EL ASALTO

Contento 20
Me divierte 16
Me Encanta 4
Me Sorprende 15
Me Molesta 10
Me entristece 26

Redacción

    @diariopinion

   miÉrcoles 12 de Septiembre del 2018     |        927

La criminalidad, el asalto, el robo exprés, el narcotráfico, la delincuencia, la corrupción con todas sus derivaciones,  intuíamos que eran ilegalidades exclusivas de personas o  colectivos de extractos socio-económicos marginales. El  periodo comprendido 2007-2017, década gobernada por el ex Rafael Correa Delgado, confirma que no sólo en el conglomerado marginal  emerge esa clase de pillería.  Silenciosa y camufladamente, hace once años, irrumpe en el panorama político  un grupo de intelectualoides  autocalificados de  izquierda  revolucionaria. Su calificación certera  es  “ una gavilla de buitres” que aprovechando la coyuntura político-social de aquella época lograron tomar los poderes y crear el camino para asaltar recursos del Estado.

 El comportamiento político del  anterior gobierno, se enmarca exactamente en la definición de “Organización delincuencial” sobre lo cual  encontré en  la literatura esta definición “Necesariamente  implica un programa de actuación con cierta permanencia y estructura jerárquica que a su vez permita la distribución de tareas a realizar mediante el reparto de papeles. Como tal la Organización es propiamente un sistema antijurídico, un sistema social en el que las relaciones entre los elementos del sistema se hallan Funcionalmente organizadas para obtener fines delictivos; tiene una dimensión institucional independiente”. Oportuno resulta  analizarla  línea por línea.

En su primera parte: “Que implica un programa de actuación con cierta permanencia” claro si el proyecto delincuencial debió proyectarse para 300 años, ya que estos revolucionarios se consideraban  iluminados para ellos resultaron  escasos diez años para gobernar, empero,  suficiente para embolsicarse  el dinero del pueblo.

“Estructura jerárquica que a su vez permita la distribución de tareas a realizar mediante el reparto de papeles”: Es verdad, pues,  el cobarde expresidente

huido en  Bélgica, como su caporal mayor y jefe de la Banda, fue acolitado por su  exvicepresidente y exministros en  negociados  con fines a festinar   millonarios contratos públicos.

En cuanto a “Que la organización es propiamente un sistema antijurídico”: No.   La organización de buitres  en este entramado tiene su legitimidad, lastimosamente,  fue avalada mediante el voto popular ¡cuidado! el pueblo no se equivocó, fuimos engañados por estos expertos  del siglo XXI  que resultaron (¿?)

“Un sistema social cuyas relaciones se hallan funcionalmente organizadas para obtener fines delictivos” realmente, así se  evidencian los hechos.   Autoridades  de ese entonces, llamadas a combatir y sancionar  a fascinerosos, por el contrario,  se convirtieron  en  protectores  permitiendo  silencio e  impunidad. Ya en la práctica, había que desaparecer  los obstáculos que impidiesen cometer sus ilícitos….. y así  fueron ejecutando protervas  acciones para tomar el control total de las Instituciones con un Contralor Pólit,  comensal del  Palacio,  coordinando el  trabajo sucio y consumar  atracos al Estado con un Fiscal como Chiriboga que tuvo la tarea obscura de encubrir y proteger al grupo.

A fin que todo permanezca legitimado, en unos casos,  mediante decreto o con la aprobación de la Asamblea, se adecuaron leyes para facilitar atraco  a los recursos; por ej.  se desmantelaron normativas para el Control Precontractual, es decir, los pronunciamientos previos de Contraloría y la Procuraduría, que en la práctica eran los principales filtros contra la corrupción, los eliminaron.  Se tomó control total del Sistema Judicial poniendo blindaje  total a las autoridades estatales. No olvidemos como alegremente fue beneficiado el jefe con 600 mil dólares en un juicio  contra del Banco del Pichincha.

Crearon  la  Ley de Comunicaciones, imponiendo entre otros aspectos, la figura del Linchamiento Mediático, con la cual, se protegió a  funcionarios estatales de todo  control ciudadano. Había que eliminar la Comisión Cívica Anticorrupción creada en 1998,  remplazada por el Consejo de Participación Ciudadana y Control Social, Entidad bajo control total del cabecilla. Designó la nueva Corte Constitucional a sus órdenes.

La Asamblea Nacional llamada a investigar y fiscalizar los delitos,  se convirtió  en  cómplice  y protector de  ilícitos del gobierno tirano; el plan disponía que la podredumbre se oculte, como lo testifica a destiempo el exlegislador correísta Ab. Raúl Patiño,  certificando  que hubo la orden del jefe de la banda de no investigar al “equipo” razón,  por la cual, tampoco dieron paso al proyecto de Ley de Extinción de Patrimonio para los delitos de peculado y soborno, lavado de dinero, etc.

La Dirección Nacional de Inteligencia, institución clave para la seguridad estatal, fue remplazada por la SENAIN, convertida en  institución de seguridad particular a disposición del cabecilla  para perseguir a sus adversarios políticos, premeditadamente para no dejar pistas ni evidencias de los dineros mal habidos, el ex  en reiteradas ocasiones  ha sido comentado de   transportar dudoso menaje en los aviones presidenciales y  depositados en  paraísos fiscales,  los rateros de poca monta exigían coimas, comisiones, reconocimientos…. sugiriendo  que las maletas llenas de dinero les fueran entregas en una oficina seleccionada,  a una hora determinada,  y que sus billetes debían ser de baja denominación, donde retiraría el tío, el primo o el sobrino de la importante autoridad, es decir, el atraco se lo planificó al detalle, como hacen los profesionales peligrosos.

Finalmente,  la renombrada organización “Tiene una dimensión institucional independiente” por supuesto, para lo cual,  el susodicho  se declaró dictadorzuelo, con tamaña caretucada  informó que él era presidente de todos los poderes:  Ejecutivo, Legislativo, Judicial, superintendencias, también de la prensa, con poderes de facto y mediático, es decir, todo un monarca.  (O)

      

 

 

 

 

 

 

 

 

 


  Fuente :  

Adolfo Ochoa Terán


  ARRIBA

P