MACHALA, LUNES 3 DE AGOSTO DEL 2020

Periodismo investigativo debe ser respetado

Contento 3
Me divierte 9
Me Encanta 14
Me Sorprende 27
Me Molesta 19
Me entristece 26

   domingo 29 de Julio del 2018     |        853

¡Hola! Amables lectores/as; el auto resolutivo de la Dra. Paola Dávila, Jueza de Garantías Penales del cantón Samborondón, provincia del Guayas, ha traído mucha “cola”, quién revocó la prisión preventiva para Iván Espinel y Walter A, ex funcionarios estatales.

El periodismo investigativo que ha salido a luz del día habla de lo que ha sucedido en la judicatura arriba citada, donde la jueza Dra. Paola de los Angela Dávila López, ha sido suspendida 90 días por el Consejo Nacional de la judicatura tras su decisión de revocar la prisión preventiva de Iván Espinel. Acontecimiento expresado por periodistas de intachable conducta moral, quienes tan sólo trasladan a la opinión pública el producto de una justicia, misma que debe ser valorada y respetada.

El periodismo investigativo tiene estilos, que pueden gustar y disgustar. Lo cierto, que jamás puede quedar en silencio. Únicamente se busca trasladar a la opinión pública la verdad de los hechos y contarla. Lo lamentable sería caer en el silencio, producto de ello, el periodista serio, probo y honesto debe ser respaldado, aunque lleguen las amenazas.

 De acuerdo a la jurisprudencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, “Toda prisión preventiva es sustituible por otra menos gravosa. Aún sí la renombrada jueza hubiera violado el derecho en su auto, no debe ser el CJ quien determine tal violación, sino otro ente jurisdiccional superior. Es mi apreciación jurídica y legal.

La sanción del CJ está vigente por 90 días con base en una denuncia presentada por la Dra. Diana Salazar, Directora de la Unidad de Análisis Financiero y Económico (UAFE). Ahora bien, las atenciones de que si está bien o mal la decisión de la jueza Dávila, viene de toda dirección, donde jurisconsultos probos del derecho expresan unos a favor y otros con argumento negativo. Lo que sí ha existido es que la Fiscalía no supo argumentar las acusaciones. La defensa del acusado supo donde estuvo la falla logrando anular cualquier acusación (Art. 535.1 COIP). Ejercicio de contradicción expresada en la audiencia oral y pública. Así de fácil y de sencillo amables lectores/as.

El periodismo serio y responsable ha expresado la verdad, no ha aumentado ni quitado nada, tan sólo ha cumplido con su rol de informar. Recordemos que durante el correismo la amenaza se volvió “normal” ¡eso ya es historia!… o me equivoco? Además, se ha hecho costumbre que dentro del ejercicio del periodismo se reciba amenaza.

Para concluir sobre éste tema de opinión, debo resaltar algo que se encuentra cerca de nosotros, “Los amigos de verdad tienen diferencias de opinión. Pero se respetan. Además, las diferencias honestas son señales de progreso”. Como decía Gandhi.

Amables lectores/as, el Art. 1 de la Constitución expresa: “…el Ecuador es un Estado constitucional de derechos y justicia, por lo que, las actuación de servidoras y servidores de justicia deben responder a principios y disposiciones constitucionales como una garantía de los derechos, limitación del poder estatal y la realización  de la justicia…”.

El Art. 123 del COFJ, establece: Independencia externa e Interna de la Función Judicial; “Los jueces y juezas, fiscales, defensoras y defensores, están sometidos únicamente a la Constitución, instrumentos internacionales de derechos humanos y la ley”.

 

 


  Se archivado en :

  ARRIBA

P