MACHALA, SÁBADO 25 DE MAYO DEL 2019

Editorial.- Señor Presidente:

Contento 0
Me divierte 0
Me Encanta 0
Me Sorprende 0
Me Molesta 0
Me entristece 0

Redacción

    @diariopinion

   miÉrcoles 16 de Mayo del 2018     |        3065

El país escucho y conoció el nuevo aire democrático que Usted puso a su intervención ejecutiva en la cadena de Medios que, entre otras cosas, pronunció respecto a la Ley de Comunicación-LOC-. Ley que tiene cuatro años y medio de vigencia con resultados más negativos que positivos focalizando respeto y promoción de la libertad de expresión y prensa. Su propuesta de reforma quedó clara. Esta demanda reforma sustancial, por lo cual, solicitará a la Asamblea Nacional eliminar el aparato burocrático socialista de la SUPERCOM, por cuanto concluye un periodo de ejecutorías contra los Medios privados y aupando favores a los de información estatal abarrotados de propaganda >>derrochando recursos sin ciencia ni conciencia << sin beneficios a favor del inalienable derecho a la libre información.

Su mensaje destaca que la decisión tomada resulta de resoluciones, enfoques y propuestas de sectores académicos, profesionales, empresariales y gremiales; que de dichos conversatorios sobre estructura y contenidos de la LOC habrían encontrado excesivas dedicatorias contra actores sociales críticos y analíticos con diferencias en sus posiciones frente a la gestión de gobierno y políticas socioeconómicas proveniente del poder.

Señor Presidente: la tendencia de esta decisión se plasmaría con el proyecto de Ley a ser enviado al Organismo legislativo. De seguro traerá innovados conceptos, visiones e incentivos para fomentar y promover el derecho a la libertad de expresión y pensamientos para nueva cultura informativa de respeto a la dignidad de las Personas aún acarreando controversias del pensamiento por diversidad, pluriculturalidad y carácter multinacional de la sociedad ecuatoriana dentro del marco de nuestra Constitución excluyendo, definitivamente, tendencias dictatoriales y represivas como la que fue impuesta -con rezagos viviente- sin cumplir el rol promotor que debía maximizar el Estado. (O)


  ARRIBA

P