MACHALA, LUNES 22 DE OCTUBRE DEL 2018

Moral Y Buenas Costumbres: LA MEDICINA Y SU HISTORIA

Contento 0
Me divierte 0
Me Encanta 0
Me Sorprende 0
Me Molesta 0
Me entristece 0

Redacción

    @diariopinion

   martes 16 de Enero del 2018     |        207

La medicina es el tratamiento de las enfermedades. Desde los comienzos de la sociedad, el hombre comenzó a tratar las enfermedades. Inicialmente la enfermedad era tratada con la magia y las medicinas se hacían de hierbas y partes de animales. Este no era un acercamiento científico a la medicina y la recuperación del paciente se debía con frecuencia más a la suerte que a su tratamiento.

La historia de la humanidad en sus páginas más brillantes nos narra que 3.000 A.C. la medicina egipcia fue principalmente mágica y estuvo relacionada con los templos. Los sacerdotes trataban las enfermedades, concentrándose en la higiene y dieta. Sabían poca anatomía, pero podían practicar algo de cirugía. Inhotep fue un médico de la Corte por esta época. Posteriormente fue adorado como dios de la medicina.

500 A. C. La medicina griega tuvo un acercamiento más correcto al tratamiento de enfermedades que el de los egipcios.

Hipócrates fue el primer médico que escribió las historias clínicas de sus pacientes, incluyendo la de los que habían muerto. Se creía que la sangría curaba muchas enfermedades. Aristóteles filósofo griego, escribió sobre los humores corporales. Se creía que el cuerpo estaba controlado por humores, que eran el sanguineo, el colérico, el melancólico y el flemático.

300 A.C. La medicina alejandrina se basó en una escuela médica. La primera disección pública del cuerpo humano fue realizada por Herófilo. Este descubrió que el cerebro era la parte del cuerpo que controlaba el resto del organismo. Sin embargo esto se continuó practicando por varios siglos. La medicina romana se basó en la griega y fue muy similar a esta. Durante este periodo aparecieron los primeros hospitales.

Según la historia, en 1600- 1700 se utilizó por primera vez un termómetro, y Harvey descubrió la circulación de la sangre. Descartes produjo el primer libro de texto sobre filosofía. Hizo su aparición en la bioquímica. En 1900 fue posible el estudio microscópico de las células. Se descubrieron los antibióticos. Comenzó el psicoanálisis. La medicina moderna actualmente progresa en forma tan rápida que no es posible aumentar todo el conocimiento. En la actualidad, el conocimiento médico se basa en la observación. La magia se utiliza raramente para curar enfermedades.

Las áreas del conocimiento humano son las más antiguas de la civilización. Habrá surgido primero el Derecho, como conjunto normativo de las sociedades, expedida por quien las denomina. El rey Hammurabi de Babilonia 1730-1636 a.n.e. es el autor del código de 282 artículos en 3.600 líneas de lenguaje preciso en materias: civiles, penales, laborales, económicas y administrativas.

En esa época la medicina ya ocupaba un espacio especial, porque desde la procreación y el nacimiento de los primeros millares humanos, estuvo la destreza inteligente de quienes atendieron para propagar la especie, cuidar su alimentación y trabajo hasta la muerte. Allí está el origen de esta ciencia, exalta, sistematizada y escrita por el griego Hipócrates – 460 y 395 – quien, en su corta vida de 65 años, libero a esa profesión incipiente de la influencia religiosa y de las supersticiones, para dejar entre otros libros: pronósticos, epidemias, aforismos y dietas. Fundamento esas ideas en principios éticos y morales, que las expuso con maestría en -El Juramento – que reúne los conceptos filosóficos. Biológicos y médicos para elaborar un sistema humano fuera del empirismo.

Situó a la enfermedad en la desproporción de los cuatro humores fundamentales: sangre, bilis amarilla, bilis negra y flema que corresponden a cuatro elementos: aire, tierra, agua y fuego. La armonía de ese conjunto produce salud, mientras que el desajuste causa la enfermedad. Es el médico quien, con la observación y la práctica, puede guiar hasta restablecer la armonía entre el cuerpo humano y la naturaleza. Tanto la Babilonia como la de Oriente Medio y en la antigua Grecia, respetaron a la medicina en su desarrollo. En Ecuador el primer médico notable es Francisco Xavier de Santa Cruz y Espejo 1749- 1795. Dedicó su vida a luchar contra enfermedades y dejó obras sobre la viruela y las vacunas.


  ARRIBA

P