MACHALA, MIÉRCOLES 17 DE OCTUBRE DEL 2018

Ecuatoriano de dudosa reputación

Contento 0
Me divierte 0
Me Encanta 0
Me Sorprende 0
Me Molesta 0
Me entristece 0

Redacción

    @diariopinion

   sÁbado 13 de Enero del 2018     |        169

Ha sido confirmado por la Cancillería ecuatoriana, representada por la Dra. María Fernanda Espinoza y con los datos públicos que el australiano, Julian Assange ha logrado nacionalidad ecuatoriana - diciembre 12/2017- acogiéndose a legislación nacional referida en la Ley de Movilidad Humana protectora de extranjeros que la solicitan. Al parecer, se han omitido requisitos fundamentales para la naturalización. Es criterio generalizado de expertos y estudiosos que se habría cometido abultado error al reciclar personas de dudosa reputación ético-moral, y más aún, pretender colocarlo en pedestal solicitando al Reino Unido aceptarlo como nuestro Representante diplomático.

El polémico creador de Wiki Leaks creyó y, así le hicieron creer, que la embajada fue su casa; que la dignidad del país fue su alfombra. No se consideró que Muchas veces avergonzó por sus impertinentes pronunciamientos e intervenciones de política y sociedad, sin ser autorizadas por su condición de asilado con dudosa reputación… ahora convertido en personalidad de privilegios supremos, a tal punto, que podría ser considerado para otra embajada. Lo honesto es que el repudiado asilado rinda cuentas de casos judiciales por abusos sexuales que le siguen.

¿ cómo es posible que si nunca ha puesto un pie en territorio nacional, que siendo impertinente, que siendo una persona que durante cinco años y medio abríase convertido en consumista del presupuesto de la embajada y del erario nacional, pues, logre este privilegiado derecho de cancillería? >>Hay vergüenza desde que se le otorgó el asilo en la embajada ecuatoriana en Londres hasta el momento de otorgársele cédula de identidad nacional<< la vergüenza por la patente de corso como “ honorable” entregada para que pomposamente ría de la justicia internacional y de nuestra bondad diplomática.


  ARRIBA

P