MACHALA, LUNES 20 DE MAYO DEL 2019

SUSTANCIAS

Contento 13
Me divierte 24
Me Encanta 8
Me Sorprende 29
Me Molesta 6
Me entristece 8

Daniel Calva

    @daxcan90

   jueves 2 de Agosto del 2018     |        1756

Son muchos los estudios realizados sobre esta temática, las drogas, aquellas sustancias alucinógenas que no solamente destruyen a la persona que la consume, sino a toda su familia; puesto que,  es precisamente la familia, la que se fragmenta cuando uno de sus miembros consume narcóticos. Pero las drogas no únicamente se limitan a la cocaína, el cannabis o el crack, sino que también están las ‘drogas sociales’, aquellas permitidas como son el alcohol y el tabaco.

 

Consumir drogas no es algo nuevo.  El hombre ha usado y sigue utilizando plantas alucinógenas con fines rituales, tal es el caso de las etnias ancestrales, también se ha descubierto que no sólo los seres humanos consumen sustancias que provocan ‘éxtasis’, al respecto, muchos animales también hacen uso de determinadas plantas para sentirse más “placenteros”, aunque es algo que aún se debate en el mundo de la zoología y la sociobiología.

 

La drogadicción y todo lo asociado a vicios, es algo que no se cura de la noche a la mañana, sino que es un sin número de procesos y terapias, además de un apoyo incondicional por parte de la familia hacia su ser querido; la proliferación de “clínicas de rehabilitación” en nuestro país, responden a la demanda del incremento de adictos, no obstante se han recibido denuncias sobre  varios Centros de Rehabilitación que no cuentan con las respectivas licencias de funcionamiento, donde en vez  que mejore el paciente, termina empeorando.

 

Pareciera que la industria del narcotráfico va en aumento, pero ¿Existen maneras de prevenir la drogadicción? si existen formas de prevenirla, las formas clásicas son mediante charlas y demás acciones de intervención social, que muestren la verdadera cara del consumo psicotrópicos. Pese a todos los esfuerzos que realizan ONG’s, los establecimientos educativos y el gobierno; ciertas “drogas sociales” como el alcohol y el tabaco, aun se observan directa e indirectamente a través de los medios de comunicación

 

En las películas se nos presenta un ‘falso escaparate’, como la de un hombre feliz que disfruta con sus amigos en la playa bebiendo cerveza o el glamour de fumar determinada marca de cigarrillos, todas estas estrategias de marketing están enfocadas en vender una ‘efímera felicidad’, que la aparenta dar el alcohol y el tabaco, algo que se lo adquiere en cualquier esquina. En países, como Uruguay, se optó por legalizar las drogas blandas como la marihuana. La tesis de la legalización tiene argumentos interesantes, pero todos debatibles para aplicarlas en otras realidades como la nuestra.

 

En síntesis, no es necesario ser un científico para darnos cuenta del terrible mal que causa a  nuestra sociedad el consumo de estupefacientes, consecuentemente, tampoco podemos cerrarnos y volvernos puritanos. Está comprobado que la prohibición del alcohol en países como EE.UU no arrojaron buenos resultados, así que la solución está en la concientización de las nuevas generaciones. Recordemos que el ser humano, es un ente “curioso” por naturaleza, así que prevenir de los riesgos que trae el consumo de cualquiera  de las  sustancias, parece ser la mejor campaña.

 


  Se archivado en :

  ARRIBA

P