MACHALA, SÁBADO 25 DE MAYO DEL 2019

INJERENCIA EN LA JUSTICIA…

Contento 4
Me divierte 21
Me Encanta 27
Me Sorprende 13
Me Molesta 21
Me entristece 22

Redacción

    @diariopinion

   viernes 17 de Agosto del 2018     |        1622

Dicho esto, y por ser una consecuencia de las decisiones que toma el Consejo de Participación Ciudadana y Control Social Temporal que actúa por el mandato popular del 4 de Febrero del 2018, de lo cual, también soy responsable, me permito, desde el sentido común, opinar sobre un asunto que se ha derivado de unas comunicaciones enviadas por el Doctor Aquiles Rigail, del Consejo de la Judicatura Temporal, a Jueces a quienes se les atribuye haber cometido irregularidades en algún proceso o fallos que pueden cuestionarse, en otros.

 

Entiendo que un Juez es una persona que está investida por el Estado con la potestad de administrar justicia y que puede juzgar y sentenciar. También conozco que nadie puede hacer algo más allá de lo que la Ley permite; pero, me pregunto ¿puede un ser humano tener esa autoridad y esa potestad sin que nadie pueda, en algún momento, cuestionar su oficio?... de ninguna manera.

 

Por otra parte, según el concepto de nuestro multifacético idioma ingerir es el acto de introducir algo en un proceso como por ejemplo, introducir algo en el estómago por la boca, con lo cual,  se inicia el proceso de la digestión.

 

Como dije, mi sentido común me dice que sólo se puede tener injerencia en la justicia durante el proceso de juzgamiento, al final de lo cual la Jueza o Juez toma una decisión que, en forma de sentencia, determina el curso o el fin de una vida; pero, una vez que el Juez juzga y sentencia ¿queda este exento del juicio moral, la rendición de cuentas o el cuestionamiento de los órganos representativos del Estado o del derecho soberano individual o colectivo del pueblo?

 

Si así fuera, un Juez tendría “patente de corso” frente al trato justo de la justicia, la libertad y la democracia.

 

Creo que toda la administración de justicia debería ser cuidadosamente vigilada por los órganos del Estado, y más por el soberano, puesto que, según el Art. 204 de la Constitución “el pueblo es el mandante y primer fiscalizador del poder público en ejercicio de su derecho a la participación”.

 

Finalmente, si las comunicaciones del Doctor Rigail fueron para influir en la administración de justicia en algún momento de un proceso, entonces, hubo injerencia; si ese no es el caso, entonces el Doctor Rigail cumple con su deber y con el mandato soberano del pueblo… ES MI NOTA

 


  Fuente :  

Juan Enrique Vargas Albán


  Se archivado en :

  ARRIBA

P