MACHALA, MARTES 13 DE NOVIEMBRE DEL 2018

Trilogía de una partida de nacimiento

Contento 0
Me divierte 0
Me Encanta 0
Me Sorprende 0
Me Molesta 0
Me entristece 0

Redacción

    @diariopinion

   domingo 7 de Enero del 2018     |        241

Nuestra vida republicana empezó con una andadura que bordeó siempre el precipicio de la desunión. Los estragos de la guerra de la independencia, al igual que ocurrió en países que conformaron antes de 1830 la Gran Colombia, amenazaron con la dispersión y las ambiciones personales. La tendencia ha sido reescribir la carta fundamental, hasta el punto que ya llevamos 20 constituciones hasta la del 2008. Cambiamos leyes y hasta la Constitución de acuerdo con los intereses políticos coyunturales, pero no ganamos en institucionalidad.

Hablar con la verdad es un medio de mucha responsabilidad que tenemos los articulistas para trasladar a la opinión publica nuestros artículos de investigación. Me respaldo y me amparo a lo que expresa el evangelio según San Juan, en su capítulo 8, versículo 32 de nuestra Sagrada Escritura (Biblia) que dice: “Y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres”.

Bajo este principio traigo a la opinión pública lo que fue el nacimiento de nuestra República del Ecuador, donde Simón Bolívar dice la historia luego de la independencia, entregó la deuda que deberíamos pagar los ecuatorianos, y, luego de 162 años en el gobierno de la dictadura de Rodríguez Lara, se la canceló.

Y, la pregunta del millón, de todo lo que endeudó el ex presidente Correa en su década ganada ¡¿Cuándo la pagaremos ?! (...)

Retomando el título de opinión arriba expresado, recuérdole a mis ambles lectores/as lo siguiente: “La República del Ecuador nació como Estado el 13 de mayo de 1830, tras concluir un período de inestabilidad política luego del proceso de independencia de España que culminó en la gran batalla de Pichincha el 24 de mayo de 1822.

Irónicamente luego del proceso de independencia estuvimos adheridos a la Gran Colombia hasta 1830. Durante esos ocho años la República de Ecuador no existía, pues había el Distrito del Sur (la antigua Audiencia de Quito) que estaba bajo el mando del Prefecto General que era el Gral. Juan José Flores.

Este Distrito del Sur estaba integrado por tres Departamentos: El Departamento de Ecuador, con todo el norte del país donde Quito es la capital, por otra parte el Departamento de Azuay, (todo el austro ecuatoriano) cuya principal ciudad es Cuenca; y, finalmente, el Departamento de Guayaquil, con jurisdicción en toda la costa.

Así con esta historia de nuestro Ecuador, hoy en día nace una nueva trilogía sobre la terna que envió el señor Presidente Constitucional de la República del Ecuador, Lenin Moreno, a la AN para elegir a la vice Presidenta que reemplaza a Jorge Glas: María Alejandra Vicuña (Guayaquileña), María Fernanda Espinoza (Quiteña), y Rosana Alvarado (Cuencana); y esto se da, ante una andadura que ha bordeado el principio de la desunión entre correístas y morenistas, ante el desosiego de una oposición que se ha pronunciado que los tres nombres propuestos están asociados con el anterior gobierno. Estamos o no en lo cierto…

Nuestra vida republicana empezó con una andadura que bordeó siempre el precipicio de la desunión


  ARRIBA

P